La polémica suscitada en España respecto a la venta de armas a Arabia Saudí es sólo una gota de agua en el océano si la comparamos con la responsabilidad directa de los Estados Unidos en las matanzas que el régimen saudita está perpetrando en Yemen. De todos es conocida la alianza existente entre ambos países. No hay más que recordar cómo se protegió tras el 11-S a los saudíes ricos o a la propia familia de Osama Bin Laden que residía en el país norteamericano, llegando, incluso, a abrir para ellos un espacio aéreo que se mantuvo cerrado durante 48 horas. Se calcula que los saudíes tienen invertido en Estados Unidos más de 800.000 millones de dólares, es decir, un 75% del PIB español.

De ahí la importancia de la colaboración norteamericana con el régimen árabe que, por otro lado, es uno de los principales clientes de la industria armamentística estadounidense. Sin embargo, en la guerra de Yemen hay algo más que negocio, hay una implicación directa, tal y como ha recogido el New York Times.

Cuando un caza saudí F-15 despega de la base King Khalid para realizar un bombardeo sobre Yemen, no solo el avión y las bombas son estadounidenses. También lo son los mecánicos que dan servicio al avión de combate y realizan reparaciones en el suelo; los técnicos que actualizan el software de orientación y otras tecnologías clasificadas que los saudíes no pueden tocar. Los pilotos, probablemente, fueron entrenados por la Fuerza Aérea de los Estados Unidos.

En una sala de operaciones de vuelo en Riad los comandantes sauditas se sientan cerca de los oficiales militares estadounidenses que brindan inteligencia y consejos tácticos.

Las huellas de Estados Unidos están por todo el aire en Yemen, donde ataques errantes de la coalición liderada por los saudíes han matado a más de 4.600 civiles. En Washington, esa cifra ha avivado el debate sobre los escollos de la alianza de Estados Unidos con Arabia Saudita bajo el príncipe heredero Mohammed bin Salman, quien cuenta con el apoyo de Estados Unidos para mantener a sus aviones de combate en el aire.

Para los funcionarios estadounidenses, la guerra de Yemen se ha convertido en un problema estratégico y moral. Se han desechado los supuestos detrás de la política de décadas de vender armas poderosas a un aliado rico que, hasta hace poco, rara vez las usaba. También está planteando interrogantes sobre la complicidad en posibles crímenes de guerra, sobre todo porque el número de víctimas civiles ha planteado un dilema preocupante: cómo apoyar a los aliados saudíes mientras se mantienen al margen los excesos de la guerra.

El Pentágono y el Departamento de Estado han negado saber si se usaron bombas estadounidenses en los ataques aéreos contra bodas, mezquitas y funerales. Sin embargo, un antiguo funcionario del Departamento de Estado afirmó que Estados Unidos sí tenía acceso a los registros de todos los ataques aéreos contra Yemen desde los primeros días de la guerra. Al mismo tiempo, los esfuerzos estadounidenses por asesorar a los saudíes sobre cómo proteger a los civiles a menudo no sirvieron para nada.

Mientras que funcionarios y militares estadounidenses a menudo protestaban contra la muerte de civiles, dos presidentes en última instancia apoyaban a los saudíes. Obama dio a la guerra su aprobación calificada para aliviar la ira de Arabia Saudita por su acuerdo nuclear con Irán. El presidente Trump abrazó al príncipe Mohammed bin Salman y se jactó de los tratos multimillonarios con los saudíes.

Cuando cayeron bombas sobre Yemen, Estados Unidos continuó entrenando a la Real Fuerza Aérea Saudí. En 2.017, el ejército de los Estados Unidos anunció un programa de 750 millones de dólares centrado en cómo llevar a cabo ataques aéreos. El mismo año, el Congreso autorizó la venta de más de 510 millones en municiones de precisión a Arabia Saudita, que había sido suspendida por el gobierno de Obama en protesta por las víctimas civiles.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. ARABIA SAUDITA ESTA EN UN CALLEJON SIN
    SALIDA
    Irak de Sadam: Aceptaba euros en vez de dólares por el petróleo.
    Gadaffi: Moneda de oro por el petroleo en vez de dólares.
    estados unidos los asesino
    con china que ha sacado futuros en petoryuanes no pueden hacer nada es igual de poderoso que ellos.
    arbia saudita aumenta sus exportaciones a china pero llegara el momento en que arabia saudita sea obligada a vender petroleo a china mediante petroyuanes basados en el patron oro o quedara fuera del mercado de petroleo con china.
    eso es un ataque directo al petrodolar de estados unidos que no se lo perdonara y hara caer a arabia saudita que depende totalmente del armamento de estados unidos .
    entonces se le pasara factura por todas las barbaridades que ha hecho.
    https://actualidad.rt.com/actualidad/252622-china-golpe-dolar-obligar-arabia-saudita-vender-crudo-yuan
    http://www.expansion.com/economia/politica/2018/12/29/5c27a6fae2704e967f8b459c.html

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

19 + 17 =