Permitan una experiencia como consultor. País sudamericano. Empresa importante comprada por dos multinacionales. Buena parte de la localidad, la zona, dependían de la misma. Los sindicatos, poderosísimos, eran antiprivatización. Ofrecían enorme resistencia. Perdían muchos privilegios. Se añadían posiciones ideológicas, identitarias, muy poderosas. La competencia, el mercado, exigían que los líderes sindicales se unieran al proyecto. El presidente pidió mi colaboración.

Durísimo principio por rechazo total. Recurrí a modelos objetivos – ¡un buen consejo de Harvard! – Pregunté si “eran los líderes sindicales”. Respuesta afirmativa. Pedí que definieran “líder”. Varias respuestas. Ofrecí la que encabeza el artículo y solicité si la asumían. Unánime aceptación. Buen punto de partida. Propuse “definir la situación actual” mediante un DAFO objetivo, riguroso. Lo hicieron. Se explicitaron las grandes DEBILIDADES y AMENAZAS para la empresa, el personal, la zona. También, FORTALEZAS y OPORTUNIDADES para todos. A partir de ahí facilité pautas orientadas al “futuro”: ¿Qué VISIÓN se deseaba para ellas? Lo concretaron. Después: ¿qué hacer para materializarlo y qué rol debían ejercer como “líderes” del proyecto de salvación, optimización?. Lo hicieron. Elaboraron todo un “proyecto” que fue asumido casi en su totalidad por la nueva propiedad. Se materializó “liderado” en “equipo” por los líderes sindicales y los nuevos dirigentes privados. Aquella empresa sigue activa y dando respuesta y crecimiento a la zona. ¿Sería aplicable este proceso al estado español en sí mismo, a su problema atávico con Cataluña?

¿Futuro o pasado…?

Las visiones de un futuro mejor son las que mueven al cambio”. (Joel Barker)

Utilicé esta frase de este mundialmente conocido consultor. La transición significó para la mayoría de españoles “visionar” un futuro democrático, próspero, justo socialmente, integrador. Hoy, la realidad parece estar muy lejos de verlo materializado. Por poco que se profundice, aparecen muy serias carencias en “todos” los estamentos del estado: monarquía, Congreso, Senado cada día más cuestionado por su coste e inoperancia. Sistema judicial, sistema patronal, sindical. Economía: indicadores de muy honda repercusión negativa. Ahí está la deuda exterior. La corrupción es sistémica y generalizada. Paro en primeros lugares de Europa. Pobreza y desigualdad crecientes. No es catastrofismo. ¿Qué recogería un análisis de DEBILIDADES y AMENAZAS bien realizado?

Cuatro elecciones en 4 años. Largos e inexplicables periodos de interinidad, parálisis. Nuevo gobierno. Esto es positivo. ¿Qué resultaría si se obligara a los líderes de los grandes partidos a consensuar un DAFO que diera origen a un “PROYECTO COMÚN… DE FUTURO”? ¿Sería posible…?

¿Qué sugiere “lo existente”?

Hay un gravísimo problema. En el Congreso, medios de comunicación, entrevistas… se evidencian posiciones claramente “opuestas”. Unas: total orientación a un “pasado” ideológico, con incidencia en el modelo de sociedad, mínima o nula democracia, altamente excluyentes. Muchas más descalificaciones que propuestas. No hace falta citarlas. Otras, han “sumado” sus propuestas y, parece, cuentan con ideas que mejorarán el presente pero con visión a corto, más “reparadora” que “optimizadora”, de auténtico “futuro”. Se habla de “más gasto” pero no de eliminar “gastos inútiles, improductivos”. Hay mucho a disminuir. No se proyecta “generación de ingresos”. No es lo mismo que “obtenerlos” . Paliar el fraude fiscal o gravar grandes capitales, etc. son buenas medidas pero no “generan nuevos recursos”. De momento, preocupante ausencia de “proyectos” estratégicos que “generen riqueza”, competitividad internacional, productividad, mejoras claras en balanza comercial, etc.

No hay PROYECTO COMÚN ORIENTADO AL FUTURO. Sólo una opción “reparadora” del gobierno entrante ante una “oposición total y orientada al pasado”. ¿Es propio de “verdaderos líderes”?

¿Y con, para, Cataluña?

Sigue siendo “problema principal de España”. Barker pediría a los líderes españoles “qué VISIÓN tienen para Cataluña que elimine el conflicto; que mejore sustancialmente la situación para que esos millones que quieren un referéndum renuncien voluntaria y libremente a él; para que esos millones de votantes que quieren ya independizarse, hagan lo mismo”. Qué proponen para materializar esa “visión de futuro integrado libremente por los independentistas”. No se lee, escucha, ninguna “visión que mejore sustancialmente “nada… en nada” la democracia que exige el parlamento catalán; la calidad de vida de sus gentes por lo que generan; la justicia social que se les impide; el respeto a su identidad histórica, cultural, lingüística. Sí, lo contrario.

La “paralela” actuación del Supremo ante sus líderes democráticos encarcelados, inhabilitados; mandos policiales, manifestantes equiparados a terroristas… no ofrece estímulos propios de “líderes”. Sí de estilos muy autoritarios y poco o nada democráticos. ¿Entonces…? Se habla de ofrecer una visión que mejore la actual situación. Pero eso ya lo ofreció la constitución, los estatutos. No se cumplieron. Hoy, Cataluña está sin estatuto refrendado, asfixiada económicamente, con el déficit reconocido de miles de millones anuales, sin inversiones estratégicas en infraestructuras reiteradamente prometidas; su identidad, su parlamento, anulado, sometido.

¿Qué visión de futuro se ofrece a los catalanes que sean motivo de cambio…? ¿Que les anime a renunciar a la independencia y, libre, satisfactoria, voluntariamente, quedarse “con” España, no “en” España y menos “bajo” España?

Demanda: “Estado en crisis, España, precisa líderes eficaces, que ofrezcan y materialicen un proyecto común y sustancialmente mejor. Importante sepan motivar democráticamente a los independentistas catalanes”. ¿Existen…?

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre