España es uno de los países más seguros del mundo. Según el Índice de Paz Global, nuestro país se sitúa en el vigésimo quinto puesto de los 163 Estados que componen el ranking, al mismo nivel que Isla Mauricio, Eslovaquia, Polonia, Croacia, Chile y Botsuana. No tenemos un problema grave de seguridad en la calles, nunca lo tuvimos. De ahí que no necesitemos que cada ciudadano lleve un arma bajo el brazo, como ocurre en Yanquilandia y como pretende Santiago Abascal, líder de Vox. La última extravagante propuesta del líder de la formación verde parece más encaminada a atraer la atención de los medios de comunicación y a captar votos mediante un discurso populista exacerbado que a resolver un problema que en realidad no existe.

España tiene autorizadas casi tres millones de armas de fuego, de las que solo 8.459 son cortas del tipo B, es decir, las calificadas como de “autodefensa” para personas que se encuentran amenazadas por criminales, bandas organizadas o grupos terroristas. La Guardia Civil, con competencia exclusiva en la materia, gestiona cerca de un millón setecientas mil licencias y más de 2,9 millones de armas, que ya está bien. La buena noticia es que la inmensa mayoría de ese arsenal está en manos de los miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, los militares, los vigilantes de seguridad y los cazadores con licencia. Por supuesto, nadie puede tener en su casa armas de guerra que, afortunadamente, están prohibidas por la actual legislación. Solo pensar que algún día pueda liberalizarse la compra de este tipo de armamento, como ya sucede en otros países, pone los pelos de punta.

Las armas siempre deben estar al servicio de la ley o un país se acaba convirtiendo en un campo de batalla. Las legiones romanas no podían entrar en la ciudad, por algo sería. Cicerón dice que en medio de las armas, las leyes enmudecen. Y el gran Flaubert aconseja que no le demos al mundo armas contra nosotros, porque las utilizará. Quizá Abascal, en su delirio bélico, esté vislumbrando un país donde el españolito de a pie pueda llevar en el maletero del coche un kalashnikov por lo que pueda hacer falta, un lanzagranadas para una urgencia o un misil tierra-aire por si las moscas. Quizá anhele un país donde el ciudadano pase por Alcampo los viernes por la tarde y se lleve en el carrito de la compra medio kilo de garbanzos y un par de rifles de mira telescópica para hacer boca el fin de semana. Eso ya sucede en el mundo anglosajón y así les va: matanzas indiscriminadas de colegiales a la hora del recreo; pirados que graban masacres en mezquitas para subirlas después a Instagram; pacíficos y cordiales vecinos que de la noche a la mañana se rapan el cabello al cero, se imprimen una esvástica en el pecho y empuñan un par de subfusiles como marines para pasar a la historia de los grandes carniceros. O sea, aquella pesadilla que ya advirtió Martin Scorsese en Taxi Driver.

Por fortuna, por mucho que Abascal haya fichado a un grupo de veteranos generalotes, todos espadones con banda rojigualda en el pecho y mostachos carlistas del XIX, esa España militarizada de sus sueños disparatados nunca se hará realidad. De modo que, una vez más, nos encontramos con una propuesta exótica del nuevo Caudillo español sustentada en datos falsos o en la visión de un país que nada tiene que ver con la realidad. El duro y macho líder de Vox vuelve a inventarse un universo paralelo, inexistente, como ya hizo hace unas semanas con las cifras de violencia machista. En aquella ocasión retorció la verdad con el argumento de que España tiene un problema grave por el hecho de que el 0’01 por ciento de denuncias falsas de mujeres contras sus parejas sean falsas. Ahora se sirve de la condena a dos años y medio de cárcel para un anciano por matar al ladrón que asaltó su casa en Tenerife. Un suceso que ocurre una vez entre un millón.

Esas anécdotas, esos episodios aislados de los periódicos, son los que sirven a Abascal para construir su realidad alternativa, su España fake, su país de fábula basado en Reconquistas medievales, caballeros andantes, felones, tebeos de Hazañas bélicas, dictadores del pasado y mitos ancestrales sobre la pureza de la sangre. Una realidad que solo existe en su cabeza, una España que no solo no está viva, como él pretende convencernos, sino que nunca existió. A Abascal ya le van pillando el truco los periodistas, su modus operandi político: poner el mundo patas arriba, revertir la verdad, darle la vuelta al calcetín. El líder de Vox toma un ejemplo excepcional, lo manipula a su antojo y lo convierte en regla general. A partir de ahí, con mucha red social, con mucho internauta encabronado y con pocas cosas más que hacer en la vida que quedarse pegado a la pantalla del ordenador, con mucho revoltijo de ideas y mucho ruido, trata de ir creando polémicas, jaleos, follones y crispaciones gratuitas.

Abascal es un incendiario, un agitador, un provocador nato que sigue a rajatabla el manual del ‘trumpismo’ de nuevo cuño, alguien que vive profesionalmente de crear problemas donde no los hay. Su objetivo es la confrontación social, la guerra civil cibernética (hoy los golpes de Estado y los alzamientos nacionales se hacen limpiamente, sin sangre, mayormente en Twitter). Pero se le empieza a ver el cartón, la tramoya, el librillo del maestrillo, el manual de aprendiz de brujo con el que pretende hechizar al país a base de conjuros aderezados con mentiras. La clave es si la sociedad española está lo suficientemente madura y versada en democracia como para rechazar sus bulos. Habrá que esperar para saber cuántos se tragan sus trolas, cuántos le dirán en las urnas que este país necesita pan, no armas, y cuántos incautos están dispuestos a seguir y a comprarle la fórmula mágica a este Gargamel de la extrema derecha posmoderna que ha llegado para desencadenar la última cruzada.

2 Comentarios

  1. La única forma de que podamos tener un pedazo de pan para comer es que podamos tener armas para defendernos cuando vengan a desahuciarnos o a quitarmos el último mendrugo que nos quede. Los únicos que temen a una población armada son los superladrones que controlan este estado fallido. Esos psicopatas parasitos expoliadores viven escondidos y aterrorizados ante la inevitable reacción de sus victimas. Si pensais los desesperados iros a su paraiso no os vayais solos , llevaros con vosotros a todos los que os hayan hecho daño, es igual de facil con un martillo.

  2. Vx armas
    Vx solo busca venta d armas
    .si violento+»defendeis»=le provocais pqe ataca 1º = buscais muete
    .cn el calenton tipico d ls españoles=arriesgarse a qe lo usen cuando s ls infle vena!
    .sin contar cn menores qe urgan en cajones d gente despistada qe deja arma cargada x si acaso

    Pi no propuso ley=no llego tan lejos q abascal
    Ad+ le hubieran tildado d etarra a diferencia d abascal qe le llaman franquista y ni le importa
    pqe el franquismo no esta condenado en españa a dif d laeta+laeta nacio contra franquismo

    VX dicen qe qieren ayudar a la poli y le dan mas tajo=M-interior
    2018 +1,8% los robos cn fuerza=107.012=1.500 hurtos/100mil h, 132 robos con violencia
    España con – crímenes violentos d EU
    dsd 2010 tasa bajado 11% homicidios 23% robos cn violencia 27%
    CIS recoge inseg-ciudadana entre 10ª preocupacion

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × 2 =