España asume mañana el mando de la Agrupación Naval Permanente de la OTAN en el Mediterráneo. Así, la Armada española tendrá desde mañana el liderazgo en el mar Mediterráneo, el mar Negro y el corredor sur entre el estrecho de Ormuz y el canal de Suez, incluyendo las costas de Somalia.

De este modo, el Ministerio de Defensa dará cumplimiento a su compromiso con la Alianza Atlántica para 2020 a pesar de la crisis del coronavirus, tal y como ha acontecido con el envío de seis cazas F-18 y 137 militares a Lituania durante cuatro meses (mayo-agosto) o la propia misión permanente con carros de combate y 350 efectivos en Letonia que no se ha visto alterada como otras (Malí, Afganistán, Líbano o Irak).

Fragata Santa María

Por otra parte, la fragata ‘Santa María’, bajo control operativo del Mando de Operaciones en la Operación Atalanta, ha llevado a cabo su primera escolta de un buque mercante del Programa Mundial de Alimentos de la ONU (WFP, por sus siglas en inglés), a través de las aguas cercanas a la costa somalí.

Así, la fragata española recibía esta semana, la orden para encontrarse con el buque mercante ‘Juist’ en una posición a 80 millas al sur de la isla de Socotra y darle seguridad durante su tránsito hacia Yibuti. Durante parte de la escolta, el avión español P3C del destacamento Orión, desplegado en Yibuti, ha dado su apoyo.

La escolta se ha realizado con total normalidad finalizando en la tarde del día 25 en aguas seguras próximas a Yibuti.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorLa ciudad triste
Artículo siguienteA ver qué película
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre