Debate en TVE de las elecciones catalanas.

La consultora GI20 Internacional ha realizado un estudio demoscópico para el que se han utilizado variables como los resultados de las encuestas, la participación, los movimientos sociológicos según las provincias y el voto por correo. Según las conclusiones finales de dicho estudio Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) habría ganado las elecciones catalanas con una horquilla de 30-34 escaños que tienden a certificar 34. En segundo lugar, estaría JxCAT, el partido de Carles Puigdemont, con una horquilla de 28-31 y una tendencia de 30 escaños. Por su parte, el «efecto Illa» no lograría la victoria para el PSC, puesto que se quedaría en 27-29 tendente a 29.

Estos resultados lo que demuestran es la victoria del «1 de octubre» y la debacle del constitucionalismo del 155, puesto que los partidos de la derecha salen muy derrotados y ayudan a engrosar los resultados de la extrema derecha de VOX.

El Partido Popular no incrementa resultados y, según el estudio, le deja con unos resultados similares a los de los comicios de 2017.

Por su parte, la gran debacle la sufre Ciudadanos (Cs), con una caída de 25 escaños respecto a las anteriores elecciones catalanas, lo que demuestra nuevamente que los proyectos políticos esnobistas no se sostienen ni por medios de comunicación ni por lobbies que mantienen las dictaduras privadas del capital.

Refuerzo del independentismo

Ni los cambios en el gobierno central, ni el Covid19 han logrado evitar que los partidos independentistas tengan la posibilidad de mantenerse al frente del Govern. Eso sí, lo que deja claro el estudio es que el pueblo catalán quiere que el conflicto político se resuelva a través del diálogo y el arreglo, no las imposiciones, tanto desde el lado independentista a través de una declaración unilateral de independencia o de imponer la Constitución a través de la fuerza y la represión.

El Efecto Illa no fue suficiente

La irrupción del exministro de Sanidad, Salvador Illa, como candidato del PSC supuso un golpe de efecto que, finalmente, se quedará, en base a los resultados del estudio, en una estrategia de marketing político y sin ningún tipo de eficacia, puesto que, a parte de la recuperación de los votos de Ciudadanos, le deja en una posición irrelevante de cara a la gobernabilidad de Cataluña.

El PSC sigue pagando la indefinición ideológica y echa mucho de menos el socialismo de Pasqual Maragall que le llevó a gobernar la Generalitat desde el entendimiento del catalanismo y de la lealtad institucional.

Derrota de la derecha, éxito de los ultras

La foto de Colón les ha salido cara tanto al PP como a Ciudadanos y, sobre todo, supone la derrota absoluta de quienes, desde su condición de expresidentes del Gobierno o exministros socialistas se han alineado en posiciones cercanas a las defendidas por Santiago Abascal.

Los grandes derrotados de estas elecciones son, por tanto, Ciudadanos, el PP y los barones del PSOE.

CUP y En Comú Podem

Las dos fuerzas de izquierda anticapitalista, cada cual desde su escenario, han sido coherentes y tendrán un posicionamiento que las deja en un punto irrelevante o clave, dependiendo cuál sea la realidad en la que se encuentren.

Según el estudio de GI20 Internacional, la CUP aumentaría levemente sus resultados de 2017. Esta izquierda anticapitalista será coherente con su ideología, lo cual se convierte en un problema para el diálogo.

En Comú Podem sigue pagando la incoherencia de su entelequia ideológica. No le vendría mal más 15M, pero desde el poder y la soberbia no se lo permiten.

Pactos

Con estos resultados, el independentismo tiene la capacidad de gobernar con un pacto a tres bandas ERC-JxCAT-CUP, que les daría 70 escaños.

Por otro lado, el PSC podría optar a entrar en el gobierno con un pacto con ERC y PdCAT, que les daría un resultado total de 68 escaños, lo cual sería un Govern tendente al diálogo para llegar, desde el arreglo, a un acuerdo que termine con el enfrentamiento en Cataluña.

Apúntate a nuestra newsletter

3 Comentarios

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre