Hace unos días fue presentado por Codere y la Universidad Carlos III de Madrid el “Anuario del Juego de España en 2018”. En este informe se señalan datos sobre comunidades autónomas, así como decisiones administrativas y judiciales de distintos sectores para así congregar y elaborar un análisis más conciso del sector del juego en España.

A pesar de que las corrientes internacionales van en una dirección de prohibición de estas actividades, en el territorio español la orientación del gobierno y las autoridades parece ser otra. Apoyando esta teoría, están los clásicos datos de aumento de apuestas con respecto a los años anteriores, señalando que el movimiento de dinero en todo el territorio superó los 9.400 millones de euros para así proseguir con su crecimiento por cuarto año consecutivo, ubicándose como una actividad que sigue ganando adeptos a través de nuevas formas de entretenimiento, las cuales satisfaciendo la demanda de un nuevo público más joven y ligado a las nuevas tecnologías como principal elemento de utilidad para realizar estas actividades.

Uno se preguntaría que estaría pasando con las máximas autoridades de la administración y el porqué su poco interés de prohibir un mercado, que continúa en ascenso a pesar de las aguas que circulan sobre este sector en terrenos internacionales. La razón de ello a nuestro parecer está ligado directamente al desarrollo de la nación y, más concretamente, a su PIB.

Y es que el informe que liberaron los expertos de Giochidislots.com afirma que “este mercado ha constituido un motor de crecimiento económico para toda la sociedad, representando casi un 1% del Producto Interno Bruto español. Este dato viene ligado a los más de 80 mil empleos directos que estos juegos generan, por no hablar de los indirectos: 167.400 en total”.

Continuando por este camino, el informe también señala que las arcas públicas han recibido como contribución de estas actividades un total de 1657,4 millones de euros por medio de tributos específicos del sector, un nuevo récord que se va rompiendo año tras año.

Los datos estadísticos a veces sirven de mucha ayuda para tomar decisiones y replantear ideas que pueden no ser compartidas con el resto de su comunidad. No obstante, la regulación de juegos online ha sido el argumento más valido realizado por las autoridades a la hora de asegurar la captación del mayor número de fondos posibles, uno que significó más de 560 millones de euros para el año 2017 más un aumento en lo que va de este año.

Todo parece indicar que la relación entre el país y los juegos de azar va a ir de la mano durante un periodo de corto a medio plazo, mientras las autoridades puedan ejercer un control sobre las distintas ofertas que rigen este sector.

El sector del juego puede ser uno de los más fructíferos en un futuro cercano en el territorio español. Únicamente hay que adaptar la legislación vigente, para que un ámbito tan controvertido genere el mínimo trastorno posible a todos los usuarios.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Todo muy bien. Los empleos, la recaudación impositiva, la aportación al PIB. Y de los nuevos ludópatas nadie dice nada ? No se prohibió la publicidad del alcohol y el tabaco ? Pues el juego, a la larga, es tan dañino o más que aquellos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here