La liberación de la ansiedad erotónoma del reaccionario es la gestión, al tipo de derechas, a la señora sin complejos le gusta decir que la optimización de la política debería ser una buena gestión, el líder es un gestor que no entra en politiqueos porque lo patriota de verdad no es señalarse de un lado u otro sino hacer bien las cosas, en general cuanto más de derechas es una persona: más se ve a sí misma como apolítica.

A esa progresista y al inconforme eterno les ponen, por contra, los mesías liberadores que, al parecer, con su imagen y sus intenciones: salvan del mal a la Humanidad. La izquierda se ve a sí misma como inmune a la ética, porque es la ética: está en contra de la violencia, del control, de la explotación, de los límites… porque sus límites, sus contratos, sus controles y su violencia están siempre justificados.

Ambas fantasías sexuales son errores voluntarios de perspectiva. Acentúen lo de “voluntarios” más que lo de “errores”. Porque la política es ejercicio del Poder y éste sólo tiene un enemigo: el conocimiento. Quiero decir que si algo viene bien al gobernante avieso es no tener que explicar ni proponer, sino cumplir con las expectativas, y así tanto unos como otros lo tienen fácil: sus electorados nunca ven mal lo que hacen, unos porque gestionan bien, los otros porque ayudan.

Autoengañarse, que, por otra parte es imposible, no hace falta saber latín para leer “Peccatum meum contra me es semper”, es el fruto de la desidia intelectual, cuando no queremos ver: no vemos, preferimos comentar a analizar, nos resulta más fácil tener a quienes nos representan absolutamente: si aciertan, los elegimos nosotros, si fallan (que no fallan nunca), se equivocan ellos. Y como lo saben, esto es fomentado desde las alturas. El principal enemigo del Poder es el conocimiento, destrócese la Enseñanza, manéjese a la prensa, haga muchas universidades de retiro o cuna para ejercientes frustrados o incipientes, financie a la Cultura o eleve a sus propios cultivados… ya tiene usted en sus manos a una población mayoritaria que elige el voto o analiza las decisiones como parte de un juego de imágenes en las que su satisfacción personal, el placer de sentirse cumplido por la victoria de los “nuestros” sustituye a toda argumentación.

El resultado es que al final sólo llegan al Poder quienes no tienen ni proponen ideas. La falta de ideas es esencial para que las cosas no cambien; si se fijan, acabamos de describir como maquinaria conservadora todo lo dicho anteriormente, o sea, que estamos ante dos emanaciones del Uno plenipotenciario contra el que deberíamos luchar de verdad, sí: la mayor parte de los progresistas y la totalidad de los conservadores trabajan para que nada cambie, porque cualquier idea supone el quebranto de reacondicionar las cosas y eso duele. Nos queremos líderes con ideas.

Verbigracia: todo el mundo sabe que la Universidad española está sobredimensionada astronómicamente, que es un pozo económico sin fondo ni superficie y que la única reforma educativa seria que necesitamos es convertir la Formación Profesional muy cualificada en la salida lógica de la Obligatoria, dejando el bachillerato y la Universidad para la generación de conocimiento competente. ¿Quién se atrevería a diseñar un cambio de este calado? Nadie, porque idear cuesta y tiene consecuencias, es mucho mejor que todo cambie para que nada cambie, triunfa (a veces disfrazado de Che) el objetivo reaccionario.

La Ilustración nos aleccionó para que no tuviéramos maestros, ni confesores, ni guías, ni tutores ni moral… el peligro para el Poder está en esa muchacha que quiere disfrutar de su cuerpo sin prejuicios, que no tiene como objetivo forrarse sino vivir bien, que no le importa el género de su pareja de placer, que toma drogas sin depender de ellas, que no tiene un modelo prediseñado de familia sino que puede improvisar, que viste como le da la gana y se ríe de las solemnidades del protocolo y no ve en el Estado más que un acuerdo para no dañarnos unos a otros (por lo que se limpia el culo con la bandera de España o Catalunya sin mayor problema), ésa que disfruta con una novela o una larga caminata por una sierra o la mano de un amigo o prestando y dando, ésa descreída que se atreve a discutir el espanto del subterfugio ridículo de las creencias y religiones, la que sabe que una maestra buena no genera adláteres sino gente que piensa…  como ella. Por eso la clasifica, la convierte en objetivo y la ningunea, hay que ser serios ¿no?

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorPunición
Artículo siguienteVillarejo asegura que no piensa escapar porque eso es lo que «ellos quieren»
Huelva, 1969. Licenciado en Filosofía por la Universidad de Sevilla y Doctor por la Universidad de Valladolid (tesis: Obra y edición en Juan Ramón Jiménez. El «poema vivo»; Premio Extraordinario de Doctorado). He sido gestor cultural, lógicamente frustrado, y soy profesor funcionario de Enseñanza Secundaria, de Filosofía, hasta donde lo permitan los gobiernos actuales. Otras experiencias profesionales: -Director del Festival Internacional de Música Clásica Ciudad de Ayamonte (2002 y 2003). -Director de la Oficina y Coordinador de los actos del Trienio Zenobia-JRJ 2006-2008 organizado por la Diputación Provincial de Huelva, las Consejerías de Cultura y Educación de la Junta de Andalucía, los Ministerios de Educación y Cultura del Gobierno de España y la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales de España, entre 2005 y 2008. -Asesor musical para la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía (2003-2013). -Consejo Asesor Literario de la Diputación Provincial de Huelva (2002-2013). Conferenciante recurrente en programas educativos del Centro Andaluz de las Letras de la Junta de Andalucía y del Ministerio de Educación y de Cultura del Gobierno de España. Como escritor he colaborado con la prensa escrita, antes en Cuadernos de la Campiña, Huelva Información y los diarios provinciales del Grupo Joly, y ahora en la web semanalmente con Diario16.com y mensualmente en la revista en papel Diario16, publicando varios cientos de artículos. He contribuido con textos críticos y de creación esporádicamente con una multitud de revistas literarias. Junto al Catedrático Francisco Javier Blasco Pascual, he codirigido Obras de JRJ, en 48 volúmenes (49 tomos) para la editorial Visor; he publicado varios ensayos en torno a su concepto de «obra»: -Copérnico y Juan Ramón Jiménez. Crisis de un paradigma (2008) -El materialismo de Juan Ramón Jiménez. (JRJ excavado: alma y belleza, 1900-1949) (2010) -Juan Ramón Jiménez en el Archivo Histórico Nacional: Vol 2. MONUMENTO DE AMOR, ORNATO y ELLOS (2011) -Poesía no escrita. Índices de Obras de JRJ (junto al profesor Javier Blasco, 2013) -Obra y edición en JRJ. El Poema Vivo (2017) Además he preparado la edición, selección y prólogo de la antología del poeta granadino Premio Nacional de las Letras Antonio Carvajal: -Alzar la vida en vuelo (2014 y 2019) Lejos de tener vocación de cuentista, sí me encuentro cómodo en la prosa corta, lo que me hace deambular entre el relato, el microrrelato, la estampa o el poema en prosa. Veo poco más que comercio en la literatura actual; suelo experimentar con la forma. Mis libros: -Las apoteosis (2000) -Libro de las taxidermias (2002) -Libro de los humores (2005) -Libro del ensoñamiento (2007) -Álbum blanco (2011) -Tenebrario (2013) -De la luz y tres prosas granadinas (2014). -Libro de las causas segundas o Las criaturas (2014, Epub) -Mar de historias. Libro decreciente (2016). -La Gloria del Mundo (2017) -Libro de los silencios (2018) [XXV PREMIO DE LA CRÍTICA ANDALUZA 2019] -Pintar el aire (2018, en colaboración con el pintor Miguel Díaz) -Las criaturas (Reedición 2019) -El mar de octubre (2020) También he publicado cuentos en diversas revistas físicas y virtuales y he sido recogido en varias antologías, como Mundos mínimos. El microrrelato en la literatura española contemporánea (2007), editada por la profesora Teresa Gómez Trueba; Microrrelato en Andalucía (2007), edición del crítico Pedro M. Domene, Velas al viento. Los microrrelatos de La Nave de los Locos (2010) o Mar de pirañas. Nuevas voces del microrrelato español, ambas por Fernando Valls (2012), y en 70 menos uno. Antología emocional de poetas andaluces (2016), coordinada por Antonio Enrique, entre otras. El jurado del XXV PREMIO DE LA CRÍTICA ANDALUZA de 2019 me ha distinguido con su Premio para Libro de los silencios. En el blog literario de Fernando Valls se pueden encontrar textos míos. Mis artículos en las webs del Grupo Joly, de Diario16 y www.quenosenada.blogspot.com

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre