viernes, 27enero, 2023
2.5 C
Seville

España / Catalunya ¿Líderes o déspotas ilustrados…?

Joan Manzano
Joan Manzano
Ejecutivo en multinacionales y consultor en España y Sudamérica en Desarrollo Organizacional, Planificación Estratégica, Marketing Estratégico, Comercial, Ventas. Desarrollo Directivo.
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

Conflicto España/Catalunya. Dirigentes políticos españoles ¿“Líderes” o “déspotas ilustrados”? Votantes catalanes, ¿demócratas o sumisos?

Independentismo: “reacción” a la inconstitucional sentencia del TC al segundo Estatuto. Su sociedad   demostró compromiso, participación. Macromanifestaciones, defensa de urnas ante la evidente violencia policial que escandalizó al mundo democrático. Más de 2.000.000 millones de votantes no fueron “sumisos”. Tuvieron “líderes” que ofrecieron urnas. ¡Votaron!

¿Ahora? Conocido. Líderes juzgados, sentenciados. Escándalo en la prensa internacional. The New York Times, el juicio, un “error”. The Guardian: “vergüenza” la sentencia. Líderes, exiliados o en libertad condicional.  Más de 3.000 investigados. España aplica Sun Tzu: “Capturar a los generales para que las tropas queden desorientadas, dispersas”. España se auto considera “democracia plena”. ¿Son “líderes” en Catalunya, para la mayoría de votantes, “todos” los dirigentes españoles, sus representantes allí?

Liderazgo.

Como consultor utilizo: “Líder es quien tiene una VISIÓN que MEJORA SUSTANCIALMENTE lo existente y la materializa”.

“Visión” independentista: “Vivir en una república independiente en Europa; nivel de vida muy superior por lo que genera y puede Catalunya; en democracia verdadera, con servicios sociales avanzados; optimizando identidad, libertad, dignidad, lengua”.

Esos valores” decrecen progresivamente dependiendo de España. Así lo percibe el independentismo.

¿Qué “visión” tienen los actuales dirigentes españoles para Catalunya, para quienes viven, tributan, trabajan, allí? ¿Cuál, sus militantes y votantes? No coinciden. 

Aplicación: Dirigentes españoles: ¿Tienen para los catalanes una visión realmente positiva, ambiciosa, rigurosa, de clara mejora que respete su identidad, cultura, lengua, valores?  ¿Disfrutan de la calidad de vida que merecen por lo que generan? ¿Servicios sociales que aprueba su Parlamento, pero niega España? ¿Pueden expresarse con lo más democrático que existe: un referéndum?  ¿Se sienten “escuchados, tenidos en cuenta?  ¿Actúa España para materializar la visión mayoritaria en Catalunya? Parlamento catalán, votos: mayoría absoluta independentista. ¿Se respeta esa realidad democrática? Diagnostique el lector.

Despotismo ilustrado.  “Todo para el pueblo. Pero sin el pueblo”

Impone ideas, decisiones, de los dirigentes haciendo creer que son lo adecuado, lo mejor. Utiliza el poder, la legislación, la judicatura, la fuerza, para exigir, dominar, amedrentar, ¡decidir! Exige fidelidad, obediencia ciega.

Aplicación al independentismo.  Con apariencia democrática, se subordina a Catalunya, a la mayoría de sus gentes, a lo que se decide en y por el Estado español. Incluso perjudicando a   militantes y votantes dependentistas tan afectados como los más radicales independentistas por los incumplimientos constitucionales, estatutarios, presupuestarios, infrafinanciación, expolio, etc. Se impone la “unidad”.

Democracia: El gobierno del pueblo, por el pueblo, para el pueblo”. (Lincoln).

¿Se cumple en España, en Catalunya?

Concreción.

“Líderes”: cuando hay “seguidores conscientes” que se sienten escuchados, defendidos, representados. Líder: “A quien se sigue a un lugar al que no se iría solo”. ¿A dónde llevan los dirigentes españoles a los catalanes?

“Déspotas ilustrados”: No cuentan con el pueblo porque hay seguidores sumisos, no escuchados, defendidos, representados. Les quiere llevar a donde no quieren ir. ¿Qué sugieren los hechos objetivos?

“Demócratas”: Militantes y votantes que        explicitan qué desean. Eligen, consciente, libremente, a quienes han de materializar la visión mayoritaria para un futuro mucho mejor.  ¿Se hace caso a los demócratas catalanes? ¡Son mayoría!

“Sumisos”:  quienes renuncian a la propia iniciativa, visión, para asumir la de los dirigentes. No exigen, critican.  Renuncian a la verdadera democracia, bienestar, libertad, dignidad. Aplicable a España, a Catalunya.

Camus: “La tiranía no se edifica sobre las virtudes de los totalitarios sino sobre las faltas de los demócratas”.

Diagnóstico.

¿Han desaparecido los motivos del independentismo? ¿Ha mejorado claramente su nivel de vida, no hay expolio, colonización? ¿Viven en democracia real, disfrutan los servicios sociales que merecen, tienen libertad total para optimizar su identidad, dignidad objetiva y subjetiva…; respetar su lengua, historia, identidad…? ¿Ha desaparecido la violencia policial, judicial, política, económica…?  Ahí está los hechos objetivos, su cronología. Es un problema. ¿Quién lo ha creado y lo agrava?

¿Existen líderes españoles auténticos con VISIÓN Y ACCIÓN COHERENTE para el mejor FUTURO de quienes viven, tributan, en Catalunya para que quieran seguir “CON” ESPAÑA, no “BAJO” España? ¿O son “déspotas ilustrados…”? ¿Cómo lo percibe el electorado catalán…?

¿Actúan los militantes y votantes en Catalunya, como “personas conscientes, libres”, o como “sumisos…”?

¿Cuánto hay en juego? ¿Qué es lo coherente en verdadera democracia? ¿Liderazgo o Despotismo Ilustrado? ¿Ser demócratas o sumisos…?

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

1 COMENTARIO

  1. Manzano utiliza un «totum revolutum» para confundir y hacer que lo blanco parezca negro. Pero las cosas son como siguen.

    Las naciones reales, son realidades político-territoriales forjadas por casamientos guerras y conquistas. Sobre estas realidades político territoriales-heredadas- están construidas las naciones-estado y sus fronteras.

    Cuando esas realidades político-territoriales devienen en democracias el sujeto soberano pasa a ser «el pueblo».

    En democracia «el pueblo soberano» son el conjunto de los ciudadanos.

    En una nación democrática solo hay un «pueblo»; el conjunto de sus ciudadanos.

    En democracia ningún grupo de ciudadanos puede atribuirse la soberanía, que corresponde a todos, «al pueblo».

    Quienes en democracia no respetan la soberanía del pueblo no son demócratas.

    Quienes niegan que el sujeto soberano de la nación es «el pueblo», no son demócratas.

    Quienes sostienen que una parte de la nación puede actuar contra el pueblo, no son demócratas.

    Quienes atentan contra la soberanía del pueblo son golpistas.

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído