Eva Maldonado pasó en el 2016 de ser una militante anónima, discreta, de trabajo de trincheras en el PSOE de Ourense -desde los 15 años ya militaba en Juventudes Socialistas– a ser la mujer que encendió la chispa para que Pedro Sánchez, con un respaldo sin precedentes de la militancia gracias a la intensa labor de Eva, tuviera opción de presentarse de nuevo a las Primarias de su partido para recuperar de nuevo la Secretaría General.

No hay más pedrista entre los socialistas que la Maldonado. Sin embargo, cuando decide dar un paso al frente y presentar su candidatura para encabezar la lista al Senado por su provincia, una mala jugada del líder regional de su partido en Galicia, Gonzalo Caballero, la relega al número tres y la deja sin casi opciones de entrar en la Cámara Alta. Esta gallega y colaboradora de diario16.com y de la revista mensual Feminismo16 Igualdad Real, fue capaz, desde su casa y con sus propios medios y gran esfuerzo personal, de movilizar a la militancia socialista en toda España para apoyar al hoy presidente del Gobierno.

Dos años más tarde es ella quien obtiene el respaldo mayoritario de los militantes de Ourense para ir de número uno al Senado. Las peores maniobras de la mala política se concentraron en tratar de evitar su acceso a las instituciones. Tres cuestiones planean ahora sobre Ferraz: ¿Habrá vuelta atrás?, ¿Conocían en la Ejecutiva Federal del PSOE lo que estaba ocurriendo? Y ¿Realmente el voto y la consulta al militante tiene algún valor, como lo tuvo para que Pedro Sánchez recuperara el poder?

 

¿Por qué aparece en la lista por el Senado que ha aprobado la Comisión Federal de Listas como número tres cuando en Ourense los militantes la eligieron para encabezar la candidatura a la Cámara Alta?

Porque la propuesta que el Secretario General de Galicia, Gonzalo Caballero, traslada a la Comisión no respeta la voluntad de los militantes y altera “caprichosamente” lo que las bases habían votado.

 

Ha dimitido como número tres al Senado. Pero, ¿estaría dispuesta a ir de número uno si tiene el apoyo de Ferraz?

Estaría dispuesta a ir de número 1 porque la militancia así lo plasmó con su voto, el apoyo de Ferraz no debería ser determinante. De hecho, estoy segura de que ni Pedro Sánchez ni su equipo han tenido nada que ver con esta decisión.

 

¿No es extraño, que siendo quien es, en Ferraz no pararan esta situación y no se respetara la opinión de la militancia?

En Ferraz, por lo que a mí me trasladan, no conocían los resultados de la consulta que el Comité Provincial aprobó y elevó a la Ejecutiva Nacional Gallega.

 

¿Qué debería hacer ahora el PSOE desde la Ejecutiva Federal?

A mi juicio debería preguntar a Gonzalo Caballero qué razones le llevaron a tomar la decisión de alterar el resultado de las consultas. La persona más votada para el Congreso, aparece por arte de magia encabezando el Senado, y la segunda más votada para la Cámara Baja sube al número uno. Yo no me habría prestado a este cambalache.

 

¿Por qué ha decidido hacer público ese comunicado en un momento tan delicado por la cercanía de las elecciones?

Porque me parece un atropello fruto de una decisión unilateral tomada por el Secretario General de Galicia que alardea de ser el “Secretario Xeral de la Militancia” pero solo vincula las consultas cuando afectan a compañeros cercanos a él. En algunos casos resulta hasta exagerado.

 

Ya que la maniobra política está tan localizada, ¿qué opción hay de que se dé marcha atrás?

Creo que no hay marcha atrás, pero visualizar la maniobra y darla a conocer ayudará a que en procesos posteriores, si Caballero sigue estando al frente del PSdeG, no se produzcan estas situaciones y la democracia interna prime sobre decisiones tomadas en “mesas camilla”. Cuando se fundamente el discurso, como repitió hasta la saciedad en su campaña, en acabar con las baronías y decisiones a dedo y ocurren estas cosas, el cambio es sustancial, pero para peor

 

Empezó a militar en Juventudes Socialistas a los 15 años. Han pasado más de 30 años de entrega, apoyo incondicional, sin cargos institucionales, ni orgánicos, ni tan siquiera cargos de confianza. ¿Eso es lo que se espera de la militancia socialista?

Por supuesto, militar en el PSOE, al menos para mí, es casi una forma de vida. Altruistamente trabajamos por transformar la sociedad para hacerla más libre, igualitaria y solidaria. Implicarse y dar el legítimo paso de formar parte de la vida orgánica del partido o representarlo en las instituciones ya es una decisión personal de cada uno.

 

¿De qué forma, si se reconduce el asunto, afecta esto al Partido Socialista de Galicia?

Al Partido Socialista de Galicia no le debería afectar, pero sí al Secretario General gallego que debería realizar una reflexión sobre lo que ha sucedido en todo este proceso. Ha modificado listas a candidatos de algunas Alcaldías y alterado el orden en Lugo y Ourense. La motivación la desconozco, pero sé que la militancia no está contenta con estas decisiones arbitrarias.

 

Sabiendo lo que hoy sabe, después de estos días amargos, de volver a empezar, ¿volvería a presentarse al Senado?

No tildo de amargos estos días en absoluto. Ha sido magnífico sentirme apoyada por la mayoría de mi provincia. Y siempre estaré donde mis compañeros de partido quieran que esté.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

quince + 15 =