El informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, OCDE, demuestra que Europa no supo hacer frente al primer brote de la pandemia de coronaviruscomo se ha hecho en otros países como Corea del Sur o Nueva Zelanda. La organización internacional entiende que se actuó cuando ya existía transmisión comunitaria.

En este informe sobre el estado de la Sanidad en Europa se analizan las respuestas a la emergencia sanitaria y otras cuestiones como la incidencia de la obesidad, el tabaquismo o la contaminación en la salud pública y la economía europeas. Lo que sí deja claro es que para cuando se actuó, en países como Italia, España o Francia, ya estaba el virus campando a sus anchas.

Los países que fueron golpeados primero por la epidemia aplicaron estrategias de mitigación y contención en un momento en el que ya existía transmisión comunitaria.

Cierre de espacios públicos

En el informe se especifica que se cerraron los espacios públicos menos de diez días antes de que el país alcanzara el umbral de diez muertes por millón de habitantes en Italia (un día), España (cuatro días), Francia (siete días), Bélgica (siete días) y el Reino Unido (diez días).

En cambio, Hungría, Lituania, Polonia, Letonia y la República Eslovaca pudieron aplicar medidas antes de alcanzar esas cifras. «El hecho de haber podido aprender de las experiencias de los países afectados por primera vez por el COVID-19 parece haber ayudado a esos países a controlar el primer brote de la pandemia», explica la organización en el informe al que ha tenido acceso Diario16.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorEl PSOE reabre el debate sucesorio de Susana Díaz en plena pandemia
Artículo siguienteEl futuro de la economía en España
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre