Pablo Torres es el primer profesional en España que se acoge a la denominada cláusula de conciencia y recurre a los tribunales para denunciar censura y desvincularse de un medio público. Se trata de Carta de España, una publicación dependiente del Ministerio de Empleo y para la que Torres ha trabajado durante 33 años. Como consecuencia, mañana se celebra en Madrid el primer juicio contra un medio público por posible vulneración de la cláusula de conciencia de un periodista.

La publicación Carta de España, hace menos de un año hizo cambios en su cúpula incorporando a una nueva coordinadora de la redacción: Rosa María Escalera. Ella era entonces directora de la Unidad de Apoyo de la Dirección General de Migraciones y directora de la revista. Con su nuevo puesto, Escalera comenzó a dar pinceladas y orientar el enfoque de algunos artículos del periodista.

Además, según consta en la denuncia, modificaba su redacción e incluso llego a impedir su publicación. De este modo, Torres se convierte en el primer periodista de un medio público que va a los tribunales haciendo uso de su cláusula de conciencia. Un derecho al que pueden acogerse los periodistas para pedir la rescisión de su contrato sin penalizaciones cuando la empresa para la cual trabaja cambia de línea ideológica.

Ante este hecho, la Agrupación de Periodistas de FSCCCOO quiere mostrar su apoyo al periodista y exigen respeto a la libertad de prensa y al trabajo de los periodistas frente a la censura y las injerencias políticas. La denuncia de Torres demuestra que la orientación editorial de Carta de España sufrió llamativas alteraciones. En septiembre de 2017, se negaron a publicar un articulo sobre Federico García Lorca porque “no gustaba”. En declaraciones a eldiario.es Torres asegura que fue por su negativa a suprimir un párrafo donde relataba que el poeta murió asesinado en los barrancos de Víznar.

Esta fue la primera de varias interrupciones a su libertad de expresión. Seguidamente, en el mes de octubre el periodista escribió un articulo sobre la visión en el exterior del proceso independentista en Cataluña. La publicación que estaba prevista para noviembre de 2017, no llegó a ver la luz puesto que el enfoque del periodista volvió a considerarse de mal gusto.

Del mismo modo, ocurrió en enero de este año cuando el medio le pide que quite un articulo sobre energías renovables en España haciendo referencia al decreto aprobado por el Gobierno que restringe y desincentiva el autoconsumo. Tampoco publicaron un artículo sobre la despoblación en España porque la mención a la expulsión de los judíos no encajaba, según los responsables editoriales, con el enfoque previamente acordado.

Ante estos episodios, a Torres no le quedó otro remedio que presentar un escrito de reclamación por vulneración de sus derechos fundamentales. Al no recibir respuesta, formalizó una demanda en los juzgados de lo social de Madrid para activar la cláusula de conciencia. CCOO coincide con el abogado de Torres, Ángel García Castillejo, que declaró que la cláusula de conciencia es un derecho que supone “la última garantía de la independencia de un periodista cuando hay un cambio de línea editorial en un medio”.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre