La entrada en vigor el pasado viernes de la Orden de Precios de Referencia del 2019, publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) del 13 de septiembre, reduce la cuantía de una serie de fármacos y, con ello, la factura pública de medicamentos en más de 39 millones. En total se trata de unos 1.290 fármacos (algunos de ellos de conocidos principios activos como el ibuprofeno, el antidepresivo duloxetina, el antipsicótico risperidona o el antiasmático budesónida).

En este sentido, destacan fármacos que han sufrido rebajas de hasta un 80%, caso de los antiinflamatorios, antiglaucomatosos, analgésicos opioides o antipsicóticos. Los 10 principios activos con mayor impacto en la bajada representan el 80% de la reducción de la factura.

Los más utilizados y cuyo precio se ve reducido desde hoy son: el ácido alendrónico (actúa retrasando la desmineralización ––eliminación excesiva de sales minerales o inorgánicas–– del hueso, ya que reduce la actividad de los osteoclastos ––células que se encuentran en el hueso y tienen actividad en la absorción y remodelación de éste––. Se utiliza en la osteoporosis posmenopáusica, y produce una reducción del riesgo de fracturas vertebrales y de cadera), la budesónida (es un medicamento glucocorticoide, de la familia de los corticosteroides, disponible en diversos formatos. En su forma inhalada, se utiliza para el tratamiento a largo plazo del asma y de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, mientras que como aerosol nasal está indicada para la rinitis alérgica y la poliposis nasal).

La duloxetina (es un fármaco que se usa para tratar la depresión y la incontinencia urinaria de urgencia y también puede ser útil para ciertos tipos de dolor), la enoxaparina (impide o interrumpe la formación de coágulos de sangre), el escitalopram (se usa en el tratamiento de la ansiedad en adultos. También, para tratar trastornos de depresión aguda en adultos y adolescentes que tienen al menos 12 años), el formoterol (es un broncodilatador que se utiliza para tratar el asma de moderado a grave. También, para las alergias o para aliviar síntomas de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica ––EPOC––).

El ibuprofeno (se usa para tratar la fiebre y/o el dolor. Pertenece a un grupo de medicamentos llamados antiinflamatorios no esteroides. Actúa bloqueando la producción y la liberación de sustancias químicas del cuerpo que causan dolor e inflamación), el latanoprost (se receta para tratar el glaucoma y la hipertensión ocular), el levonorgestrel o etinilestradiol (es una pastilla anticonceptiva combinada que contiene hormonas femeninas que se usan para impedir la ovulación ––liberación del huevo del ovario––, es decir, el embarazo) y la risperidona (se toma por vía oral para tratar a los pacientes con síntomas de psicosis).

Nuestro país, al igual que otros países de UE, presenta algunos problemas de suministro de algunos fármacos como el Trankimazin, el Maxalt o el Tromalyt. El vicepresidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid (COFM), Manuel Martínez del Peral, explicaba hace unos meses al diario El Periódico que, aunque las causas de estos problemas de suministro son multifactoriales, en España influye el hecho de que «los precios de los medicamentos son bajos porque están fijados por el Ministerio de Sanidad«. «Por eso hay laboratorios que deciden invertir en otras zonas porque aquí pierden dinero», reconocía este experto.

«En España los precios se fijan a la baja. Por ejemplo: del 2000 al 2019, el Índice de Precios al Consumo (IPC) ha subido un 40%. Sin embargo, un medicamento como el Omeprazol ha pasado de costar 23,42 euros en el 2000 a costar 2,47 ahora», explicaba Martínez del Peral.

El mismo argumento era desarrollado por Juan Pedro Rísquez, vicepresidente del Consejo General de Colegios Farmacéuticos. «En España, la mayoría de los fármacos que tienen problemas de suministro cuestan menos de 5 euros. Por eso, cuando un fabricante pone el medicamento a disposición del mercado lo hace en países donde le resulta más rentable». Aun así, aclaraba que, pese a todo, en España “no existe” un problema de salud pública: “Nueve de cada 10 incidencias son resueltas por los farmacéuticos”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecisiete + cuatro =