Los intereses económicos de España con Arabia Saudí, tras las excelentes relaciones tejidas entre ambos países por la relación del Rey Juan Carlos con la monarquía del país árabe, impiden que desde el Gobierno español se haya suscrito la declaración de condena promovido por Naciones Unidas por la violación de Derechos Humanos.

Pesan aún las relaciones del Rey Juan Carlos con la monarquía del país árabe

Así, España no ha suscrito la declaración de condena del país árabe por su política represiva de Derechos Humanos y la falta de voluntad en esclarecer totalmente el asesinato del periodista Jhamal Kasshoggi en el Consulado de Estambul y enjuciar a todos los que participaron en la tortura y posterior asesinato del periodista crítico con el heredero del régimen, el Príncipe Mohammed Bin Salman, al que se apunta como el inductor del crimen., según informa La Celosía.

La declaración tuvo lugar el lunes durante una de las sesiones de la 42 asamblea del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, que se celebra en Ginebra. España es uno de los 47 países que componen el Consejo rotatorio, con un mandato hasta 2020. El asiento de Arabia Saudí, país también miembro de este Consejo para más escarnio, estaba vacío durante la sesión del lunes, cuando la embajadora de Australia, Sally Mansfield, leyó la declaración que no ha sido firmada por España, pero sí por 15 países de la Unión Europea, incluidos Alemania y Reino Unido, además de Australia, Canadá, Perú y otros 6 países.

En la misma sesión del lunes, intervino la hermana de la mujer defensora de los derechos humano de las mujeres en Arabia Saudí, Loujain Al Hathloud, quien pidió al Consejo que le ayuden a conocer y responsabilizar a quienes la torturaron y consigan que sea puesta en libertad de inmediato.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. Vamos a ver ¿son amigos o no? Pues ya está. Cerramos los ojos y que hagan lo que les apetezca. ¡Porca miseria!

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre