Foto Extinction Rebellion.

Extinction Rebellion ha cubierto la icónica plaza de las Cortes de “cuerpos de personas tumbadas bajo sábanas blancas fingiendo estar muertas”, para simbolizar a las víctimas pasadas, presentes y futuras del cambio climático. Además, buscan poner de relieve algunas de las formas letales que adopta este cambio en el clima.

“Deshidratación”, “golpe de calor extremo” o “insuficiencia respiratoria” son algunas de las causas de muerte relacionadas con la crisis climática que se han querido plasmar la mañana de ayer frente al Congreso.

Bajo el lema “Inacción = muerte”, la acción respetuosa con las medidas de seguridad sanitaria por la pandemia de la Covid-19, da el pistoletazo de salida a una semana de rebelión que durará del 1 al 6 de noviembre. Estos actos de desobediencia civil ya han ocurrido en otros países, como Reino Unido, o en otras ciudades del nuestro, como Barcelona, Granada o Santander.

Extinction Rebellion ha asegurado “que la crisis climática causa y causará miles de millones de muertes”, y cita al científico del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Fernando Valladares: “El cambio climático mata. Este año morirán del orden de un cuarto de millón de personas de forma directa, pero la cifra asciende a decenas de millones si incluimos las causas indirectas”.

La organización ecologista ha leído un manifiesto en que que han manifestado que no hablan “de osos polares al otro lado del mundo. Hablamos de todos los fallecidos estos meses por la COVID-19, causada por la deforestación y el comercio de animales salvajes que han roto la barrera de seguridad que nos protege de las pandemias: la biodiversidad”.

El comienzo de las movilizaciones en Madrid se produce casi un mes después de las homólogas de otros grupos descentralizados que componen Extinction Rebellion España. El nodo madrileño lo explica así en un comunicado: “Pospusimos las acciones por la situación de incertidumbre, pero no podemos quedarnos parados indefinidamente ante la situación crítica de los ecosistemas”.

La crisis climática empeora los efectos de la pandemia, y han puesto como ejemplo estudios que vinculan los niveles más altos de polución con una mayor mortalidad por el virus.

Extinction Rebellion es un movimiento contra la emergencia climática que nace en 2018 ante lo que consideran inacción política. Actualmente, está presente en 72 países diferentes gracias a un total de 1140 grupos locales.

Tiene tres objetivos ―que se diga la verdad sobre lo urgente de la crisis climática, reducir las emisiones y el consumo drásticamente y que se pongan en marcha asambleas ciudadanas para desbloquear la toma de decisiones― y un método: la desobediencia civil.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. Todo el mundo (también, y sobre todo las ONGs) quiere sacar tajada de la pandemia, como se ha hecho siempre, de forma miserable, cuando ha ocurrido una catástrofe y se aprovecha la conmoción que produce en el ánimo de la gente para pedir… dinero.
    Pero el lamentable espectáculo de banalización de la muerte (de otros, claro) que han llevado a cabo con esta «performance», además del pésimo gusto y falta de respeto, debería ser delito, y no solo contra la ética y la estética.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre