franquistas

Diez días de marcha tras los pasos de los miles de malagueños desesperados, que huyeron cuando las tropas franquistas tomaron la ciudad en el año 1937 hacia la vecina Almería. Un éxodo que acabó en matanza, causando la muerte a entre 3.000 y 5.000 civiles.

Un centenar de personas se unieron al final de la marcha entre ambas capitales, 82 años después, para que este episodio criminal de la Guerra Civil española, conocido como ‘La desbandá’ no caiga nunca en el olvido.

La marcha comenzó el pasado 7 de febrero, día en el que se conmemoraba el aniversario del bombardeo que ocurrió el 8 de febrero de 1937. Bajo el lema “verdad, justicia y reparación”, los integrantes de la III marcha integral de ‘La desbandá’ llegaron a la capital almeriense, final del trayecto.

Tras recorrer la ‘carretera de la muerte’ en la rotonda de Pescadería, les esperaban varios dirigentes del Partido Comunista. Su secretario general, Enrique Santiago, recordó que “es imprescindible que los pueblos deben conocer su historia para no repetirla”. Haciendo un símil con la política actual europea, el líder comunista afirmó que “en Europa muchos se están olvidando del auge del fascismo y del nazismo en el siglo pasado, el periodo más oscuro de la historia de la humanidad”.

Enrique Santiago ha calificado la matanza de ‘La Desbandá’, como “uno de los mayores crímenes de guerra de los sucedidos durante la Guerra Civil”.

El PCE ha trabajado como nadie, “por la concordia, la reconciliación y la democracia, pero no es posible que una sociedad se reconcilie, que haya concordia, si no se hace lo posible por recuperar la verdad, para que haya justicia, se repare a las víctimas y se tomen las medidas necesarias para que hechos como este no se repitan”.

Para el máximo dirigente del PCE esta cuestión es “importante”, al constatar que “muchos pueblos de Europa olvidan ese periodo negro que supuso el auge del fascismo y del nazismo, periodo más oscuro de la Historia de la Humanidad que se saldó con más de 50 millones de muertes”.

Enrique Santiago, secretario general de PCE, ha estado acompañado por el secretario general del PCA, Ernesto Alba y por la concejala y secretaria del PCE en la ciudad de Almería, Amalia Román.

Ernesto Alba, secretario general de PCA, la concejala y secretaria del PCE de Almería, Amalia Román y Enrique Santiago, secretario general de PCE.

En la misma línea se ha expresado el secretario general del Partido en Andalucía, Ernesto Alba, para quien la marcha es “un acto de rebeldía cuando desde San Telmo se está haciendo un ataque frontal a la memoria de Andalucía”. “Creíamos que avanzábamos con la Ley de Memoria Histórica y ahora esta ley está amenazada por lo que llaman ‘Ley de Concordia andaluza’, que pretende equiparar a víctimas y verdugos”, ha sentenciado el máximo responsable del PCE en Andalucía.

La III marcha integral de ‘La desbandá‘, ha terminado su recorrido hondeando banderas republicanas y comunistas a la brisa marina, con los puños en alto, en recuerdo a las víctimas del fascismo.

En el Centro Andaluz de Fotografía, se hizo entrega de una placa en homenaje a la ‘La desbandá’.

Se leyó un manifiesto en el monumento en recuerdo a los almerienses fallecidos en Mauthausen. Allí, 82 años después, ‘La desbandá’ volvió a cruzarse con la brutalidad. En el suelo y en las paredes se habían pintados a modo de bienvenida “amenazas y símbolos nazis”. Un episodio que se pasó por alto y que confirmó a los participantes la necesidad aún vigente de recordar el peligro del fascismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciseis + 6 =