Gamba, Juan Gamba, está moviéndose como crustáceo en corriente adversa para conseguir que el máximo de artistas, curiosos, gente que pasaba allí y mi siempre dispuesta al lío Tía Enriqueta, se pase el próximo uno de julio, a la una de la tarde, y hasta las cuatro, por el Templo de Debod, en la Villa y Corte, Mad Madrid City (man), para acompañar al Cortejo Fúnebre para enterrar las leyes que nos amordazan.

El entierro ha sido promovido por Artistas por la Libertad de Expresión, ALE.

Yo he dicho que iba a ir, pero me conozco y a esas horas: la una, suelo estar más sobao que el pito de un adolescente, y además hay carrera de la Formulilla 1, a las tres, y como escribo sobre esas cosas… pues lo más probable es que no. Pero buena intención tengo, porque lo de las leyes mordaza, hay mazo de ellos -se podrían usar como cartitas para jugar al poker- me da tanto puag como al que más. Pero mi libertad de expresión pasa en primer lugar por dormir todas las horas que me da la gana y luego levantarme chillando:

Oh no, mamá, no

me ha vuelto a pasar

me he levantado a las tres

como todos los estúpideos días

y no tengo ni una gota de burbon

para desayunar.

Pero si sucediese que estuviese despierto, oh dioses, mandadme una dosis de espiritosos y otra de voluntad, allí estaré. Apoyo al ciento tres como siete por cien y estoy seguro de que el ambientazo va a ser guapo de verdad.

Queda el amable personal que lea este artículo informado, para todos aquellos que no tengan mis malos hábitos y se quieran pasar.

Y ya puestos cuento aquí que estoy escuchando una canción que me encanta, mi amada WELCOMO TO THE JUNGLE en la versión de Daniela Andrade, Scott Bradlee´s Postmodern Jukebox. Deliciosa como burbon en un plato de sopa. No pongo enlaces, así que quien quiera escucharla, ya sabe: que se busque la vida.

Tigre tigre.

Muerte a la ley mordaza, que la entierren y la quemen y se cisquen sobre ella los enanos gigantescos y el pelmazo de Marwan.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre