Mark Zuckerberg, CEO del gigante tecnológico Facebook.

Como si de una novela de José Saramago se tratase, el pasado miércoles medio mundo se quedó incomunicado. Acostumbrados muchos no ya a hablar por el teléfono móvil sino a través de la aplicación de WhatsApp instalada en este, el servicio cayó en los tres principales productos del gigante Facebook (Facebook, Instagram y WhatsApp), problema atribuido a un fallo técnico surgido por cambios en los servidores. Millones de personas quedaban así sin posibilidad de intercambiar mensajes y sin poder acceder a algunas de sus redes sociales de referencia. Apenas 24 horas después, el CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, compartía un comunicado donde revela cambios importantes en el personal de su mastodóntica compañía, entre ellos la salida de Chris Cox, jefe de producto de Facebook, y Chris Daniels, director de WhatsApp.

Pero la caída mundial del servicio no ha sido más que otra gota en el vaso ya a punto de rebosar de la imagen pública y la credibilidad de Zuckerberg y su imperio tecnológico. Facebook afronta también la apertura de una investigación penal federal por la gestión de datos tras los acuerdos con las principales compañías tecnológicas, y para rematar, la popularidad de la red social no deja de caer entre los usuarios, y con ello, el precio de sus acciones en bolsa.

“La intención de sus responsables es convertir Facebook en una plataforma de mensajería privada con comunicaciones encriptadas”

En este sentido, tampoco es una sorpresa la renuncia de Cox y Daniels, dado que no suponían especialmente un apoyo para los cambios de dirección que se prevén en Facebook para salvar esos problemas de popularidad. La intención de sus responsables es ir evolucionando hasta convertir la red social en una plataforma de mensajería privada, con comunicaciones encriptadas y vinculada a los otros productos de la compañía.

“Como no hemos decidido aún la dirección básica de nuestra familia de aplicaciones para los próximos años, no tengo previsto de forma inmediata designar a alguien para asumir el papel de Chris Cox”, ha explicado Zuckerberg en su comunicado. Por su parte, el experto en seguridad Will Cathcart recogerá el testigo de Chris Daniels al frente de WhatsApp, con responsabilidad destacada en la privacidad de los servicios de mensajería. De este modo, la actual cúpula de Facebook queda constituida por   Fidji Simo como jefe de Facebook, Adam Mosseri en Instagram, Stan Chudnovsky en Messenger y Will Cathcart en Whatsapp, cuarteto liderado por Mark Zuckerberg como CEO de la compañía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × 4 =