Foto: Agustín Millán.

Las multitudinarias protestas en la calle y las declaraciones en medios y redes sociales de cientos de miles de personas -muchas de ellas juristas y políticos- han hecho mella en el debilitado Gobierno de Rajoy, que busca la forma más rápida posible de reformar el Código Penal para que no puedan volver a producirse sentencias como la de esta semana contra los cinco miembros de La Manada.

El ministro de Justicia ya reconocía el sábado por la noche en La Sexta TV que ha encargado un informe para reformar el Código Penal. «Espero que más bien en semanas que en meses tengamos una primera propuesta que compartiremos con los grupos políticos y con las asociaciones de fiscales y judiciales y podamos presentar una proyecto de ley». Que el objetivo es mandar un mensaje de confianza a la sociedad y, en particular, a las mujeres.

Por su parte, La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, ha admitido que los nueve años de prisión impuestos a los miembros La Manada le parecen «pocos» y ha señalado que quizá haya que pensar en cambiar las calificaciones penales sobre qué se considera violación y qué no.

«Como persona, como ciudadana y como mujer me cuesta asumir el contenido de la sentencia», ha dicho.

El Ayuntamiento de Barcelona ha acordado por unanimidad instar al Congreso y al Senado la modificación del Código Penal para revisar el supuesto de abuso sexual, así como la consideración jurídica de la violencia en casos de agresión sexual y violación.

Antes del pleno, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y representantes de todos los grupos municipales han escenificado en el Saló de Cent un posicionamiento unitario frente a la sentencia judicial de la Audiencia Provincial de Navarra en el llamado caso de La Manada que han plasmado en una declaración institucional.

Artículo anteriorEl Gobierno dilata el cumplimiento de la reforma de RTVE
Artículo siguienteCiudadanos cerca a Rajoy
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

1 Comentario

  1. Tanta sobredosis de cinismo ya empieza a revolver el estómago hasta niveles insufribles.
    Seguramente el Código Penal necesita una revisión. Pero no por esto, en caliente y precipitadamente para lavar la imagen de algunos. Con el Código Penal actual en mano, aquí de lo que se trata es de llamar a las cosas por su nombre: una violación en grupo es una agresión sexual. ¿En qué cabeza cabe lo contrario? Y voy más allá, ¿qué otras macabras cosas pueden caber en esa cabeza? Da miedo de pensarlo.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre