Es innegable que los gustos de los millennials están siendo esenciales para los cambios que llevan tiempo produciéndose en diversas industrias que anualmente mueven miles de millones de euros. La de los videojuegos es un claro ejemplo, así como la cinematográfica.

Los gustos de hoy en día poco tienen que ver con los de antaño. Así lo demuestra el ranking que abarca tanto películas individuales como sagas enteras preferidas por los jóvenes de hoy en día. En Diario 16 hemos hecho un repaso de las mismas, detallando algunos aspectos de por qué triunfan tanto entre el público millennial.

Harry Potter

De todas las películas de repelis sin duda alguna las de Harry Potter son las que mayor éxito cosechan por parte de perfiles jóvenes de edades comprendidas entre los 18 y 30 años. Ello no es de extrañar teniendo en cuenta lo atractivas que son incluso para el público al que inicialmente no le entusiasmaban los films relacionados con la magia.

Toda la saga en general caló muy hondo en los millennials. De hecho, la mayoría de los que se declaran amantes de la literatura empezaron con las obras de J.K. Rowling, quedando posteriormente asombrados con las adaptaciones bastante fieles a la gran pantalla.

Los mayores fans de las películas de Harry Potter son quienes fueron creciendo junto a los personajes, especialmente en caso de que las edades resultasen similares por aquel entonces. Y es que la progresión del propio protagonista y de los films en sí, pasando de entregas más bien infantiles a cintas muy oscuras y profundas, se reflejaba en parte en la sociedad con el paso a la adolescencia junto a la posterior adultez.

El Señor de los Anillos

Continuamos con las sagas para hablar de otra que a día de hoy sigue causando furor entre la generación Y. Efectivamente, nos referimos a El Señor de los Anillos. De nuevo se trata de otra adaptación cinematográfica de una exquisita obra literaria, aunque en este caso son muchos los fans que coinciden en afirmar que los films incluso superan a los textos en su día escritos por J.R.R. Tolkien.

La Comunidad del Anillo probablemente es la película con menos ritmo de las tres. A pesar de ello cautivó con un hilo argumental cocido a fuego lento, una banda sonora memorable en todos los sentidos y una belleza visual apabullante. La elección de los lugares de rodaje fue sobresaliente, así como el casting llevado a cabo.

Todos y cada uno de los actores desempeñan sus respectivos papeles de manera magistral, incluyendo los de personajes secundarios como Merry y Pippin. Por supuesto, las expresiones faciales de Elijah Wood, la seriedad de Viggo Mortensen y la maestría de Ian McKellen les erige como los principales artífices de un elenco muy bien dirigido por Peter Jackson.

Matrix, pero solo la primera

¿Recuerdas la fiebre por el móvil Nokia que aparecía en Matrix? A pesar de su precio desorbitado se agotó en todas las tiendas. Indiscutiblemente esta saga fue de las más influyentes de finales del anterior milenio y principios del actual, aunque la que mejor regusto dejó en los aficionados a la ciencia ficción fue la primera de ellas –causando indiferencia las otras dos–.

Uno de los motivos clave fue el hecho de gustar al público de todas las edades. Los más jóvenes veían en Matrix una película de acción muy bien hecha. Por su parte, los adultos eran capaces de discernir los tintes filosóficos que estaban muy bien adheridos a la trama, ejemplificándolo el mito de la caverna de Platón.

Los efectos especiales también llamaron mucho la atención y siguen haciéndolo a día de hoy a pesar de haber transcurrido ya más de veinte años desde su estreno. El ‘tiempo-bala’ trató de ser imitado sin éxito por muchos otros estudios, aunque ninguno llegó a plasmar a la perfección un movimiento como el de Neo esquivando las balas.

El viaje de Chihiro

Dejamos atrás las sagas para hablar por último de una película del género anime que creó a muchos otakus en toda España. Una considerable parte de los millennials que a día de hoy quieren viajar a Japón o ya lo han hecho vieron aumentadas sus ganas a raíz de disfrutar de dicho visionado.

Nos referimos a una auténtica obra maestra: El viaje de Chihiro. Ganadora de un Oscar, fue uno de los mayores hitos del anime a nivel cinematográfico, dejando huella un estudio como Ghibli que ya lo había hecho antaño con otras obras de enorme calidad –a pesar de que su reconocimiento internacional nunca llegó al nivel de éste film–.

Más allá del hilo argumental con un gran mensaje final, de esta película destacaron enormemente sus inolvidables personajes. Amén de la histriónica protagonista a la que se odia y ama a partes iguales, los secundarios también conquistaron la gran pantalla, especialmente Kamaji al que en la versión española dobló el siempre recordado Pepe Mediavilla.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 − cuatro =