Un grupo de eurodiputados, entre los que se encuentran Miguel Urban, Ernest Urtasun, Antoni Comín, Jordi Solé o Carles Puigdemont, han remitido una carta a Josep Borrell, Alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad de la Unión Europea, en la que hacen una exposición sobre la última violación de Marruecos a los derechos del pueblo saharaui.

El Guerguerat, la zona que se sitúa al sur del Sáhara Occidental, entre el muro marroquí y la frontera con Mauritania, es una zona tapón, según los acuerdos de paz de 1991 y del acuerdo militar número 1. Por tanto, es una zona bajo el control de la misión de Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental (MINURSO), sin que las dos partes puedan hacer uso de ella. Sin embargo, a pesar de lo establecido en el acuerdo de paz, hace tres años Marruecos comenzó la obra de asfaltado de una carretera en esta zona.

Según se indica en la carta remitida a Borrell, la clara intención de la construcción de esta carretera es usar la frontera mauritana para poder sacar todo tipo de mercancías y recursos del territorio ocupado ilegalmente del Sáhara Occidental. Desde drogas (hechos demostrados por las capturas realizadas en la zona por el ejército saharaui, siempre con la MINURSO como testigo) hasta mercancías que son fruto del expolio ilegal de los recursos que pertenecen al pueblo saharaui. «Es decir, mercancías y recursos que son doblemente ilegales, primero por ser materias expoliadas y segundo por salir por esa franja de tierra cuyo uso está vedado a las partes», afirma la misiva dirigida a Borrell.

En 2016, ante la pasividad de la MINURSO con estas obras, el ejército saharaui tuvo que ocupar la zona como protesta ante la ONU por estar haciendo dejación de sus obligaciones con respecto al acuerdo de paz. La carta a Borrell indica que «aquel incidente, que estuvo cerca de reiniciar la guerra, no puso fin ni a las ansias marroquíes ni a la pasividad de la MINURSO. Lo que es más, en estos últimos años se ha concluido el asfaltado de la carretera y la MINURSO no ha hecho nada para controlar esos flujos ilegales».

Ante la nueva muestra de inacción de la ONU, el ejército saharaui volvió a ocupar el Guerguerat y, sorprendentemente, Marruecos acusó al Frente Polisario de incumplir los acuerdos de Paz, algo que lleva haciendo el reino alauita con la ocupación ilegal del territorio, el bloqueo de la realización del referéndum, las violaciones de los derechos humanos contra la población saharaui y el expolio de recursos naturales, asunto vedado a las potencias ocupantes según la legislación internacional.

Por eso, la carta informa a Borrell del «incumplimiento sistemático del Plan de Paz por parte de Marruecos, y ante el silencio y la inacción cómplices de la comunidad internacional, la población civil saharaui ha tomado las riendas de la situación en esa zona de su territorio. Esto es fruto de un terrible sentimiento de frustración de pueblo saharaui después de casi 30 años de presencia de la MINURSO, sin que se haya visto ningún resultado».

«El pueblo saharaui está cansado de promesas incumplidas, de inacción y de engaños de la comunidad internacional. Ante el fracaso de la ONU en procurar la solución a la que le obligan tanto los tratados como la legislación internacional, el pueblo saharaui ha tomado la decisión de actuar en el Guerguerat. Descolonizar el Sahara y asegurar el derecho de autodeterminación de los saharauis no puede esperar más», continúa la misiva.

El eurodiputado Miguel Urbán ha declarado que «el Ejército marroquí ha disparado contra la población saharaui, que de forma pacífica bloqueaba la ilegal carretera del Guerguerat. A pesar de lo establecido en el acuerdo de paz de 1991, Marruecos inició hace tres años el asfaltado de una carretera en esta zona con el objetivo de seguir expoliando los recursos naturales del Sahara ocupado; y hoy no ha dudado en mandar sus tropas para atacar a la población saharaui desarmada. El Gobierno español y la comunidad internacional son responsables directos de mantener incompleto el proceso de descolonización. El referéndum acordado es una de las muchas deudas pendientes con el Sáhara. También este sábado se cumplen 45 años  del Acuerdo Tripartito de Madrid. Este pacto que certificó la traición de las elites y de los diferentes gobiernos españoles al pueblo saharaui, tratando de liberando a España de sus responsabilidades, y al que la ONU no le ha reconocido la validez jurídica».

El grupo de eurodiputados firmantes de la carta reclaman a la UE lo siguiente:

  1. Que la Unión Europea condene la acción militar marroquí contra la población saharaui en una zona bajo el control de la MINURSO
  2. Que la Unión Europea medie para asegurar que Marruecos cierre inmediatamente la brecha ilegal que ha abierto en su muro militar en la zona de Guerguerat, al suponer una infracción persistente del acuerdo militar núm. 1 y del espíritu del plan de paz.
  3. Que la Unión Europea adopte medidas serias y prácticas para crear las condiciones necesarias para favorecer que la MINURSO ejecute el mandato primordial para el que fue creada, es decir, la celebración de un referéndum libre y justo en el que el pueblo del Sáhara Occidental ejerza de manera libre y democrática su derecho inalienable a la libre determinación y a la independencia, llevando así a buen término la descolonización de la última colonia de África.

«Además de estas peticiones, los eurodiputados y las eurodiputadas firmantes mostramos nuestro apoyo a la protesta pacífica de la sociedad civil saharaui y reafirmamos nuestro compromiso, como representantes públicos, por alcanzar una solución democrática para las aspiraciones del pueblo saharaui. Una solución que exige que pueda ejercer el libre derecho a la autodeterminación», finaliza la carta.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre