Hace unos días el ex Presidente Felipe González se presentó en el Foro Nueva Economía NEF para dar sus respuestas a algunas cuestiones de actualidad política y social. Su presencia en el medio telemático no estuvo exenta de gran interés mediático para comprobar sus posicionamientos actuales, con voz firme y con buena condición física fue desgranando algunos temas que le presentaba  el conductor de la entrevista.

Su presencia telemática desde  América latina estuvo avalada por la Fundación Felipe González de la que es presidente Dª Rocío Martínez.

Recordar que fue presidente del Gobierno de España durante el periodo 1.982 a 1.996, asimismo secretario General del PSOE de 1.974 hasta 1.997, firmando el Tratado de Adhesión a la Comunidad Económica Europea en 1.985. En 1.962 se afilió a las Juventudes Socialistas y en el 64 se incorporó al PSOE en la clandestinidad.

Hablando de la crispación actual se refirió a la firma de la reforma constitucional del 78, igualmente se refirió a los Pactos de la Moncloa y los deseos actuales de modificar la constitución actual manifestada por algunos partidos políticos. Los partidos actualmente no sugieren alternativas para renovar un buen pacto de convivencia con un horizonte para los próximos 30 años y eso está afectando a nuestra convivencia. Deberíamos pensar en lo que tenemos. Hay auténtica necesidad de generar un gran pacto o más bien una sucesión de pactos entre las fuerzas políticas, económicas y sociales, dentro de una progresiva federalización del país que garantice nuestro futuro y nos dé prestigio en Europa y el mundo.

Hay que pensar por otro lado en que somos un país que sumados el conjunto de Madrid y Barcelona, supone el 70% de la población  y riqueza, debemos de tomar el modelo portugués para la no crispación. Actualmente tenemos demasiadas incertidumbres. Necesitamos pactar para destensar la crispación con los agentes económicos y sociales, una metodología de pactos, variar la actual política para un interés general, en vez de una pelea de yo contra ti y transformar esto con vocación de Estado.

Es necesario la unidad en el propósito, además hay un antes de la pandemia pero también un después para el que necesitamos pactos que no existen todavía y esto es urgente. La crispación dificulta la política de pactos. Los ciudadanos desean acuerdos preservando el Estado de derecho. Sin que las comunidades autonómicas se aprovechen de esta situación pensando solo en el beneficio propio.

Creo que no cabe pensar en una España constitucionalmente superada

Debemos respetar nuestra constitución que no es papel mojado como muchos interpretan, respetando los acuerdos con la Unión Europea. No centrándonos en la búsqueda permanente de culpables, sino acordando lo que hay que hacer para el bien de todos los españoles.

Nos enfrentamos igualmente a la necesidad de aprobar unos presupuestos que llevarán aparejados una caída del PIB de 10 puntos, con un crecimiento de 20 en nuestra deuda y con un panorama de desempleo juvenil que va a ser muy elevado. Europa va a contemplar nuestros acuerdos para la recuperación y solo eso y con la crispación en que vivimos puede ser muy negativo.

La Unión Europea, su Banco Central y el Banco Europea de Inversiones, va a destinar muchos recursos para enfrentarnos a la crisis con más de 1,5 billones de euros disponibles, debemos ser proactivos, sino las consecuencias para España serán muy graves, dependemos de nuestra actividad turística, automovilística y otros sectores clave, los apoyos de Europa no serán gratis

La mutualización de la deuda es clave sobre todo para algunos países como Italia y España, la reconstrucción va a ser asimétrica en cada país

Alemania es motor en Europa y Merckel de la que me separan ideológicamente muchas cuestiones es una firme defensora del proyecto europeo. La echaremos de menos cuando lo deje, también su liderazgo.

En España es muy complicado gobernar con partidos nacionalistas que todos sabemos donde van, esto hay que tenerlo muy claro de ahí la necesidad de acuerdos amplios con todos los partidos políticos.

Hablando de Venezuela, ha llegado lamentablemente a situarse como país fallido desde el 2015, con un gobierno sectario y un régimen tiránico. Venezuela no es un Estado de derecho. La propuesta de Guaidó es la única razonable para la superación. Si hay ahora una elecciones seguro que estarán trucadas, pero también se dan estas situaciones en otros países del planeta como Brasil, y otros de América latina, también en Europa con una presencia de la Ultra Derecha que hay que combatir a fondo. El deterioro es preocupante y solo con una Europa unida debemos actuar de contrapeso. USA está en caída libre, rompiendo todas las reglas internacionales, con un floreciente liderazgo de los chinos.

Fuera las autarquías y demos paso a la multilateralidad y nuevos elementos de la co gobernanza, unión e interdependencia. En 1.996 tuve que ceder el paso a Aznar, bueno perdí las elecciones por solo 300.000 votos y garanticé el acuerdo de dar la presidencia al partido con mayor número de votos, es decir respetando la fuerza más votada y podíamos haber consensuado un gobierno de concentración, aunque no había espacios para pensar en ello, es verdad que en el momento actual las circunstancias son otras, pero no debemos olvidar que solo la política basada en amplios acuerdos garantizará nuestro futuro.

Decirle que el actual gobierno goza de legitimidad suficiente, no obstante hay que sumar políticas de pactos para reconstruir, también con Europa para evitar excépticos que aportarían mucha negatividad,

Bienvenida la presencia de Ciudadanos en los acuerdos con el Gobierno de Sánchez

Se necesitan pactos de Estado para varios años. No hay otra salida posible. La gresca actual parlamentaria no sirve para nada, es un desgaste y nos aleja de las necesidades de los ciudadanos.

A veces me acusan de mantener las mismas posiciones y discurso que en el 86 pero solo pienso en la recuperación de la vida parlamentaria y el respeto entre políticos y la recuperación de la coexión social.

La Renta mínima social es un gran acuerdo y marca el camino de las alianzas con una ley de estabilización nacional, comprometiendo al máximo a todos los actores. No me gustan los profetas, ni los insultos ni las descalificaciones, no me sumaría a ningún otro proyecto distinto al PSOE actual, estoy a gusto dentro de mi partido.

Respecto a la presencia de Unidas Podemos en el actual gobierno, quizás decir que desconozco sus propósitos concretos, a veces uno piensa en el camarote de los Hermanos Marx, todo pasa por el respeto a la Ley de Régimen Jurídico de la Administración del Estado que es exquisita, también al respeto de las decisiones del consejo de ministros y su confidencialidad, no me gusta legislar por decreto y si hacerlo con voluntad de debate parlamentario sin menos precio de las minorías. Creo que si se respetan las reglas de juego podemos tener un gobierno socialista para unos cuantos años.

Y decir que no deseo interferir para nada, estoy disponible para mi presidente pero no deseo ser impertinente. Solo insistir que la crispación solo es augurio de muchos pesares y que la necesidad de acordar ampliamente con proyección a bastantes años es muy necesaria, es vital. Y repetir que el actual gobierno tiene la legitimidad suficiente como así los han determinado los ciudadanos españoles.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorLas maldades de una falacia, o la inviolabilidad del rey de España
Artículo siguienteBrutalidad policial con una persona negra en el barrio de Lavapiés
Félix Lareki Garmendia es donostiarra afincado en Bizkaia. Licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad de Bilbao. Su carrera profesional fundamentalmente la ha desarrollado en Xerox España S.A.U. Posee una profunda experiencia en recursos humanos, formación y dirección de grupos de trabajo. Ha impartido múltiples seminarios orientados al desarrollo de habilidades relacionadas con la gestión y el conocimiento de personas así como de la comunicación. Ex profesor de la Escuela Superior Universitaria de Marketing en la Cámara de Comercio de Bilbao, del Master de Marketing y de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad del País Vasco UPV - EHU. Durante 8 años ha estado en política en el País Vasco. Miembro de federaciones deportivas y activo deportista, presidente de asociaciones cívicas, Vice presidente de la Asociación Internacional Aulamar para personas discapacitadas para el disfrute por las mismas de la navegación a vela, a través de una goleta bergantín adaptada específicamente para ellas. Tiene publicados varios libros con ESIC Editorial. Su lema es “pasión por el arte y las personas”, lector empedernido, escritor y analista social. Desde hace dos años colabora con Diario16 como articulista habitual, sobre temas sociales, políticos y de opinión.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre