El cannabidiol es una de las sustancias naturales que se hallan en la flor del cannabis y sus propiedades medicinales han sido aprovechadas desde la antigüedad. Es necesario diferenciarlo del THC o tetrahidrocannabidiol. Este último aporta el componente psicoactivo a la citada planta. Sin embargo, el primero no tiene esta característica. Esto es, por decirlo coloquialmente, no «coloca». Por ello, el cannabidiol, también llamado CBD es legal en los principales países del mundo.

Estados Unidos, una situación compleja


En el gigante norteamericano, el cannabidiol vive una situación compleja porque cada estado tiene su propia legislación respecto a él. Pero algunos de ellos incluso han legalizado la marihuana en su vertiente lúdica. Con carácter general, el uso de cannabidiol está autorizado en California, Alaska, Colorado, Massachusetts, Maine, Nevada, Vermont, Washington, Oregón, Oklahoma, Nueva Jersey, Nuevo México, New Hampshire, Delaware, Georgia, Connecticut y Florida, así como en el distrito de Columbia.

Europa, depende del THC


La Unión Europea considera el cultivo de cannabis como una labor agrícola, y por tanto legal, siempre que contenga menos del 0,2 % de THC y sea para fines industriales. Por tanto, la producción de cannabidiol puede considerarse también admitida. No obstante, existe cierto vacío legal al respecto.
Quizá por ello, cada país tiene sus propias normas complementarias. En líneas generales, el uso de esta sustancia se permite en Alemania, Bélgica, Austria, Dinamarca, Rumanía, Holanda, Italia, España y en casi todas las naciones del Viejo Continente. No obstante, algunos países exigen contar con una receta sanitaria para obtenerla. Y otros como Croacia o Eslovenia la mantienen prohibida.
El cannabidiol también es un producto legal en Reino Unido. Por su parte, Suiza permite producir y vender artículos derivados del cannabis siempre que contengan menos de un 1 % de THC. E incluso Luxemburgo ha autorizado el consumo medicinal de cannabis.

Otros países


La Organización Mundial de la Salud considera que el cannabidiol contiene propiedades medicinales y, por tanto, ha aconsejado retirarlo de las listas de sustancias nocivas. Pero su opinión no es vinculante por lo que cada país tiene sus propias normas respecto a este derivado del cannabis.
Especialmente interesante es el caso de Canadá, donde se trata de una sustancia legal tanto para usos medicinales como lúdicos. Pero más curioso es el de Japón. En este último país, tanto el cultivo como la posesión de cannabis está penado con cárcel. Sin embargo, el cannabidiol es legal, aunque con un 0% de THC. No obstante, es precisamente en Asia donde existen algunas de las legislaciones más restrictivas respecto a esta sustancia.
En cambio, la América latina es bastante tolerante respecto al uso de aceite de cannabidiol. Finalmente, Australia despenalizó su uso medicinal en 2016, aunque no su consumo lúdico. Y en las mismas condiciones se halla Nueva Zelanda.
En conclusión, el cannabidiol con fines médicos ya es legal en buena parte del mundo. Y casi todas las naciones donde aún no lo es, están planteando dar ese paso hacia la legalidad.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre