La crisis que atravesamos y en la cual aún y por mucho tiempo permaneceremos inmersos, según nos informa el señor Corbella, desmenuza nuestras certezas y desregula las estructuras de organización y de transmisión a las que estábamos acostumbrados.

Me parece que fue un Juez o algo así, no sé si en ejercicio o en tiempo sabático y un Ministro quienes se vanagloriaban de la destrucción de la sanidad catalana. Estos ataques miserables, a la sanidad catalana empezaron en el mismo momento en que se dibujo una de las redes asistenciales con mayor reconocimiento del mundo por su calidad y universalidad. No me haga caso, usted es periodista científico y si no lo menciona, será porque igual no es verdad y además la sanidad no importa, lo que sí importa es estar unidos.

El señor Corbella al principio del artículo de la vanguardia “Las soluciones que Catalunya necesita” nos dice que Catalunya está abocada a la ruina por falta de: unidad, liderazgo, dirección técnica, recursos y el quinto punto humildad. La unidad es algo ridículo, el uno de octubre nos partieron las piernas. El gobierno español sí que tiene un líder, afirma de forma contundente,  que permite a las zonas ricas de la capital del Estado todo tipo de manifestaciones, y lo más llamativo tráfico de mascarillas por los cuerpos de seguridad. Recursos: ahora hace unos días nos explican que en los PGE la partida de Catalunya es siempre mayor que la comunidad de Madrid, pero cada año se invierte más en Madrid que en Catalunya ¿será de coña esto no? Dirección técnica y humildad son los puntos más débiles que tiene Catalunya; no podemos competir con el líder de las Azores en ninguno de los dos sentidos.

Unas cuantas afirmaciones del señor Corbella:

La covid- 19 no distingue entre ideologías ni clases sociales. Una lectura simple de la realidad nos dice que los ricos que han necesitado respiradores los han tenido en las clínicas privadas; los ancianos en las residencias no.

El enemigo común es el virus no el vecino. A no ser que el vecino fuera médico enfermera y hubiera o hubiese estado en contacto con los enfermos del virus ya no te digo la señora de la limpieza de cualquier hospital.

Cada miembro de la comunidad y su responsabilidad. Es verdad los lideres han sido los más responsables. Cuando han podido se han ido a su segunda residencia con dos mil metros cuadrados de jardín para no sufrir estrés, buen ejemplo.

Liderazgo y pandemia. Sin coerción, sin sanciones, sin la policía patrullando y por encima de todo  la obediencia ciega del ciudadano se consigue, usando el miedo como imparable instrumento de sumisión.

Para terminar, Corbella nos regala “La broma infinita” con el cuento de los tres cerditos. Sin advertir que en el decreto del estado de alama la autoridad competente en primer lugar no es la sanitaria sino la militar seguida de la de interior y en cuarto lugar la sanitaria. Tengo la sensación de que a alguna gente le gusta este estado. La Guardia Civil ha crecido, la Policía ha crecido, el Ejército ha tenido la oportunidad de ser visto. No digo que a nadie le alegre la pandemia. Ahora es una ocasión que tienen para proyectar la sociedad que les gusta. Una sociedad disciplinada donde hay unos que mandan y unos que obedecen.

Joan Martí

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre