sábado, 21mayo, 2022
25.9 C
Seville

Europa alimentó el monstruo de Putin

Los europeos han cometido graves errores en su relación con el jerarca ruso que ahora pueden pagar muy caro

- Publicidad -

análisis

El Repaso del 20 de mayo: viruela del mono, el aviso de Gates, Croacia y su no a la OTAN

En El Repaso analizamos las principales noticias tanto nacionales como internacionales. Puedes escucharlo en formato audio pulsando aquí. O puedes verlo en video a...

Llega el rey emérito, empieza el circo de Sanxenxo

Los ricos son animales de costumbres. Pase lo que pase, ellos nunca rompen sus hábitos y rutinas diarias. Por la mañana, baño termal y...

El Repaso del 19 de mayo: la viruela del mono, guerra en Ucrania, libertad de expresión y portadas

En El Repaso analizamos las principales noticias, comparamos las portadas tanto nacionales como internacionales y seguimos la evolución de las mismas. Puedes escucharlo en...

Ingenieros de Montes e Ingenieros Técnicos Forestales en huelga indefinida piden a la Xunta de Galicia que se cumpla la ley

Los técnicos forestales temporales de la Consellería de Medio Rural de la Xunta de Galicia iniciaron una huelga indefinida el pasado 6 de mayo...
- Publicidad-

Los líderes europeos se reúnen en Versalles para escenificar la unidad de Occidente frente a Putin, que sigue machacando al pueblo ucraniano. Fue en aquella histórica ciudad francesa situada a pocos kilómetros de París donde las potencias de la Triple Entente, vencedoras en la Primera Guerra Mundial, trataron de echarle el cerrojo al monstruo alemán en 1919. El documento firmado por las partes contendientes estipuló el desarme de Alemania, que se vio obligada a ceder territorio y a pagar astronómicas indemnizaciones económicas a los países que habían ganado la guerra. En aquel momento las democracias occidentales pensaron que estaban firmando el tratado que pondría punto fin a “la última guerra”. Se equivocaron. Veinte años después, Adolf Hitler ponía en marcha una maquinaria bélica nunca antes vista por la humanidad invocando, entre otras cosas, que las sanciones económicas contra el pueblo alemán suponían una injusta humillación. Y el mundo fue arrastrado a la Segunda Guerra Mundial.

Hoy, más de un siglo después, la comunidad internacional vuelve a reunirse en Versalles, un símbolo histórico y geográfico que no trae demasiados buenos recuerdos a los europeos, ya que allí se firmó una falsa paz, una ficción, el preámbulo de un nuevo infierno. Hasta Versalles, epicentro de los grandes terremotos de la historia, se han ido hoy nuestros líderes mundiales, que a esta hora no saben qué hacer con el nuevo loco que pretende emular la barbarie de otros que apestaron la Tierra antes que él. Más allá de escenificar una imagen de unidad frente al totalitarismo putinesco, poco más pueden hacer para frenar la sangrienta guerra en Ucrania. Unos y otros se miran compungidos, tensos, ateridos y mirando al cielo sin saber cuándo van a volar sobre nuestras cabezas los misiles de Kaliningrado. Unos y otros, abrigos negros carísimos, guardan un silencio de funeral en los inmensos salones de oro versallescos bajo lámparas de araña y tapices con batallas napoleónicas de época. Y se preguntan: ¿cómo hemos podido llegar hasta aquí? Nadie tiene el valor para responder. Ninguno de ellos tiene el coraje de decirle al pueblo que aunque hoy todos estamos unidos frente al tirano, quizá ya sea demasiado tarde.

Durante años Europa no fue nada salvo una feria monetaria y un club de ricos con algunos pobres que se repartían las migajas. No hemos sabido construir una nación auténticamente europea y cohesionada con un ejército propio, con un sistema productivo redistributivo, con una policía y un ordenamiento judicial fuerte para acabar con los oligarcas del gas y la mafia rusa, con un sistema fiscal único capaz de mitigar la desigualdad social. Pudimos haber construido una gran superpotencia de la democracia dispuesta a exportar paz, prosperidad y libertad a otros países del Tercer Mundo, pero nos quedamos en nuestro ombligo de occidentales bien alimentados, en el Festival de Eurovisión y en la Champions League. Levantamos un gigante con pies de barro mientras el sátrapa, al otro lado del telón del odio, se rearmaba hasta los dientes, tal como hizo Hitler en los años 30 del pasado siglo. Esa indolencia, esa dulce sensación hedonista de que la historia había terminado y de que vivíamos en un oasis a salvo de la guerra ya para siempre, nos ha matado. Así, cuando Putin empezaba a dar los primeros pasos expansionistas, todos callamos. Cuando tomó Georgia, Chechenia o Bielorrusia, cuando arrasó Siria y tantos lugares recónditos, le dejamos hacer, miramos para otro lado y pensamos que aquello era cosa de exsoviéticos pasados de vodka que no habían logrado resolver los problemas derivados de la desintegración de la URSS. Las cosas de Putin, decíamos tratando al monstruo con benevolencia y hasta con simpatía, ya que en cada cancillería se le recibía con los brazos abiertos, con un ramo de flores y algunos regalos. Nunca un genocida ha firmado en tantos libros diplomáticos de cortesía.  

En realidad, al tirano no le interesaban aquellas desconchadas repúblicas soviéticas más o menos atrasadas y atrapadas en el tiempo. Él ya estaba pensando a lo grande, distópicamente, poniendo el dedo en Polonia, en los países bálticos, en Finlandia y Suecia. Su guerra del futuro no estaba en Crimea o en el Donbás como nos hizo creer tramposamente, sino en la vieja Europa, en la anémica y decadente Europa que ni siquiera era capaz de consensuar una política exterior común para pararle los pies al nuevo Hitler moscovita. Nadie en la OTAN, con todos sus servicios de inteligencia y contraespionaje, supo ver la Segunda Guerra Fría que se estaba gestando en los centros de control de las bases y arsenales nucleares de la gélida Siberia.

Ni siquiera cuando se supo que Putin financiaba a los grupos ultraderechistas, populistas y antisistema en cada rincón del viejo continente supimos reaccionar a tiempo. Hoy Vox ya toca poder en España, al igual que otros movimientos neofascistas se instalan en Polonia, Hungría y tantos países a los que Putin, un alérgico a la democracia liberal que considera corrupta, ha nutrido con tecnología punta en redes sociales, ejércitos de bots, traviesos hackers expertos en guerra cibernética e ingentes cantidades de dinero. Ahora comprobamos con estupor quién estaba detrás del nuevo nacionalismo fascista internacional y también, por qué no decirlo, detrás de los grupos de extrema izquierda antisistema que boicoteaban con tácticas de guerrilla urbana cada una de las cumbres de estado europeas. Unos y otros, los totalitarios de ambos signos, los enemigos de las democracias, son hijos de Putin.  

Mientras tanto, los oligarcas rusos se daban a la buena vida en las mansiones de Marbella y la Riviera francesa, compraban clubes de fútbol a tocateja y se hacían fuertes en las bolsas europeas. Nadie vio o no quiso ver en esas maniobras económicas corruptas la mano negra de Vladímir Putin. Tantos años mirando para otro lado y compadreando con el dictador ha provocado situaciones surrealistas, como que Alemania, bastión de la Unión Europea y una de las economías más fuertes del planeta, no puede ir más allá en las sanciones contra Moscú porque depende de la energía rusa y si Gazprom cierra el grifo de sus gasoductos millones de alemanes se morirán de frío, quedando tiesos como pajaritos. Hasta ese punto llega el secuestro de los alegres europeos perpetrado por el maquiavélico Putin.

El efusivo abrazo de ayer entre Macron y Pedro Sánchez quedará para la historia como un intento tan noble como desesperado e inútil por plantar cara al genocida mientras las bombas siguen arrasando Mariúpol (ayer fue un hospital, hoy una guardería). Mucho nos tememos que la cumbre de Versalles servirá para incrementar el presupuesto en defensa de cada país (un buen pelotazo de la industria armamentística), para condenar las masacres de Ucrania y poco más. Estamos en manos del loco y de su maletín nuclear. Un tipo que dará rienda suelta a su sed de sangre hasta que su odio se quede saciado. Tan dramático y triste como eso.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

3 Comentarios

  1. Cuando pisan demasiado a una hormiga,esta se revuelve.
    Cuando Europa y EEUU promete que no va a instalarse militarmente cerca de las fronteras de Rusia y incumple lo prometido y no solo se instala militarmente,sino que tambien instala decenas de laboratorios biologicos y quimicos lindando con la frontera rusa,la hormiga se hace gigante y se rebela.
    Monstruos en este planeta ha habido y hay muchos,eso si,la mayoria financiado por los EEUU y Europa.
    Hace falta dar nombres o se sacan las conclusiones?

    • Esta entendido, no hace falta dar nombres.
      Perseguir el idioma ruso, prohibirlo en los colegios, expulsarlos hacia el sur, bombardear la zona, dar un golpe de estado a los pocos días de asegurar al presidente de lo contrario, es democracia globalista. El cómico un presidente demócrata, en un país donde los grupos ultras están armados y campan a sus anchas. Afortunadamente hay lugares donde aún, se puede contrastar la información que se recibe, tontos no somos.
      Dicho lo anterior, la guerra no es la solución y es del todo censurable. La diplomacia ha fallado y, el jefe de la diplomacia europea, español para más inri, no da una, nos ha metido en una crisis de precios de combustibles que, hará caer algún gobierno a corto plazo, de momento el lunes el transporte, hoy concentraciones en muchos lugares,
      Este panfleto es globalista, se nota solo viendo los titulares.

  2. Eu non me sorprendo de nada. Pero hai as veces nas que toca, só- simplemente, facer fronte ó problema, e que coincidindo co exposto pasa por sinalar ós auténticos responsábeis de estes desmáns, teñan o pasaporte que teñan e sexan quenes sexan. Nada complicado. Pero os parvos van coas papeletas a perpetuar no poder aquel a quen rin as grazas – na China e acá – e tal é o asunto. Pasa aquí dunha forma tan escandalosa coma proporcional ó número de parvos.

    ( Es fácil acertar.)

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

El Repaso del 20 de mayo: viruela del mono, el aviso de Gates, Croacia y su no a la OTAN

En El Repaso analizamos las principales noticias tanto nacionales como internacionales. Puedes escucharlo en formato audio pulsando aquí. O puedes verlo en video a...

Ayuso: “Somos un partido callejero y pandillero”

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y futura presidenta de los conservadores madrileños ha cerrado la primera jornada del Congreso...

Los sindicatos anuncian movilizaciones en la Función Pública si no hay acuerdo en materia salarial

Los sindicatos CCOO y UGT anuncian movilizaciones en la Función Pública si no hay convocatoria para un nuevo acuerdo en materia salarial, empleo y...

EL CUADRO: una película diferente que merece verse

Y podría decirse que también es una película mágica, que de algún modo y por alguna razón me buscó para que hablase hoy de...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Rusell Blaylock, neurocirujano sobre la pandemia de COVID-19 «¿Cuál es la verdad?»

En la revista internacional de neurología quirúrgica, SNI por sus siglas en inglés, se ha publicado recientemente un editorial firmado por Rusell Blaylock, neurocirujano...

José Antonio Zorrilla, embajador de España retirado, imparte una conferencia sobre la guerra en Ucrania: «Lo siento si os quito la inocencia»

José Antonio Zorrilla cuenta en su currículo con una larga experiencia en el ámbito de las relaciones internacionales. Ha sido diplomático y cónsul general...

BionTech reconoce ante la Comisión de Bolsa y Valores de EEUU no poder demostrar suficiente eficacia y seguridad de la vacuna de Pfizer y...

El informe anual que la compañía BionTech ha presentado ante la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos, fechado en el pasado 30...

El próximo 22 de mayo, las corporaciones tecnológicas y farmacéuticas, a través de la OMS, pretenden poder anular las soberanías nacionales

El pasado lunes día 9 de mayo (Día de Unión Europea y Día de la Victoria para Rusia) tuve el honor, como Presidente de...

Sale a la luz el informe del Consejo Interterritorial de Salud de noviembre del 21 que reconoce los aspectos negativos del Pasaporte Covid en...

La Asociación Liberum ha informado hoy sobre la publicación del informe relativo a la ponencia de alertas del Consejo Interterritorial de Salud (pasaporte Covid-19)...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

El Repaso del 20 de mayo: viruela del mono, el aviso de Gates, Croacia y su no a la OTAN

En El Repaso analizamos las principales noticias tanto nacionales como internacionales. Puedes escucharlo en formato audio pulsando aquí. O puedes verlo en video a...

Ayuso: “Somos un partido callejero y pandillero”

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y futura presidenta de los conservadores madrileños ha cerrado la primera jornada del Congreso...

Los sindicatos anuncian movilizaciones en la Función Pública si no hay acuerdo en materia salarial

Los sindicatos CCOO y UGT anuncian movilizaciones en la Función Pública si no hay convocatoria para un nuevo acuerdo en materia salarial, empleo y...

EL CUADRO: una película diferente que merece verse

Y podría decirse que también es una película mágica, que de algún modo y por alguna razón me buscó para que hablase hoy de...