Este lunes da comienzo la segunda semana de la Cumbre por el Clima en Madrid y el transporte marítimo es uno de los sectores sin medidas para reducir sus emisiones, ni de fiscalidad por la contaminación que genera, a pesar de las cifras alarmantes que ha publicado la federación Transport & Enviroment. Desde la federación advierten que “el sector marítimo se encuentra exento del pago de impuestos sobre su combustible bajo la normativa europea”, que supondría una subvención por valor de 24.000 millones de euros anuales. Por su parte, Ecodes explica a Diario 16 que este tipo de transporte “quedó fuera del Acuerdo de París, pero sin su descarbonización, será imposible alcanzar los objetivos de este acuerdo ya de por sí insuficientes”.

El estudio publicado por T&E, federación de la que forman parte Ecodes y Ecologistas en Acción, sitúa a España como el segundo país europeo con más emisiones de GEI (gases de efecto invernadero) como consecuencia del tráfico marítimo de los puertos nacionales. La investigación se ha centrado en el análisis de las emisiones de GEI procedentes de los barcos que circulan por Europa y en el caso particular de España, revela que los buques que transportan mercancías desde o hacia el país emiten más CO2 que el total de vehículos de las 30 mayores ciudades españolas.

Por otro lado, España ocupa el segundo puesto detrás de Holanda, con 17,11 de toneladas de CO2 emitidos en 2018, en el ranking por países de dicho estudio. En este sentido, María García de Ecologistas en Acción, apunta que “España tiene una gran responsabilidad en las emisiones que generan los buques que atracan en sus costas”, y envía un mensaje a los responsables, “esperemos que el Gobierno español anuncie actuaciones concretas para la descarbonización del sector durante la COP”. No obstante, desde Ecodes y Ecologistas en Acción se muestran firmes en los primeros pasos a dar frente a la emergencia climática, con su petición de paralizar “los proyectos de ampliación en varios puertos españoles bajo el mismo modelo fósil”.

Una naviera española entre las 10 empresas más contaminantes de la UE

La flota de la compañía Mediterranean Shipping Company (MSC), que transporta bienes de consumo como fruta, ropa, juguetes u objetos electrónicos, fue la responsable de casi 11 millones de emisiones de CO2 el año pasado. Unas cifras que llevan a esta naviera a posicionarse junto a grandes empresas contaminantes como Ryanair o las principales centrales de carbón.  En este sentido, Miriam Zaitegui de Ecodes, afirma que “resulta inadmisible que los lideres de la UE sigan permitiendo un comercio europeo de altas emisiones evadiendo establecer regulaciones sobre el transporte marítimo en plena emergencia climática«.

De cara a la segunda semana de la COP, Zaitegui incide en que “sería deseable que el transporte marítimo formara parte de las negociaciones que tienen lugar en las Cumbres del Clima, pero, si esto no ocurre, es indispensable al menos, por ambición y coherencia, que el posicionamiento de las partes en foros como la Organización Marítima Internacional sean coherentes con lo que aquí (COP) está pasando”.

Europa y su nuevo compromiso con la descarbonización

La nueva presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, se ha comprometido a incluir las emisiones del transporte marítimo internacional en el bloque del sistema de comercio de emisiones de la UE (ETS) para ayudar a que Europa sea neutra en carbono. T&E considera que “este es un primer paso esencial para detener el impacto climático del sector”. Sin embargo, añaden que “se necesitarán medidas adicionales, incluida una norma sobre la cantidad de CO2 que los buques pueden emitir mientras están en funcionamiento, para acelerar la transición de combustibles alternativos bajos en carbono o de carbono cero y tecnologías limpias”.

Sobre el reciente compromiso de Von der Leyen, Carlos Bravo, experto colaborador de T&E, afirma que “ya era hora de que los líderes nacionales apoyen a la Presidenta de la CE y al Parlamento Europeo para reducir las emisiones contaminantes del transporte marítimo, que han sido largamente ignoradas”. Y concluye, “para que el transporte marítimo haga su parte justa, Europa debe llevar el transporte marítimo a su mercado de carbono y exigir normas de CO2 para todos los buques que atraquen en sus puertos”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 + dos =