Antonio Guterres, Secretario General ONU. David Balsa, Presidente Conferencia Eurocentroamericana. Irma Amaya, Presidenta Parlamento Centroamericano.

Este miércoles 10 de abril el Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres, recibió en audiencia oficial al español David Balsa, presidente de la Conferencia Eurocentroamericana y, a la salvadoreña Irma Amaya, presidenta del Parlamento Centroamericano con el fin de abordar diversas cuestiones de la agenda internacional. En esta reunión la presidenta Irma Amaya y el presidente David Balsa presentaron a Guterres, en el marco del actual debate sobre la reforma de la ONU, una propuesta de reforma que refleje el creciente peso de los países iberoamericanos en la escena internacional.

España, en la propuesta formulada en Nueva York por los líderes del Parlamento Centroamericano y de la Conferencia Eurocentroamericana, se convertiría en Miembro Permanente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas como reconocimiento a su peso político y económico en la Comunidad Internacional que le sitúan como la 11ª economía del planeta y uno de los países líderes de la Comunidad Iberoamericana de Naciones que suma más de 700 millones de habitantes.

La propuesta planteada, denominada «Opción 20/20», supondría una ampliación del Consejo de Seguridad de la ONU, el organismo responsable de velar por la Paz y la Seguridad internacionales y aprobar el uso de la fuerza, desde los 15 miembros actuales a 40 miembros.  Esta ampliación se distribuiría en 20 miembros con estatus permanente, entre ellos España, así como otros 20 miembros no permanentes que rotarían bianualmente como en la actualidad.

La justificación de esta propuesta se basa en que en 1945, al crearse el Consejo de Seguridad, se establecieron 10 miembros, 5 permanentes y 5 no permanentes  (ampliados los no permanentes en 1963 a 10 miembros). Estos 10 miembros eran el 20% de los 50 miembros fundadores de la ONU en 1945. En 2020, cuando se plantea se vote y apruebe la reforma, los países miembros de la ONU serán previsiblemente 200 con lo cual un Consejo de Seguridad de 40 miembros mantendría la proporción de representación del 20% de los estados miembros que fue el criterio utilizado en 1945.

Además, para garantizar el adecuado funcionamiento del Consejo de Seguridad, se mantendría la actual posibilidad de veto pero sería preciso fuese respaldado por al menos cuatro miembros permanentes y cuatro no permanentes para ser efectivo. La propuesta incluiría además de España por el bloque iberoamericano la incorporación como miembros permanentes de un asiento para México, uno para Centroamérica y Caribe, así como dos asientos para Suramérica.

El plan plantea que la reforma, que también incluiría la creación de una Asamblea Parlamentaria en la ONU, se lleve a cabo para 2020, año en que Naciones Unidas celebrará su 75 aniversario.

David Balsa, presidente de la Conferencia Eurocentroamericana,  manifestó en Nueva York en una breve comparecencia ante los medios de comunicación tras la reunión con el Secretario General de la ONU que «España lidera una comunidad de naciones de más de 700 millones de personas y es la  11ª potencia económica del planeta», lo cual unido al «creciente peso político y económico de España y los estados iberoamericanos en la escena internacional» son motivos más que suficientes para que acceda al estatus de miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU como Francia, Rusia o Reino Unido.

Irma Amaya, presidenta del Parlamento Centroamericano, incidió en la estructura obsoleta de la actual composición del Consejo de Seguridad y abogó por la aprobación de esta ambiciosa reforma en 2020 coincidiendo con el 75º aniversario de la creación de la ONU.

Igualmente, ambos líderes llamaron la atención sobre la necesidad de acometer una reforma en 2020 para dar respuesta a los crecientes retos y desafíos mundiales entre los que destacaron el cambio climático y el fenómeno migratorio.

El pasado mes de enero, Irma Amaya y David Balsa realizaron una visita de trabajo a España, en este marco fueron recibidos por las máximas autoridades españolas manteniendo sendas reuniones oficiales en el Palacio de La Zarzuela con S.M. Felipe VI y en el Palacio de La Moncloa con el Presidente Pedro Sánchez para abordar la agenda internacional e iberoamericana. En estas conversaciones se planteo también la necesidad de incrementar el peso de los países iberoamericanos en los organismos internacionales tanto en Naciones Unidas como, entre otros, en el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

Estos temas habían sido abordados anteriormente en la XXVI Cumbre Iberoamericana celebrada en noviembre de 2018 en Guatemala. Igualmente se informó, entre otras cuestiones, de la creación de la «Agencia Iberoamericana de la Pesca» con sedes en Manta (Ecuador) y Vigo (España). Tanto la presidenta del Parlamento Centroamericano, Irma Amaya, como el presidente de la Conferencia Eurocentroamericana, David Balsa, agradecieron las visitas realizadas por el nuevo presidente español Pedro Sánchez a diversos países de Iberoamérica y se felicitaron de lo que ambos calificaron como «el retorno de España a su tradicional papel de puente entre Iberoamerica y la UE».

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 + cuatro =