El Sindicato de Enfermería de Madrid (SATSE) ha denunciado ante la inspección de Trabajo las amenazas y coacciones que sufre el personal sanitario para alargar la vida del material de protección contra le coronavirus.

La falta de Equipos de Protección Individual (EPIs) y la necesidad de dar una aparente sensación de normalidad en los centros asistenciales y sociosanitarios está provocando que aumenten las órdenes verbales, hacia el personal sanitario para que alargue la vida útil de los elementos de prevención (monos, gafas, mascarillas, etc.), aún en contra de lo indicado por los fabricantes, según denuncia SATSE Madrid.

En los centros de salud se pide que se reutilicen los monos, rociándolos con una solución con lejía, o que un mismo equipo de protección se reutilice en varios avisos domiciliarios, hecho éste que pudiera incumplir, incluso, las propias recomendaciones de los fabricantes, explica el sindicato.

Las enfermeras de los centros de salud que acuden a los avisos domiciliarios de pacientes con Covid-19 han de reutilizar un mismo equipo de protección para varios domicilios, portándolos de un sitio a otro en una bolsa de auto cierre. “Debido a la escasez de EPIs tienen que reutilizar un mismo equipo de protección para varios domicilios. También lo hacen con las mascarillas durante varios días; tienen que lavar, en dilución de agua y lejía, las gafas y pantallas protectoras o pulverizar con esta dilución las batas o monos para poder llevarlo días y días e, incluso, para que lo reutilicen sus compañeras/os debido a la escasez e incluso inexistencia en algunos casos de EPIs”.

Ifema

La situación en hospitales y hospitales de campaña (IFEMA) no es mejor, a tenor de la denuncia presentada por el Sindicato de Enfermería, donde “las batas impermeables también se lavan y al usarlas tras el lavado siguen húmedas y muchas se rompen durante este proceso”.

Este hecho está provocando que, de forma verbal, desde los Servicios de Medicina Preventiva y las Unidades de Prevención de Riesgos Laborales, se ordene a los trabajadores el llevar una mascarilla no acorde al riesgo (quirúrgica), cuando debería ser auto filtrante (FFP2 o FFP3), excediendo el tiempo de utilización marcado por el fabricante, e incluso reutilizándolas tras procesos de desinfección, que pudieran ser no del todo fiables.

Tenemos constancia, denuncian desde SATSE, “de presuntas amenazas o coacciones, hacia el personal sanitario, si no alarga la vida útil de dichos elementos, y/o si no sigue los canales de reutilización y/o desinfección de los mismos por los Servicios de Esterilización Hospitalaria”.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorPlanifica tu cocina en 3D cómodamente desde casa
Artículo siguienteApostillas a un texto de José Muelas
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

1 Comentario

  1. Como es posible que los elementos que dan estas instrucciones no estén encerrados en prisión y además con penas idénticas a asesinato, de esta forma veremos si se atreven a dar unas instrucciones imprudentes completamente, de todas formas debido a su alta incompetencia son capaces a cualquier cosa por un salario.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre