policía

Parece una película de acción, pero es tan real como la vida misma. Así, agentes de la Policía Nacional han liberado, en el plazo de tres horas desde que se conocieron los hechos, a una joven de origen subsahariano retenida en Bilbao por una organización criminal para fines de explotación sexual.

Se tuvo conocimiento de los hechos a través de las relaciones establecidas por la Policía Nacional con las organizaciones encargadas de la asistencia, protección, ayuda y acogimiento a personas extranjeras potenciales víctimas de Trata de Seres Humanos. La víctima realizó una llamada telefónica al centro de acogida alertando que se encontraba retenida y encerrada contra su voluntad en un inmueble en Bilbao, sin especificar localización.

La investigación comenzó cuando agentes de la Policía Nacional de Teruel tuvieron conocimiento de que un grupo de mujeres habían abandonado un centro asistencial en esa localidad para dirigirse a Bilbao. Los policías sospechaban que la joven liberada había decidido marcharse por el dominio que otras mujeres ejercían sobre ella.

Los dos captores fueron liberados en la misma operación policial

Posteriormente, la chica realizó una llamada telefónica al centro asistencial donde comunicaba que se encontraba retenida y encerrada contra su voluntad en un piso de la ciudad de Bilbao. Tras rápidas gestiones, los agentes lograron localizar y liberar a la víctima en un inmueble en el barrio de Las Cortes de Bilbao.

En ese mismo momento fueron arrestados los dos captores, la propietaria del inmueble de origen subsahariano y la persona de origen guineano que había trasladado a la víctima al domicilio, constatando que ambas formaban parte de un grupo criminal asentado en Bilbao dedicado a la trata de seres humanos.

 

Mujeres retenidas hasta solventar la deuda

La red actuaba a nivel internacional y facilitaba el tránsito de inmigrantes entre África y Europa. Además, se encargaban de recibir, alojar y redireccionar a los migrantes hasta el siguiente punto clave a cambio de una contraprestación económica, que si no era satisfecha, conllevaba la retención de personas hasta que era solventada la deuda.

En España, la organización contactaba con migrantes subsaharianos que llegaban a nuestro país y que eran acogidos en centros asistenciales, para después desplazarlos a otros países Europeos. En el supuesto de que se tratase de mujeres jóvenes, eran sometidas a explotación sexual.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorEl Banco Central Europeo enchufará liquidez a la banca
Artículo siguienteLa batalla del lenguaje
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecisiete + 2 =