Esta pregunta la tendrían que responder los afiliados al partido en primera instancia y, después, que fuera corroborada por los votantes cuando sean llamados a las urnas. No hay duda que es el presidente del partido de forma democrática, puesto que, en una asamblea de la formación, resultó elegido ante su oponente, Soraya Sáenz de Santamaría, que fue vicepresidenta del gobierno del PP presidido por Mariano Rajoy.

Hacía cara de buen chico, jovencito, una cara nueva que pudiera aportar nuevas ideas y formas de actuar, etc. Dijo que las cosas cambiarían y que se abría una nueva etapa política, no solo en el partido sino en España y de hecho, algunas cosas han cambiado, él mismo, por ejemplo, se ha dejado barba y su apariencia es mejor y más atractiva según el espejo de su casa.

Parecía preparado bien con la carrera de abogado y algún máster. Licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid y en Administración y dirección de empresas por la  Rey Juan Carlos. Ocurre que a veces, no lo parece por sus afirmaciones y, se duda que consiguiera la carrera como lo hizo y, el máster presencial en Derecho Autonómico y Local por la Universidad Rey Juan Carlos, lo obtuvo a pesar de no haber asistido nunca a clase y sin realizar examen alguno (?).

Es el jefe de la oposición y a fe que lo hace bien, no a favor de España sino contra el gobierno actual que no le gusta por la presencia de Podemos en el ejecutivo. Ha tenido algún acierto, que todo se ha de reconocer, me refiero al tema de la diputada Cayetana Álvarez de Toledo, no tengo ningún tipo de problema para felicitarlo. Lo que no estoy muy seguro es en qué momento la acertó, cuando la fichó o cuando ha acabado por desposeerla como portavoz.

Actualmente tendría que negociar, con Pedro Sánchez, la renovación del Consejo General del Poder Judicial. Casado se aferra al bloqueo de un CGPJ, de mayoría conservadora en pleno cerco judicial al PP. El popular se ha negado a renovar el órgano constitucional. La actual mayoría ha permitido renovar a 46 altos cargos de la cúpula judicial, decisiones que condicionarán a la Justicia en los próximos 20 años.

Cuando tomó posesión del cargo afirmó que, a partir de aquel momento, la corrupción no tendría lugar dentro del partido. Cuando le preguntaban por algún caso en contra del PP respondía que si estaba en fase de instrucción o no había ninguna imputación, no tenía nada a comentar. En otras cosas declaraba que eran casos anteriores de los cuales no tenía ninguna responsabilidad.

Casado teme que el «caso Kitchen” se coma la ventaja que le había sacado a Vox en intención de voto. La Fiscalía Anticorrupción ha pedido la imputación de los ex ministros Jorge Fernández Díaz i María Dolores de Cospedal, a los cuales el actual líder, integró en la Ejecutiva del PP después de ganar las primarias en julio de 2018, el conservador ha querido desvincularse diciendo que él era un «diputado por Ávila «sin responsabilidad en el partido» durante aquel tiempo.

En una última decisión, ha vuelto a dar muestra indiscutible de su “inteligencia”, al negar a Pedro Sánchez el apoyo del PP al proyecto de presupuestos que el gobierno prepara para el 2021, donde se tendrán que tomar decisiones importantes para superar la crisis de la Covid-19 y la inversión y reparto de los 140.000 millones de la ayuda europea. Podía discutir, negociar o incluso decirle su alternativa, en caso de tener alguna claro está, pero ha preferido hacer lo único para lo cual sirve y que es, nada más y nada menos, la de practicar una enconada oposición.

¿Qué piensan ustedes, queridos lectores? ¿Ven al individuo preparado para el cargo que ocupa? ¿No tiemblan solo de pensar que podría llegar a ser el próximo presidente de España? ¿Qué le ven los afiliados y votantes del PP para otorgarle sus votos? Si esto se produjera, que Nuestro Señor nos coja confesados.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre