Héctor Gómez, Portavoz de Asuntos Exteriores y representante del PSOE en el Grupo de Trabajo de la UE intervino en la  reciente comparecencia de Arancha González Laya, Ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación para hacer un firme llamado a «fortalecer la imagen exterior de España».

El activo diputado canario planteó a la Ministra diferentes cuestiones referentes a América Latina y África, la actual Cooperación al Desarrollo asi como el papel de España en el seno de la UE y en foros multilaterales como el G-20. Héctor Gómez – en base a sus relaciones con los parlamentos de los cinco continentes – ha trabajado intensamente esta legislatura para promover  ( en la línea de países como Alemania o Francia ) una sólida diplomacia parlamentaria española.

En los principales países de la Unión Europea así como en potencias globales como Estados Unidos, la Federación Rusa o la Republica Popular China existe una consolidada tradición de acción exterior desde el ámbito parlamentario. España  especialmente en la ultima década – como consecuencia de la perdida de peso provocada por la crisis financiera y la inestabilidad institucional –  no había desplegado sus potencialidades en este área a pesar de sus extensas relaciones en regiones como Latinoamérica, la Unión Europea o el Mediterráneo. 

La diplomacia parlamentaria se presenta como una clara oportunidad para España – la 12ª potencia económica mundial y la 4ª de la UE – de complementar y reforzar la política exterior tradicional desplegada desde el Palacio de La Moncloa y el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación.

Desde 2018 ha habido un fuerte impulso a la acción exterior de España reflejada en las visitas oficiales del Presidente Pedro Sánchez a diversos países y el recuperado liderazgo de la diplomacia española en ámbitos como el Consejo Europeo o el G-20. Es de señalar en este sentido que el diálogo parlamentario establecido con los estados latinoamericanos asi como con sus cámaras supranacionales – en particular el Parlamento Centroamericano y el Parlamento del Mercosur – han fortalecido las relaciones no solo institucionales sino también comerciales y culturales con el subcontinente. La recuperación del dialogo parlamentario con los países de la «Asociación EuroMediterranea»  ( surgida de la Cumbre de Barcelona que celebro su 25º aniversario el pasado noviembre ) ha permitido incrementar el peso específico de España en ambas orillas del Mediterráneo. La Cumbre UE-Balcanes, celebrada en Zagreb en 2019, fue otro punto importante para reflejar el retorno de España a áreas donde – especialmente con el despliegue de tropas en Misión de Paz de NNUU – había desarrollado en su día un importante papel.

Es evidente que es precisa una cooperación y un consenso entre las fuerzas parlamentarias para maximizar los beneficios de la acción exterior española. En este sentido la demanda del diputado Héctor Gómez a sus colegas es acertada y señala un camino para construir con la aportación de todos una política exterior y una diplomacia parlamentaria integradora basada en los valores constitucionales : multilateralismo, derechos humanos y promoción de la Paz y la cooperación internacionales. La situación generada por la epidemia global de Covid19 exacerbando conflictos ya existentes, haciendo surgir otros nuevos, debe ser un acicate para incentivar y ampliar la presencia de las delegaciones parlamentarias españolas – y europeas – en mas foros internacionales. Espacios como la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa o la Asamblea Parlamentaria de la OSCE (Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa) son ejemplos claros de la necesidad de continuar apoyando y visibilizando la importante tarea de nuestros parlamentarios en estas instituciones. 

Recientemente el Palacio de El Pardo acogió una «Cumbre de Líderes por un Multilateralismo» con el Presidente Pedro Sánchez de anfitrión y los Primeros Ministros de Suecia y  Nueva Zelanda asi como los Presidentes de Sudáfrica y Costa Rica entre otros destacados invitados. Las importantes resoluciones adoptadas en este y otros encuentros similares en los que España ha desarrollado un papel central en los últimos años deben ser implementadas en gran medida desde el ámbito parlamentario. España precisara en los próximos años  – cada vez más – una diplomacia parlamentaria de primer nivel abierta a la cooperación y al diálogo en concordancia con los principios de la Carta de Naciones Unidas.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre