El Mercado de Vallehermoso abrió sus puertas allá por 1.933, cuando las abuelas de las abuelas hacían colas memorables para hacer la compra, “¡A las buenas olivas señora!”. Hoy en día el Mercado conserva su esencia durante el día, con sus pescaderías, carnicerías y fruterías, para convertirse en un centro de ocio nocturno para foodies y amantes de la cerveza artesanal.

Si encajas dentro de esta tribu urbana, lánzate al mercado cualquier fin de semana a ponerte como el Quico. Por si no sabes qué encontrarás, con esta guía podrás ir a tiro hecho, aunque yo te recomendaría probarlo todo, todo y todo.

PARA HACER LA COMPRA – ABASTOS: en la primera planta se sitúa algo que, desde el Mercado, denominan “Abastos”, que es ni más ni menos que puestos de los placeros de toda la vida, del mercadillo, de mercado, de hacer la compra, vaya. Aquí encontrarás…

PARA CRAFTLOVERS – CERVECITAS Y VINITOS: dentro de la categoría de “Abastos”, encontramos toda una serie de cervecerías artesanales y sitios para tomarse unos vinitos o cócteles…

  • Bodega Cerrón: quesos y vinos ecológicos, procedente todo de ganado y viñedos propios de Albacete. Pide una copa de Rabia (un vino propio de Viña Cerrón) y degusta algún otro de sus productos como su miel o sus mermeladas caseras.
  • Bodega Drakkar: aquí encontrarás pasión vikinga y cerveza artesanal. Un corner en el que la sidra se mezcla con el hidromiel y 8 cervezas de grifo. Dale duro Thor.
  • Craft 19: en realidad en Craft 19 podrás beber, y comer. Son famosos por sus sándwiches de pastrami (pan de masa madre, pulled pork, queso, pastrami… ghrrrr) y sus cervezas artesanales de distinta procedencia, que van cambiando cada semana. Cervecita y sándwich, la combinación perfecta.
  • La Virgen: ¿Quién no conoce la famosa cerveza hecha con agua de Madrid? Pues sí, un post de La Virgen no podía faltar en el Mercado de Vallehermoso. ¡Tómate una Jamonera!
  • Prost Chamberí: es la unión de una parrilla + cervezas artesanales. ¿Qué tal lo ves? Un pescadito a la parrilla y una doble IPA… mmmm, no pinta mal, ¿no?
  • Vermut y amén: ¿Hay algo más madrileño que un vermut? Tapas muy auténticas, grifos de Miro, Reus, Zarro, Alhambra… y 20 vermuts distintos de todas partes del país. Y olé.

(*) En la zona de productores locales encontrarás otro par de sitios de cervezas y vino.

PARA FOODIES – DEGUSTACIÓN: tapas gourmet, hamburguesas ecológicas, comida fusión peruana-asiática… Todo esto y mucho más será lo que encuentres en sus puestos de restauración.

  • Graciana: un pequeñito trozo de Argentina con todos sus platos típicos: empanadas y alfajores para todos. No te vayas sin probar un guiso tradicional y una milanesa napotilana.
  • Guey: comida mexicana de calidad. Mole del auténtico (chile, chocolate, frutos secos, anís, pimienta, clavo y canela), tortitas, margarita con zumo natural… ¿Lo mejor? Su Aguachile, un ceviche picante y sus tacos al pastor.
  • Kint: un sitio perfecto para veganos, alérgicos e intolerantes, porque en este pequeño corner hay platos genuinos para todos. ¿Recomendaciones? Su arroz negro venere con hambras o su pollo julienne en escabeche de verduras.
  • Di Buono: sándwiches hechos de embutido procedente de Italia y cervecitas y vinos locales del país de la bota. ¿Su especialidad? La Porchetta, un embutido de cerdo deshuesado y horneado 8 horas (pierde el 80% de su grasa), aliñado con ajo, aceite y pimienta negra.
  • Kitchen 154: ellos se definen a sí mismos como “comida popular y cerveza, de pie o sentado en un sitio spicy”. Y es que son expertos en (ojo) cocciones al vacío con toque picante. ¿Lo mejor? Su merluza black pepper o sus Korean BBQ Ribs, cocinadas 12 horas y con salsa gochunjang, pasta de guindillas, soja, y shimeji.
  • La Crepa: y en un mercado tan completito no podía faltar un puesto de dulces: tarta de chocolate de 3 pisos, cupcakes, tarta de queso, brownies… Y su especialidad, las tartaletas de Nutella, dulce de leche o fresas y crema, todo 100% artesanal y con alternativas para celiacos. ¿Ya se te ha hecho la boca agua?
  • La Ensaladería: ojo, que lo que encontrarás aquí no es ensaladas cualquiera, se trata de 40 recetas de ensaladas cocinadas e inspiradas en recetas de chefs de renombre. Productos orgánicos y aderezos imposibles para los amantes de lo verde. ¿Qué tal una de grano de avena integral con espárragos trigueros, cebolla roja, queso de cabra y albahaca?
  • Tripea: un antiguo chef del Nakeima no podía hacer algo común. Y así llegó Tripea, un corner de comida fusión perúana y asiática (como lo lees) que tienes que ir a probar. Causa limeña con velo de papada ibérica (con manitas de cerdo, patatas y cacahuete), curry de ají de gallina (ají mirasol, curry amarillo, jengibre, leche de coco, gallina…) ¿En serio no quieres jugártela?
  • Washoku: para amantes del sushi está este puesto de cocina tradicional japonesa en manos de dos expertos (procedentes del Donxoko y DiverXO). Nigiri, Gunkan, Sashimi, Onigiri, Makis… Y todo lo que suene a delicia japonesa a tu disposición. ¿Recomendación extra? Su curry japonés con caldo de cerdo, costillas de cerdo al miso, típico de Okinawa.

(*) En la zona de productores locales encontrarás otro par de sitios para comer.

 

PARA TODOS – GALERÍA DE PRODUCTORES: Y luego te encuentras con esto. ¿Y qué es esto? Te preguntas, pues es una serie de puestos de productores locales con alimentos auténticos, gestionada por la Asociación del Día de la Cosecha, todos producen localmente, y todos ellos con técnicas artesanas y sostenibles.

  • Alambique Santa Marta: estilados artesanos madrileños. Destilan en alambique de cobre, y son famosos por su premiada ginebra Ginbear, elaborada con 18 botánicos y alcohol de trigo de máxima pureza. Llévate unas botellitas y su Café Nefron, que tendrás que preparar siguiendo su receta (ginger ale + hielo).
  • Artesanos de Luna: embutidos leoneses de primera calidad. Su especialidad son los embutidos ahumados y sus chorizos de potro y vaca. Ay que me muero.
  • Cachuelo: bacalao y pescado fresco directo desde Euskadi. Podrás llevártelo a casa y prepararlo tú o darte el homenaje con uno de sus platos de bacalao al pil pil o una brandada. Tú eliges.
  • Campogrande: embutido de buey del Jarama. Una raza autóctona española que seguro que no has probado y que te dejará con la boca abierta.
  • Caracol de Cadalso: si te gustan los caracoles, Cadalso es el lugar perfecto y, si no te gustan, estarás en el foodtruck ideal para lanzarte a probarlos. Puedes llevarte una bolsa de caracoles vivos de diferentes orígenes o probarlos directamente con alguna de sus salsas: madrileña (chorizo, jamón y tomate), la blanquilla (hierbas, tomillo, romero, tomate y pimienta) o la soblé, una salsa senegalesa (verduras).
  • Chocolala: para los mas golosos. Un puesto de chocolates belgas con cacao de Costa de Marfil o de la República Dominicana, todos ellos 100% artesanales y ecológicos. También encontrarás especialidades curiosas como chocolate de tomate seco con vino tinto, o pistachos con sal de Ibiza.
  • Eggo: huevos ecológicos de una granja de Baterna (Ávila) alimentadas con cereales y que escuchan música de Beethoven. Puedes llevarte una docena a casa o probar una estupenda tortilla de patata de alta calidad.
  • Empanadas Gloria: empanadas de autor para todos los gustos. Dulces y saladas, 100% naturales y elaboradas a mano. Te abrirán el apetito y ¡Querrás más!
  • Enigma Cervezas: una microcervecería de Alcalá de Henares donde encontrarás muchas variedades de cerveza de botella y de grifo, como su cerveza roja de triple fermentación. También puedes lanzarte a probar su hidromiel, bautizado como Valkiria.
  • El Escaparate de Vallehermoso: una cervecería / cafetería cuyo cocinero es de postín (ha trabajado con los hermanos roca o Martín Berasategui) y donde podrás disfrutar desde de unas tostadas de pan de masa madre hasta un vermut o una tosta de Pichón 3 Estrellas Michelín. No te vayas sin probar sus Torreznos a la Moda.
  • Fish Gourmet: los ahumados perfectos están aquí. Lomo de sardina, anguila, bacalao o atún, ahumados artesanalmente. Otra de sus exquisiteces es el aceite de oliva ahumado.
  • La Artesa de Alalpardo: embutidos clásicos de Madrid como morcilla, chistorra o torreznos y creaciones particulares como su chorizo blanco con pimienta y el fuet con queso de cabra o trufa. También tienen platitos calientes de embutido (cazuelitas).
  • La Cabezuela: quesos de cabra del Escorial hechos con leche cruza de una raza autóctona de Madrid. No encontrarás solo queso, también puedes llevarte leche fresca o mantequilla de cabra.
  • La Huerta de Clarita: frutas y verduras de producción propia sin químicos ni fertilizantes que darán a tus ensaladas un toque natural y fresco. No habrás probado nada igual. Recién recogido del huerto.
  • La Rosa Amarilla: con decirte que su queso semicurado obtuvo la medalla de bronce de los World Cheese Awards te lo decimos todo. Queso y cremas elaboradas con leche de ovejas de Toledo.
  • Oleum Olé: en este puesto encontrarás los mejores monovarietales virgen extra de olivos de Madrid. Encontrarás también aceites especiales aromatizados como el de trufa blanca o el de ajo negro. Una maravilla para tu paladar.
  • Quesería Los Payuelos: y seguimos con quesos artesanos y frescos, esta vez procedentes de León. Lo mejor, su crema de queso curado, el cual obtuvo la medalla de oro de los World Cheese Awards. Obligatorio probarlo. ¡Ah! ¡Y su yogur de queso de oveja es un must!
  • Randall Coffee: se trata de una microtostadora de café de especialidad, la única que hay en Madrid. Un café valorado por los mejores catadores de café (obtuvo 80 de 100 puntos en el último ranking), respetuoso con el medio ambiente y con leche de vaca fresca. Puedes acompañarlos con sus bizcochos caseros y vivir la experiencia Degustación de Origen, donde te enseñarán las mil formas de preparar y disfrutar de un buen café.
  • Vaca Negra: en la Vaca Negra producen, elaboran y comercializan su propia carne de vaca eco madrileña (de Cenicientos). También venden pollo y cordero ecológicos. Lo más sano para tu body.
  • Vinos Deliberados: las bodegas Vino Vivo instalaron este puesto en el Mercado, donde podrás disfrutar de tu pasión por los vinos naturales.

Otros: luego hay un puesto de relojería que no entendemos muy bien pero que, ¡oye! También se merecía estar en este post porque… ¿Qué mejor que aprovechar que te estás tomando el vermucito para que mientras te cambien las pilas al reloj? xD

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 + catorce =