Miles de españoles respiraron ayer con alivio al conocer el mensaje del ministro de Sanidad, Salvador Illa, de que las primeras vacunas antiCovid estarán en España antes de un mes.

A pesar de que los datos oficiales del INE, que confirman que de marzo a mayo el coronavirus se llegó por delante un total de 45.684 vidas, la cuenta atrás para los primeros vacunados -sanitarios y mayores de residencias- ha aportado cierto optimismo entre la opinión pública y publicada.

«Nuestro gran horizonte de esperanza es la proximidad de las vacunas. Si todo va como se espera y se cumplen los requisitos de la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés), las primeras vacunas llegarán a nuestro país en menos de un mes», ha destacado Illa en su comparecencia en la Comisión de Sanidad y Consumo de ayer jueves.

Sin embargo, todavía hay un alto porcentaje de ciudadanos que ven con recelo vacunarse con las primeras dosis que lleguen, por falta de confianza a que se haya conseguido un antídoto frente a la Covid. Así, el propio CIS reconocía hace menos de una semana que algo más de la mitad de los españoles, un 55,2 por ciento, prefiere esperar a conocer los efectos de la vacuna contra el coronavirus frente al 32,5 por ciento que sí se la administraría inmediatamente.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorEl Supremo refuerza el derecho al olvido en internet si afecta al honor y la intimidad del afectado
Artículo siguienteHistorias de la justicia
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre