Foto: Costa Est Audiovisuals/ La 2.

La vida no debería ser un viaje a la tumba con la intención de llegar a salvo en un cuerpo bonito y bien conservado, sino más bien llegar derrapando de lado, entre una nube de humo, completamente desgastado y destrozado, y proclamar en voz alta: ¡Uau! ¡Qué viaje!

Hunter S. Thomson

     Lo hemos hecho. Hemos llegado con la lengua fuera y, mientras escribo estas líneas, todavía nos ocupamos de los últimos retoques. Todo controlado. A la vista de lo que está pasando, de todos los trabajos perdidos, de la crisis galopante, no podemos estar más felices de haber llegado hasta aquí. Nos ha pasado de todo: que se nos caigan invitados, lugares, planes anulados a última hora, repetición y triplicación de contenidos, planes B e incluso planes C que no se puede notar que sean substitutos de un plan A que llevas meses preparando, por lo que hay que buscar a toda prisa historias paralelas tan potentes como la que no has podido producid. Pero eh, aquí estamos.

     Queremos seguir contándoos historias. Empezamos, inevitablemente, con la Pandemia. En lo más duro del confinamiento decidimos plantear un díptico de reflexión que rodamos en condiciones muy duras. Su estructura: puertas adentro (la intimidad, el programa que ya se ha emitido) y puertas afuera (la ciudad, el vacío, los espacios de relación que no podían relacionar). Luego hemos seguido tan normalmente como nos ha sido posible a pesar del parón, de los retrasos, etcétera. Pero no todo han sido malas noticias. Todo lo contrario: esta vez la gente nos conocía y nos apreciaba. Hemos contado con el apoyo y el interés de muchos invitados son los que nada hubiese sido posible. Gracias a todos ellos. Especialmente a los que se han quedado en la rampa de lanzamiento sin que, finalmente, se haya podido filmar su historia.

     Lo que pretendemos es sencillo: mirar lo que nos rodea después de habernos dado cuenta que nacemos, vivimos y morimos rodeados de arquitectura. La frase no es mía, si no de nuestro director, Jaume Clèries, alma mater del programa, que creyó en él incluso cuando el resto de los que nos habíamos implicado en su preparación creíamos que se quedaría en un proyecto que no pasaría del papel. Y es esta arquitectura que nos acompaña en nuestra vida cuotidiana, que nos aloja en nuestras vacaciones, que nos representa, que constituye los hitos que visitamos, que nos protege y nos cuida y nos permite trabajar y movernos, que conforma nuestros paisajes, lo que forma el cuerpo del programa. Resulta difícil de explicar, incluso a nuestro propio equipo, que todo nuestro entorno está antropizado. Que todo es obra del ser humano, lo que se interviene y lo que no, ya que esta omisión es una decisión consciente. Un bosque es arquitectura. Y un campo de cultivo. Y una montaña. Y un polígono industrial. Y un suburbio. Todo está antropizado incluso cuando parece natural. Todo está antropizado incluso cuando no lo podemos controlar. Allá quedan los parques inundables que os contaremos esta temporada para demostrarlo. Que las cosas estén antropizadas implica, a menudo, que tienen un autor. Y habitantes. Y gente que las quiere. Y expertos proyectándolas y gestionándolas. Todos estos agentes, que no suelen ser arquitectos, han sido nuestra voz. Ellos nos contarán las historias que os narraremos.

     Porque, y esto es importante, Escala Human es un programa coral. Bajo la dirección de Jaume Clèries nos reunimos (últimamente en la distancia, y es un auténtico coñazo), hablamos, volcamos inquietudes, lo escribimos y lo filmamos y lo editamos. Núria Moliner nos lo cuenta. Tras suyo estamos el resto: la otra Núria y Camilo, que hacen los guiones, y Matilda y Guillem, que lo filman, y Pere, que lo realiza, y Maria y Javier, que lo producen, y Lluís, y Àngels, y Martí, y los dos Jaumes, y me dejo gente y me da mucha rabia.  

     Ahora, spoilers: a los dos programas de la Pandemia se les van a añadir historias tan diferentes como luchas vecinales, espacios para artistas o lugares que, sencillamente, son extraños. Reflexionaremos sobre los lugares que habitamos de forma temporal. Moraremos la arquitectura a través de los elementos que la conforman tratando los prefabricados y las arquitecturas conformadas por el agua. Este último capítulo es uno de los que más ilusión me hace. Esta temporada hemos conseguido, por fin, saber cómo hacer dos capítulos que nos acompañan desde el inicio del proyectos. Dos capítulos que nos han costado tres o cuatro años de trabajo: uno sobre escaleras, otro sobre arquitecturas efímeras. Estos capítulos tienen sorpresas importantes y cuentan con la participación de dos leyendas de la arquitectura, invitados de esos que te piensas que va a ser imposible traer, que va a ser imposible que te digan que sí y que, finalmente, los traes y te dicen que sí y todo es fabuloso.  

Escala Humana es un programa sobre arquitectura y sobre la representación de la arquitectura. Es un programa que intenta apartarse del ruido de los grandes proyectos icónicos y de la actualidad y de las estrellas y estrellita, que explica tejido, que explica atmósferas. Que explica la vida. Que explica, finalmente, por qué la arquitectura es importante.

El programa se emitirá los miércoles a las 20:00 por La 2, excepto en Cataluña, donde se emitirá al día siguiente (jueves) a als 11:15 de la mañana. Ups. Por tanto, os dejo el enlace a TVE a la carta, donde podréis encontrar las temporadas precedentes y los capítulos conforme se vayan emitiendo, una TVE a la carta que, cada vez más, es nuestro hábitat. El enlace:  

https://www.rtve.es/alacarta/videos/escala-humana/

     Espero que lo disfrutéis tanto como lo hemos disfrutado los que lo hemos hecho.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorEl delirio de Erdogan
Artículo siguientePardo Geijo, el mejor abogado de Murcia, sigue acumulando galardones
Arquitecto. Construyó hasta que la crisis le forzó a diversificarse. Actualmente escribe, edita, enseña, conferencia, colabora en proyectos, comisario exposiciones y fotografío en diversos medios nacionales e internacionales. Publica artículos de investigación y difusión de arquitectura en www.jaumeprat.com. Diseñó el Pabellón de Cataluña de la Bienal de Arquitectura de Venecia en 2016 asociado con la arquitecta Jelena Prokopjevic y el director de cine Isaki Lacuesta. Le gusta ocuparse de los límites de la arquitectura y su relación con las otras artes, con sus usuarios y con la ciudad.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre