Manifestantes y Policía se enfrentaron ayer en Beirut al poco de comenzar una protesta en la que miles de personas exigían frente al Parlamento la dimisión de las autoridades tras la explosión registrada el martes en el puerto de la ciudad, que ha causado más de 150 muertos y 5.000 heridos.

La marcha se convocó frente al Legislativo, donde se produjeron los primeros enfrentamientos con los policías, que arrojaron bombas de gas y gases lacrimógenos a los manifestantes, mientras estos les lanzaban piedras.

El Ministerio de Salud libanés elevó ayer a 158 la cifra de muertos y a 6.000 la de heridos como consecuencia de la explosión el pasado martes de casi 3.000 toneladas de nitrato de amonio en el puerto de Beirut. Además, según la oficina de prensa del departamento, veintiuna personas siguen desaparecidas.

Según publicó Diario16, Richard Silberstein, periodista israelí-estadounidense, ha indicado que “una fuente israelí, confidencial altamente informada me dijo que Israel causó la explosión masiva en el puerto de Beirut”, deflagración que ha causado más de 100 muertos y miles de heridos, además de destruir totalmente el puerto de la capital libanesa y una parte importante de la ciudad.

Según el periodista, Israel apuntó a un depósito de armas de Hezbolá para destruirlo. Sin embargo, ni los servicios de inteligencia israelíes ni los militares realizaron las comprobaciones correctas sobre la ubicación del objetivo. Por tanto, no tenían conocimiento de que en el lugar hubiese casi 3.000 toneladas de nitrato de amonio. Esta acción podría ser considerada como un crimen de guerra, hecho que se suma a las investigaciones que la Corte Penal Internacional de La Haya tiene activas por los crímenes de guerra en Gaza.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre