Son demasiadas las ocasiones en las que tenemos que desayunar con una triste noticia, hablamos de los atropellos a ciclistas en carreteras por parte de algún vehículo. Sin entrar a valorar la culpabilidad, el colectivo de ciclistas es el gran vulnerable sobre el asfalto. Al tratarse de un medio de locomoción que no dispone de protección, y en el que el cuerpo del ciclista soporta toda la violencia de los impactos. Por eso, a la hora de lanzarnos a hacer kilómetros en carretera, hemos de dar un punto especial en importancia al material deportivo. No solo por mejorar el rendimiento o rodar más cómodo, sino por aumentar la seguridad. ¿Estás seguro de que tu bicicleta cumple con unos mínimos requisitos técnicos? Los ciclistas tienen en su mano el poder hacerse más visibles de una forma muy sencilla, equipando su vehículo con luces traseras.

Luces traseras, fundamentales para ser vistos

Nada como dar una predominancia a la importancia de tener la Luz traseras de bicicleta. Si eres de los que sales a rodar sin ella, estás ayudando a engrosar una lista nada deseable, la de accidentados en carretera. la luz trasera de la bicicleta, reduce notablemente el riesgo de arrollamiento o de alcances traseros. este tipo de luces ha de tener diferentes modos y permitir diversas configuraciones, cuantas más mejor. Todo va en aras de favorecer el que se nos vea, sobre todo en condiciones de mala visibilidad como lluvia o niebla.

Gracias a tecnologías como la LED, las luces traseras de bicicleta han aumentado considerablemente sus prestaciones, evitando consumos exagerados y siendo muy potentes. Las luces de este tipo dan una buena presencia, y son percibidas por automovilistas con suficiente anticipación. Es uno de esos equipamientos básicos que no debe faltar en tu vehículo, las ventajas de llevarlas son numerosas, tales como:

  • Reducen el riesgo de alcances por detrás.
  • Permiten advertir de la presencia de uno o varios ciclistas con suficiente antelación.
  • Dan una potente y vistosa señalización sin comprometer el peso ni la aerodinámica de la bicicleta.
  • Su precio no es excesivamente elevado, máxime cuand se trata de un elemento de seguridad básico.

En definitiva, invertir en una adecuada luz trasera para nuestra bicicleta no ha de suponernos un esfuerzo, solo debemos pensar que es la delgada linea entre circular con más seguridad o la de ser un objetivo fácil para un conductor distraido. No merece la pena escatimar en este tipo de equipamiento.

Circular cómodo empieza por los pies

Frecuentemente solemos encontrar diferentes tipos de comparativa de calcetines para bicicleta. Lo habitual cuado alguien se inicia en este deporte es la centrar sus esfuerzos en una buena montura, un buen casco o incluso un reloj deportivo que sea capaz de registrar nuestras pulsaciones o cadencia. Pero se está descuidando un punto básico a la hora de rodar en bicicleta, sobre todo en tiradas largas, la de unos buenos calcetines de ciclismo.

Calcetines para montar en bicicleta los hay de diferentes especificaciones, pero todos han de cumplircon una serie de croterios para que sean aptos para nuestro deporte favorito. En primer lugar, han de ser transpirables. Si son de algún tejido como el algodón, con buenas propiedades térmicas pero que no son capaces de dejar escapar el sudor, terminaremos con el pie literalmente cocido. Ya sabemos las consecuencias, incomodidad, propensión a roces y por consiguiente, a ampollas. Por tanto, trata de elegir aquellos calcetines que estén manufacturados con fibras sintñeticas, como el nylon o el poliester.

Seguidamente, un buen calcetín ha de tener unas costuras mínimas o directamente que no tenga. Con ello se reduce el riesgo de una rozadura. Nada hay más desagradable que continuar una marcha larga a sabiendas de estar dañándose el pie, cosa que puede hacernos tener que parar durante un tiempo. Tan importante como las costuras es el hecho de poder elegir una talla apropiada, que no quede demasiado justa ni con holgura. Hemos de tener en cuenta que los calcetines se suelen deteriorar con los lavados, por lo que han de ser desechados en cuanto notemos que ya no ofrecen las prestaciones que tenían en un principio.

El ajuste de un calcetin ha de ser como el de un guante, y a medida que vayas probando diferentes fabicantes irás dando con aquel o aquellos que mejor solución te dan. Aunque es posible encontrar buenas gangas, un calcetín de ciclismo completo suele ser caro, aunque hay que tener en cuenta que la durabilidad es siempre mayor. ¿Compensa entonces buscar alternativas económicas? Eso depende de la ganga y el aprecio que le tengas a tus pies, pero siempre es más recomendable tratar de buscar unos calcetines con buena reputación.

Hora pues de preparar tu montura, equiparla con una buena luz trasera, y darte algo de capricho con aquellos calcetines que te hagan volar, ya sea en asfalto como en montaña.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre