Eres gentuza si piensas que defender el derecho de una persona a morir dignamente, a vivir un sufrimiento irreversible puede plantearse como una manera de «ahorrarle gastos al Estado».

Eres gentuza si no sale de ti la más mínima empatía para ponerte en el lugar de otra persona. De alguien que no puede más. De alguien que pasa sus días esperando, por fin descansar. De sus familiares, de sus seres queridos, que han dedicado todos sus esfuerzos por suavizar el dolor, por acompañar a su ser querido en un verdadero calvario.

Eres gentuza si piensas que facilitarle a alguien el poner fin de manera acompañada, de manera segura, a su agonía puede tener algún tipo de interés más allá de mera humanidad.

Eres gentuza si piensas que tus derechos están condicionados por tus preferencias sexuales. Si estás convencido o convencida de que hay una manera correcta de enamorarse, o una forma correcta de expresar tu amor por otra persona adulta, y de manera consentida. Eres gentuza.

Eres gentuza cuando miras hacia otro lado ante el abuso a menores. Cuando justificas la pederastia o le quitas importancia. Eres gentuza.

Eres gentuza cuando crees que por el hecho de haber nacido en otro lugar tienen menos derechos que tú. Cuando piensas que han de cerrarse puertas de hospitales para quienes no tienen una situación jurídica que tú consideras necesaria.

Eres gentuza cuando te importa nada la vida de quienes la pierden en el mar, ahogados, intentando buscar una vida mejor.

Eres gentuza cuando te niegas a repartir la riqueza. Cuando piensas que todos tenemos lo que nos merecemos, para bien o para mal. Cuando justificas el ser con el tener. Gentuza.

Eres gentuza cuando no te importa el pasado: cuando no te pones en el lugar de quienes quieren saber qué le pasó a sus antepasados. Cuando no te interesa que se revisen atrocidades cometidas contra otros seres humanos, porque sencillamente no pensaban como piensas tú.

Eres gentuza. Sobre todo cuando piensas que todo esto tiene derecho a ser defendido de alguna manera o desde alguna postura. No, la democracia no está para poner en el mismo nivel estos planteamientos porque definitivamente los Derechos Humanos no son negociables.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

14 − 2 =