fotos_historicas_espana_Madrid

España ha tocado fondo. Sánchez podría convocar diez elecciones más y el resultado sería siempre el mismo: la ingobernabilidad de un país cuyo sistema político, social y económico ha entrado en caída libre. La imposibilidad de pacto alguno entre los partidos y la atomización del Parlamento demuestran que el modelo de democracia española instaurado en 1978 ha entrado en una crisis mucho más profunda de lo que se intuía hasta ahora. La meteórica irrupción del populismo de extrema derecha y el crecimiento de las fuerzas independentistas son síntomas evidentes de la gangrena que sufre el enfermo y de que la ciudadanía está harta de que los partidos y los políticos gobiernen a sus espaldas y en contra de sus intereses reales.

El edificio construido en la Transición se tambalea, las instituciones hacen aguas. No solo los poderes Ejecutivo y Legislativo sufren la terrible parálisis, también el Judicial, aquejado de numerosos males como la falta de recursos, el colapso de papel en juzgados y tribunales, la sobreprotección de la banca (véase caso Banco Popular o sentencia de las hipotecas) y la infiltración de jueces peligrosamente simpatizantes con el antiguo régimen. No hace falta decir que instituciones fundamentales para el funcionamiento del Estado como las fuerzas de seguridad del Estado, el cuerpo de inspectores de Hacienda que debe luchar contra el fraude fiscal, los ayuntamientos y administraciones autonómicas se ven aquejados de una alarmante falta de inversión que hace tambalear aún más los cimientos de nuestra democracia. Las cloacas del Estado apestan con sus Villarejos extendiendo la mugre por todas partes y tampoco la monarquía, garante y símbolo del sistema, atraviesa por sus mejores momentos tras los casos de corrupción detectados en los últimos años.

Pero con ser graves los males anteriormente descritos, ninguno es tan letal para el futuro inmediato de nuestro país como esa nefasta concepción que de España tienen las élites financieras y la casta política como un inmenso negocio que han sabido explotar hasta la última gota, no solo con los gobiernos del PP, sino también del PSOE. El gran capital especulativo siempre ha visto a la piel de toro como un gran chollo, una bicoca a esquilmar como en su día los conquistadores españoles esquilmaron las colonias de ultramar. En las últimas cuatro décadas de democracia, salvo períodos aislados, no se ha sabido (o no se ha querido) consolidar los cimientos de una nación verdaderamente avanzada, moderna, próspera y basada en el reparto de la riqueza y en la igualdad económica. España, lejos de ser un país, ha sido España SA, una empresa a exprimir, un gran solar vendido por parcelas donde las grandes multinacionales nacionales y extranjeras, los bancos y las grandes fortunas han entrado a saco. Se ha especulado con el ladrillo poniendo en peligro la economía y entornos naturales únicos como el Mar Menor en Murcia o la Albufera en Valencia (ambos al borde de la extinción); se han privatizado servicios públicos esenciales para el Estado de Bienestar como la sanidad, los transportes y la educación; se ha reconvertido (ay ese eufemismo) la floreciente industria española en otras actividades estériles; y la agricultura se ha empobrecido tanto que los cultivadores de naranjas de la Comunidad Valenciana, por poner un ejemplo, prefieren quemar sus campos y replantar aguacates porque sembrar cítricos es una auténtica ruina. Ahora importamos las naranjas de Marruecos pese a que las nuestras eran las mejores del mundo, un fenómeno parecido a cuando antaño perdimos el monopolio de la cotizadísima oveja merina castellana y otros países supieron sacarle provecho. En España tenemos las mejores fresas que se pierden porque los sueldos de los jornaleros son ínfimos y nadie quiere recogerlas; la mejor leche del planeta, la que da la vaca asturiana, se halla hoy en decadencia por el abandono estatal y las abusivas cuotas lácteas europeas; los mejores pescados y mariscos se ven arruinados por la sobreexplotación y la suciedad de los mares; y el mejor aceite, nuestro oro líquido, con el tiempo también se acabará perdiendo. Y todo ello sin contar con que pese a que España sigue siendo el país con mayor potencial de energía solar del mundo nos siguen tomando el pelo los jeques árabes del petróleo.

Así es este país, un país que tiene potencial para ser rico, un país que pese a sus recursos siempre acaba sumido en la miseria por la gobernanza de esas élites políticas, aristocráticas y financieras que han terminado por expoliarlo. Todo eso se ha hecho con la complicidad de los dos grandes agentes del bipartidismo (PP y PSOE) que han sustentado el gran negocio (para unos pocos, por supuesto) que ha sido siempre esta nación. Ambos partidos, que se han alternado camastrona y perezosamente en el poder, han tolerado y permitido las prácticas de rapiña de especuladores, terratenientes, grandes de España y políticos aprovechados expertos en puertas giratorias. Una vez más, como ocurrió en el Siglo de Oro, los corruptos le han chupado la sangre al español, que se lamenta de vivir en el país con más paro del mundo, con los sueldos más bajos y los más altos índices de precariedad laboral y desigualdad. Este sigue siendo el lugar de Europa donde más políticos han pasado por el juzgado por forrarse con dinero público que no les pertenecía (muchos por cierto ya están en la calle o con cuentas a buen recaudo en paraísos fiscales). Más de 100.000 millones en corruptelas varias, nada más y nada menos. Por no hablar de la inmensa estafa del rescate bancario pagado a tocateja por el sufrido españolito.

Así hemos estado muchos años, demasiados quizá, largas décadas en las que las élites se han aprovechado de la paciencia de los españoles (y por qué no decirlo, de cierto conformismo heredado de los tiempos franquistas). Ayer los analistas financieros advirtieron que la ingobernabilidad de España puede conducirnos a una posible rebaja del “rating” de la deuda soberana. El gran capital extranjero empieza a dudar de que podamos formar un Gobierno estable capaz de hacer frente a los retos del país. Nos han colgado el cartel de estado fallido, como muchos del tercer mundo. Un síntoma más de que hemos llegado al final del callejón sin salida. Y lo que es aún peor: si miramos a nuestro alrededor solo vemos políticos odiándose y enfrentándose entre el alboroto vocinglero y la mediocridad más absoluta. Ni un solo atisbo de esperanza de que alguien cuerdo y sensato aborde las reformas necesarias antes de que todos acabemos hundiéndonos definitivamente.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Las «elites corruptas», jamas hubieran llegado a existir, si otras ingentes masas corruptas en lo mas esencialmente identitario, no las hubieran puesto donde estan. Votando corrupcion, transigiendo con un sistema de valores irracionalmente consumista, innecesaria y absurdamente competitivo y brutalmente depredador, mientras babean con el futbol en las multiples pantallas televisivas que inundan los bares. Elites corruptas, robais mucho.. pero todavia lo podriais hacer mejor, y si lograseis robar todavia mas a españa, hasta podriais dejar de caerme mal…y eso, teniendo en cuenta cierto futuro, podria aportaros importantes ventajillas…venga ..elites corruptas …vosotras podeis

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × 4 =