Compartir
Artículo anteriorBocadillo de nervios
Artículo siguienteLa crueldad del patriarcado
Siempre con un lapiz en la mano. Desde el uno de octubre uso dos. Espero poder dejar de denunciar situaciones anomalas algun dia. Sin mi familia seria un garabato.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × cuatro =