El rey saudita Salman bin Abdulaziz Al Saud junto al presidente de los Estados Unidos.

Durante décadas, los Estados Unidos vendieron decenas de miles de millones de dólares en armas a Arabia Saudita bajo una premisa tácita: que rara vez se utilizarían. Pensaban que les estaban vendiendo material de oficina muy caro.

Los saudíes acumularon la tercera flota más grande del mundo de aviones F-15, después de Estados Unidos e Israel, pero sus pilotos casi nunca entraron en acción. Derribaron dos aviones iraníes sobre el Golfo Pérsico en 1984, dos aviones de guerra iraquíes durante la guerra del golfo de 1991 y realizaron un puñado de bombardeos a lo largo de la frontera con Yemen.

Sin embargo, la llegada de Mohammed bin Salman al Ministerio de Defensa saudí lo cambió todo ya que envió aviones de combate a Yemen en marzo de 2015. Fue entonces cuando los funcionarios del Pentágono se pusieron nerviosos al recibir solo 48 horas de aviso de los primeros ataques contra los rebeldes Houthi. Los saudíes convencieron a los funcionarios estadounidenses de que la campaña terminaría en semanas.

Pero, a medida que las semanas pasaron a ser años, y la perspectiva de la victoria se desvaneció, los estadounidenses se encontraron respaldando una campaña militar que estaba cobrando un alto número de civiles, en gran parte como resultado de los ataques aéreos saudíes y emiratíes.

Funcionarios militares estadounidenses que trabajaban en la sala de guerra de la coalición en Riad se dieron cuenta de que los pilotos saudíes sin experiencia volaban a grandes alturas para evitar el fuego enemigo. La táctica redujo el riesgo para los pilotos, pero lo transfirió a los civiles, quienes estuvieron expuestos a bombardeos menos precisos.

Los planificadores de la coalición identificaron mal a los objetivos y sus pilotos los golpearon en el momento equivocado, destruyendo, por ejemplo, un vehículo cuando pasaba por un bazar abarrotado en lugar de esperar hasta que llegara a una carretera abierta. La coalición ignoró rutinariamente una lista de no intervención elaborada por el Comando Central de los Estados Unidos y las Naciones Unidas: de hospitales, escuelas y otros lugares donde se reunían los civiles.

A veces, los oficiales de la coalición subvirtieron su propia cadena de mando. En una instancia, un oficial subalterno ordenó un ataque devastador que mató a 155 personas en una funeraria, que revocó una orden de un oficial superior.

Los americanos ofrecieron ayuda. El Departamento de Estado financió un cuerpo de investigación para revisar los ataques aéreos errantes y proponer medidas correctivas. Los abogados del Pentágono formaron a oficiales saudíes en las leyes de la guerra. Los oficiales militares sugirieron poner cámaras con armas de fuego en los aviones de guerra sauditas y emiratíes para ver cómo se realizaban los ataques. La coalición se opuso.

En junio de 2017, los funcionarios estadounidenses obtuvieron nuevas promesas de salvaguardias, incluidas reglas de compromiso más estrictas y una ampliación de la lista de no intervención a aproximadamente 33.000 objetivos, disposiciones que permitieron al Secretario de Estado y, posteriormente, a Rex W. Tillerson, obtener apoyo en el Congreso para la venta de más de 510 millones de dólares en municiones de precisión dirigidas a Arabia Saudí.

Esas medidas parecían hacer poco efecto. Poco más de un año después, en agosto de 2018, un ataque aéreo de la coalición mató al menos a 40 niños en un autobús escolar en el norte de Yemen.

Sin embargo, los líderes estadounidenses insistieron en que deben seguir ayudando a la coalición saudí. ¿Tendrá que ver que los saudíes tienen invertidos en Estados Unidos más de 850.000 millones de dólares en el país norteamericano? ¿Tienen miedo a que, tal y como ocurrió en España cuando se intentó detener la venta de armas a los saudíes, éstos amenazaron con retirar encargos e inversiones en nuestro país?

1 Comentario

  1. Si. Esque EEUU pensaba que Arabia Saudí le compraba armas porqué las quería exponer en los museos. Patético.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × 2 =