Estados Unidos negará la entrada a todos los ciudadanos extranjeros que hayan estado en China durante los últimos 14 días, anunció el gobierno de Donald Trump este  viernes, al declarar una emergencia de salud pública. El objetivo de esta medida es detener la propagación del nuevo coronavirus responsable del brote que comenzó en Wuhan.

«Estados Unidos suspenderá temporalmente la entrada al país de cualquier ciudadano extranjero que esté en riesgo de transmitir el nuevo coronavirus«, dijo el Secretario de Salud, Alex Azar. La suspensión entra en vigencia el domingo por la tarde y cubre a todos los extranjeros, excepto a la familia inmediata de ciudadanos o residentes estadounidenses, según el New York Times.

Azar también dijo que los ciudadanos estadounidenses que hayan estado en la provincia de Hubei estarán sujetos a una cuarentena de 14 días a su regreso a los Estados Unidos. Los retornados de otras partes de China serán evaluados a su llegada y estarán en contacto durante 14 días.

En cuanto a los 195 ciudadanos estadounidenses que fueron evacuados de Wuhan, serán puestos en cuarentena en una base militar en California durante 14 días.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre