miércoles, 23junio, 2021
24 C
Seville

Es noviembre en Auschwitz

Alberto Segundo Esteban
Licenciado en Ciencias de la Información. Diploma en Publicidad y Marketing. Su experiencia profesional inicia muy pronto en 1988 como locutor de 40 Principales Jerez de la Frontera y más tarde en Canal Sur Radio Cádiz. A estas emisoras se sumarán varias más durante su paso por la Universidad. Da sus primeros pasos en la televisión en 1997 como presentador de los informativos de Onda Jerez Tv, cuyo trabajo recibe el premio al Mejor Espacio informativo local del año en 1998. Más adelante ha formado parte como redactor, reportero, guionista, redactor jefe o coordinador de producción para programas de televisión de todo tipo de contenidos en España (Tve, Telecinco, Antena 3, laSexta, Eitb) e Italia (Rai Uno, Rai Due y La7). Actualmente produce espacios políticos para la televisión italiana La7 (Roma). Escribe habitualmente en su blog literario Elbestiariohumano.wordpress.com Habla español, italiano, inglés, y tiene buenas nociones de francés, euskera y catalán. La experiencia en Italia es fundamental en su carrera: A parte su experiencia en canales italianos ha sido profesor de Lengua Española en colegios públicos de Roma y alrededores. También ha sido el adaptador a la lengua española de las letras de los cantantes italianos Al Bano Carrisi y Biagio Antonacci. Es soltero y padre de un hijo de diez años que vive también en Roma.
- Publicidad -

análisis

El Repaso del 23 de junio: Libertad para los presos políticos catalanes

Como cada día en El Repaso analizamos la actualidad. Hoy, evidentemente, la noticia más destacada y destacable es la puesta en libertad de los...

Casado, acorralado, recurre al insulto como único argumento

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, acorralado, recurre al insulto como único argumento. Como era de esperar, la sesión de control al...

El Repaso del 22 de abril: Análisis del informe aprobado en el Consejo de Europa

Como cada día analizamos en El Repaso las noticias más destacadas de la actualidad. En el programa del 22 de abril analizamos el informe...

Sánchez y Azaña: vidas paralelas frente el problema catalán

Azaña pasó de ser el mayor impulsor de la autonomía de Cataluña a caer en una visión pesimista y desencantada del problema catalán. Está...
- Publicidad-

Lo sé porque empiezan a caer los primeros copos de nieve. Aquí siempre nieva por estas fechas. Pero a mí no me molesta porque llevo siempre puesto mi abrigo de pelo y grasa, una especie de gabardina intrínseca pegada a mis huesos.

Veo descender las virutas heladas sobre mi hocico. Se derriten al tocarme. Me hacen cosquillas. Abro la boca y un poco de nevisca me moja la lengua. Adoro la nieve. Sin embargo, mi amigo Jacob la detesta. La odia a muerte.

Jacob es un cachorro de humano. Tiene el pelo oscuro, los ojos claros ‒no consigo entender para qué‒ y no lleva gabardina alguna. Cubre su cuerpecillo con unos harapos y su boca desprende tanto vaho como la chimenea del comedor de oficiales. Tiembla como una florecilla en la nieve, arrastrando con fatiga sus piececillos por el fango.

Yo le hablo. Bueno, en realidad le ladro, pero Jacob no me responde. Las crías humanas no hablan mi idioma. No profiere palabra, pero sé que me entiende porque sus ojos lo dicen sin tener que esbozar un ladrido. No me teme, porque no huele a miedo cuando me acerco. Eso sí, hiede a tristeza y a muerte. Puedo sentir su peste de desesperanza desde la alambrada.

Me da migas de pan. Las lleva escondidas en un doblez de la manga de su uniforme de rayas. Son pocas, pero me las como encantado de todas formas. Saben raro y huelen a Jacob. Me toca la cabeza y yo le dejo tocarme. Le miro a sus ojos transparentes, y él atraviesa los míos, como si viajara por mi cuerpo, por mis entrañas, como si volara a través de mí, lejos del campamento, hasta llegar al riachuelo que canta a borbotones más allá de la empalizada.

Aunque no tiene gabardina de pelo y grasa, Jacob y yo somos muy parecidos. Es un cachorro solitario. No tiene padres, como yo. Cada mañana sigue a un río de humanos adultos hasta los talleres. Allí cargan cosas y las llevan de un lado para otro. Jacob, con sus bracillos, también porta objetos pesados sin descanso mientras echa ese humo por la boca que huele a frío y a sed.

Los soldados les ladran ‒algunos humanos en Auschwitz tienen la rara habilidad de ladrar‒ y muchas veces los golpean con sus fusiles haciéndolos caer a la tierra mojada. Algunos no vuelven a levantarse. Entonces, los cargan en carriolas y los conducen al “infierno”. Así le llaman los humanos harapientos al hangar donde huele a azufre y a carne.

Cuando termina esta extraña actividad ‒de cargar y volver a cargar cosas inútiles durante horas y horas‒ vuelven en fila a sus barracones arrastrando aún más los pies si cabe, y sin emitir sonido alguno. En silencio. Es un silencio raro. No es un silencio bello. Es un silencio cansado y espeso.

Luego el soldado Hans me lleva a las perreras. Me tumbo junto a los otros pastores alemanes y miro desde la verja hacia la ventana de Jacob. Él mira las estrellas cada noche. Sueña con ser una de ellas, lejana y brillante, más allá de Auschwitz. Otras veces me mira a mí, con esos ojos transparentes que no necesitan ladridos para decir cosas. Yo lo contemplo desde mi cobijo hasta que el sueño me vence como hace el viento con la espiga de trigo.

Me despierto. Estiro mi lomo adormecido por la helada de la noche.

El río de humanos vestidos a rayas sale de su barracón camino de los talleres. De repente se detiene en seco. Yo ladro. Es mi deber. Hans se para y les ladra también con ese modo tan suyo. Un adulto sostiene con dificultad un cuerpecillo. Sus piernas flaquean y cae al fango sobre sus rodillas. Hans ladra más fuerte mientras lo encañona con su fusil. Yo también ladro. El soldado le golpea la cabeza con la culata y el humano suelta burdamente el cachorro sobre un charco. Yo me acerco. Olisqueo el fardo harapiento. Huelo a Jacob. Sé que es Jacob, pero ya no huele a él. Huele distinto. Huele a campos de olivos. Huele a miel y a nueces. Huele a manteca y a aceite.

Ladro.

Una carriola porta a Jacob mientras sus piececillos cuelgan y bailan entre los baches. A lo lejos, el cartel de plomo recuerda que El trabajo te hace libre.

Se posan virutas heladas sobre mi hocico. Está nevando de nuevo en Auschwitz.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

3 Comentarios

  1. Se me ha helado el alma con el final. Y saber que esto sucedía cada día y nadie hacía nada para evitarlo. Somos una infrarraza, una anomalía.
    Enhorabuena por el relato.

  2. Una observacion. Atendiendo a lo que cuenta la historiografia, sin entrar en ningun tipo de revisionismo, lugares como el que menciona el articulo, tenian una principal trayectoria, dogamos que de suministro, conformada por via ferrea. El alto mando aliado, conocia la existencia de estos emplazamientos desde el principio del conflicto. Ordenar, una serie de bombardeos selectivos, destruyendo puentes y tuneles, cuya reconstruccion hubiera implicado un mas que probablemente inviable esfuerzo dentro de otro ya de maxima magnitud, hubiera sido muy facil, especialmente a partir de mil novecientos cuarenta y cuatro, cuando la supremacia aerea aliada sobre cielo germano ya era total. Destruidas las vias de suministro, se acabo el problemilla. Por que el alto mando aliado no lo hizo, siendo tan facilito..? Y mas dificil todavia, porque el poderoso lobby judio estadounidense, no utilizo su tradicional influencia en la politica de su pais, para que esto lo realizasen, aunque fuese unilateralmente sus fuerzas aereas..? Como decia la intro de la teleserie expediente X, ..«la verdad esta ahi fuera». Pero solo para quien se atreve a mirarla cara a cara

  3. Manu, el del comentario anterior al mio dice..«somos una infraraza». Manu.. a ver si al pp se le va a ocurrir denunciarte por un delito de odio… por incentivar a cierto sector, a que acabe metiendoos dentro de ciertos hornitos muy practicos.. como dices que sois una infraraza.. Decia Elouard, que «hay otros mundos, pero dentro de este», y nunca te imaginatias, Manu, hasta que extremo eso es cierto

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

El Repaso del 23 de junio: Libertad para los presos políticos catalanes

Como cada día en El Repaso analizamos la actualidad. Hoy, evidentemente, la noticia más destacada y destacable es la puesta en libertad de los...

Errejón recuerda al Gobierno los altos beneficios de las eléctricas mientras suben la luz al consumidor

El líder de Más País, Iñigo Errejón, recuerda al Gobierno los altos beneficios de las eléctricas mientras suben la luz al consumidor. En este...

El Tribunal Supremo ordena la puesta inmediata en libertad de los presos políticos catalanes

En cumplimiento de la ley, una vez publicados en el BOE los reales decretos que establecen los indultos para los nueve presos y presas...

Casado, acorralado, recurre al insulto como único argumento

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, acorralado, recurre al insulto como único argumento. Como era de esperar, la sesión de control al...
- Publicidad -

lo + leído

El Repaso del 23 de junio: Libertad para los presos políticos catalanes

Como cada día en El Repaso analizamos la actualidad. Hoy, evidentemente, la noticia más destacada y destacable es la puesta en libertad de los...

Errejón recuerda al Gobierno los altos beneficios de las eléctricas mientras suben la luz al consumidor

El líder de Más País, Iñigo Errejón, recuerda al Gobierno los altos beneficios de las eléctricas mientras suben la luz al consumidor. En este...

El Tribunal Supremo ordena la puesta inmediata en libertad de los presos políticos catalanes

En cumplimiento de la ley, una vez publicados en el BOE los reales decretos que establecen los indultos para los nueve presos y presas...

Casado, acorralado, recurre al insulto como único argumento

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, acorralado, recurre al insulto como único argumento. Como era de esperar, la sesión de control al...