España ocupa el quinto lugar de la UE en muertes prematuras por contaminación. Muertes producidas por el aire tóxico, el mal estado del agua o suelos y la contaminación química.

Los datos desagregados de cada impacto letal y por países han sido recogidos del Institute for Health Metrics (IHME’s) en su Global Burden of Disease Study. En este estudio, los autores hacen notar que estos resultados hay que tomarlos como conservadores ya que muchas toxinas conocidas no se han incluido en el análisis. En el nuevo estudio se han corregido fallos de medición e introducido una mejora metodológica respecto al anterior de The Lancet, con el resultado de que baja el número de muertes, pasando de 9 millones de muertes prematuras en el mundo en 2015 a 8,3 millones en 2017, según informa La Celosía.

Aunque los países más gravemente afectados por esta pandemia mundial son los menos desarrollados, las grandes urbes de los países ricos también sufren esta lacra. Los estudios del IHME cifran en 30.923 el número de fallecimientos en 2017, lo que coloca a España como el quinto país de la Unión Europea, con mayor número de decesos, por detrás de Alemania, Italia, Francia y Polonia. En Europa también nos superan Rusia, Ucrania y Turquía.

España

Si se toma una medida relativa, como es la ratio muertes por cada 100.000 habitantes, España, con 66, estaría por encima de Chipre, Austria, Francia, Luxemburgo, Estonia, Suecia, Irlanda y Finlandia.

Los casi 31.000 fallecimientos prematuros atribuidos a la contaminación en España en 2017, último año estudiado, se dividirían en 17.133 causados por la contaminación atmosférica, la que más preocupa a los ciudadanos, aunque no tanto a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. El mal estado del agua generó 151 muertes prematuras, 8.163 correspondieron a factores ocupacionales y 5.476 al plomo, una causa en la que superamos a Alemania y Reino Unido, que han tomado medidas más drásticas para eliminar este riesgo.

La contaminación mata prematuramente más incluso que el tabaco, el alcohol, las drogas y el exceso de sal en las comidas, y sus factores de más riesgo pueden controlarse y reducir en gran medida con decisiones políticas, que en el caso español deberán tomarse por  la vigilancia que sobre este asunto llevan a cabo las instituciones de la Unión Europea.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorMás pena que gloria en la manifestaciones de Vox
Artículo siguienteTiempos difíciles
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre