El presidente más efímero del PP en su historia, Antonio Hernández Mancha, ficha como lobista en Bruselas por la aceitera Deoleo, donde cobra por sus consultorios entre 100 y 199.000 euros, según informa La Celosía.

Quien pensara que el malogrado político tenía detrás una triste historia que olvidar, se equivocaba.

Este lunes se hacía publica la inscripción del abogado en el epígrafe organización, donde en lugar de su bufete o consultoría figura con su nombre y apellidos. “El asesoramiento jurídico de empresas y la defensa de los intereses de las mismas”, es el objetivo de su actividad en la capital comunitaria, según refleja la hoja del registro.

El que fuera máximo dirigente del Partido Popular aparece en Deoleo en  un momento crítico. La aceitera renegocia su abultada deuda cercana a los 600 millones de euros y ha cambiado recientemente al máximo ejecutivo Pierluigi Tosato que ha sido sustituido por Miguel Ibarrola López, alto ejecutivo en Campofrío, Cortefiel y otras compañías.

Uno de los consejeros históricos de la sociedad, y que prefiere guardar el anonimato, desconocía el fichaje de Hernández Mancha y cuál será su cometido, informa La Celosía.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorInformándose, o no
Artículo siguienteLa CNMV «abortó» una emisión de deuda de la empresa de Pocoyó
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × uno =