Me gusta la ropa amplia. Será porque como bien pero no entiendo cómo alguien puede ir por ahí con una prenda que en vez de colgar de su cuerpo se sujete a él, cuando veo a estos tipos que profesan la visita a los nuevos templos, los gimnasios, y observo esos bíceps atrapados por costuras de polos reventonas pienso en un paquete de mortadela.

España, si algo es, es el reflejo de sus habitantes. Y la media tiende más al tríceps hipertrófico que al bosón de Higgs. A España le están reventando las costuras y encima está orgullosa de ello; el problema es que bajo toda veneración al cuerpo hay un culto a la espiritualidad, porque si el cuerpo nos demuestra algo es su irracionalidad y su decadencia ineluctable. Por ello, todo hedonismo es un culto a la presencia irrelevante de la muerte; y todo atisbo salutífero es una negación falsaria de la mortalidad, el ansia de orden, propia de la reacción engañosa de la fe.

Nuestros gestores sin ideas nos llevan a la ruina, porque disfrazados de responsabilidad y solemnidad, ocultando bajo la esfera del sacrificio aparente lo que es sino lucro personal, provocan la entronización de la estupidez egoísta transformada en Sistema. Existen ahora mismo tres clases sociales, los de arriba (que son los de siempre), los de abajo (en crecimiento pujante) y los de en medio que pagan con sus vidas y sus ganancias paupérrimas las plusvalías a los de arriba y la estulticia a los de abajo (y con el Código Penal, porque delinquir es irrelevante para quien tiene abogados o para quien ése es su “modusvivendi” cotidiano, mientras la indefensión de la honradez es total).

Que somos esclavos de quienes pueden invertir cansa ya reafirmarlo, pero ¿alguien está calculando las consecuencias de este abandono reaccionario de las zonas de exclusión social?, ¿de la demolición de la Educación y la no puesta en marcha real jamás de las políticas sociales? Lo digo porque hay zonas de España donde dar clase o atender a una consulta es casi imposible, donde el futuro lo pintan mafias de narcotráfico (la imparable Andalucía) o de ocupación de pisos no precisamente filantrópicas (la Barcelona secesionista) o de explotación de ilegales (por doquier), lugares de consumo juvenil sin conocimiento de estupefacientes o alcohol y de machismo hiperviolento con la violación en un sentido amplio como saludo, zonas de degradación social cuyas actividades sólo tienen relevancia cuando salen de esos círculos… y molestan al buen gusto refinado de la clase vip.

Naomi Klein lo cuenta bien, estamos generando un mundo de zonas rojas y verdes, toda esa parafernalia de zombis postapocalípticos o son el fruto de estas inquietudes o son el diseño de quienes quieren que veamos el mundo así. La mayoría, empero, somos “caminantes”, “muertos vivientes” eliminables sin remordimiento en la medida en que nos adentremos en esa zona verde y libre de nuestros amos, no lo olvidemos.

España ha cuidado su aspecto, se ha metido rellenos silicónicos de autopistas, trenes de alta velocidad, profusión de universidades, teatros, museos y demás aparataje, pero el cáncer que nos devoraba florece de nuevo: la ignorancia secular, medieval, causada por la tradición, el fanatismo (herramienta de la Iglesia) y la casta señoritil que ni sabe ni le interesa ni le perturba el qué de la Cultura. Esta España llena de orgullosos novios de la muerte no es más que el saco pestilente del detritus de su malhadada Historia.

Si la sociedad tiene un fin, vivir feliz puede resumirlo bien. Si gobernar no es distribuir felicidad, entonces es robar.

Conste que he abandonado toda política positiva (me saco de la chistera la ética apofática), a mí ya me interesaría más generar los menos daños posibles que la salvación universal, pero con firmeza y claridad. El gran error de nuestra ingeniería social ha sido arrancar del ideal ilustrado de una razón igual para todo cuerpo humano; éste es un mundo de locura, de insania, de cortitos y sobredotadas, de deficientes y sobrados, un mundo que sólo tendría remedio si la excelencia fuera el marchamo de cada una de nuestras naturalezas: fuéramos Down, ciegos, matemáticas prodigiosas, paralíticos cerebrales o atletas incorregibles, triunfo, fracaso son términos definitorios del Fracaso Social. Y esto sólo lo remedia un Sistema Educativo que no arranque de la mentira de lo ya hecho, que no se da: porque la democracia, la paz, la justicia, etc., se construyen cada segundo de nuestras vidas con el compromiso crítico, analítico y la dignidad individual… lo demás es folklore y procesiones por las calles. La Censura se impone, es el síntoma de nuestra decrepitud.

España es uno de esos tipos sin futuro repleto de anabolizantes con pinta de “chopped” que se cree libre y moderno por su vestimenta y sus tatús, mientras le suelta una hostia al vecino porque sí o a una amiga por guarrilla y reclama pensiones no contributivas a la vez que cuida su plantación de maría; España es una de esas tías chonis que salen en “Noséqué y Viceversa”… Ésta es la puta realidad. Madres y Padres de la Patria, no os quejéis, esto es lo que habéis criado para poder seguir mamando en vuestro mundo de exclusividad cursi y vergonzante.

Lamento ser tajante, pero es que si no: no me entenderían.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorSiria
Artículo siguienteDéjame entrar
Huelva, 1969. Licenciado en Filosofía por la Universidad de Sevilla y Doctor por la Universidad de Valladolid (tesis: Obra y edición en Juan Ramón Jiménez. El «poema vivo»; Premio Extraordinario de Doctorado). He sido gestor cultural, lógicamente frustrado, y soy profesor funcionario de Enseñanza Secundaria, de Filosofía, hasta donde lo permitan los gobiernos actuales. Otras experiencias profesionales: -Director del Festival Internacional de Música Clásica Ciudad de Ayamonte (2002 y 2003). -Director de la Oficina y Coordinador de los actos del Trienio Zenobia-JRJ 2006-2008 organizado por la Diputación Provincial de Huelva, las Consejerías de Cultura y Educación de la Junta de Andalucía, los Ministerios de Educación y Cultura del Gobierno de España y la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales de España, entre 2005 y 2008. -Asesor musical para la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía (2003-2013). -Consejo Asesor Literario de la Diputación Provincial de Huelva (2002-2013). Conferenciante recurrente en programas educativos del Centro Andaluz de las Letras de la Junta de Andalucía y del Ministerio de Educación y de Cultura del Gobierno de España. Como escritor he colaborado con la prensa escrita, antes en Cuadernos de la Campiña, Huelva Información y los diarios provinciales del Grupo Joly, y ahora en la web semanalmente con Diario16.com y mensualmente en la revista en papel Diario16, publicando varios cientos de artículos. He contribuido con textos críticos y de creación esporádicamente con una multitud de revistas literarias. Junto al Catedrático Francisco Javier Blasco Pascual, he codirigido Obras de JRJ, en 48 volúmenes (49 tomos) para la editorial Visor; he publicado varios ensayos en torno a su concepto de «obra»: -Copérnico y Juan Ramón Jiménez. Crisis de un paradigma (2008) -El materialismo de Juan Ramón Jiménez. (JRJ excavado: alma y belleza, 1900-1949) (2010) -Juan Ramón Jiménez en el Archivo Histórico Nacional: Vol 2. MONUMENTO DE AMOR, ORNATO y ELLOS (2011) -Poesía no escrita. Índices de Obras de JRJ (junto al profesor Javier Blasco, 2013) -Obra y edición en JRJ. El Poema Vivo (2017) Además he preparado la edición, selección y prólogo de la antología del poeta granadino Premio Nacional de las Letras Antonio Carvajal: -Alzar la vida en vuelo (2014 y 2019) Lejos de tener vocación de cuentista, sí me encuentro cómodo en la prosa corta, lo que me hace deambular entre el relato, el microrrelato, la estampa o el poema en prosa. Veo poco más que comercio en la literatura actual; suelo experimentar con la forma. Mis libros: -Las apoteosis (2000) -Libro de las taxidermias (2002) -Libro de los humores (2005) -Libro del ensoñamiento (2007) -Álbum blanco (2011) -Tenebrario (2013) -De la luz y tres prosas granadinas (2014). -Libro de las causas segundas o Las criaturas (2014, Epub) -Mar de historias. Libro decreciente (2016). -La Gloria del Mundo (2017) -Libro de los silencios (2018) [XXV PREMIO DE LA CRÍTICA ANDALUZA 2019] -Pintar el aire (2018, en colaboración con el pintor Miguel Díaz) -Las criaturas (Reedición 2019) -El mar de octubre (2020) También he publicado cuentos en diversas revistas físicas y virtuales y he sido recogido en varias antologías, como Mundos mínimos. El microrrelato en la literatura española contemporánea (2007), editada por la profesora Teresa Gómez Trueba; Microrrelato en Andalucía (2007), edición del crítico Pedro M. Domene, Velas al viento. Los microrrelatos de La Nave de los Locos (2010) o Mar de pirañas. Nuevas voces del microrrelato español, ambas por Fernando Valls (2012), y en 70 menos uno. Antología emocional de poetas andaluces (2016), coordinada por Antonio Enrique, entre otras. El jurado del XXV PREMIO DE LA CRÍTICA ANDALUZA de 2019 me ha distinguido con su Premio para Libro de los silencios. En el blog literario de Fernando Valls se pueden encontrar textos míos. Mis artículos en las webs del Grupo Joly, de Diario16 y www.quenosenada.blogspot.com

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre