Decía Gregorio Peces Barba, que se necesitaba una reforma de la Justicia de este país, ya hace más de 15 años, que los órganos de Gobierno de la Justicia, debían representar a la Justicia en su propia identidad, y “los jueces debían impartir la Justicia con imparcialidad, dejando de lado su propia ideología que es intrínseca al ser humano”.

Pero una vez más vemos que la Justicia suele ser la voz de su amo, dependiendo de quién les nombra, así  imparten su ministerio. Y llegamos a la incongruencia que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid dice que es ilegal, lo mismo que el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León dice que es legal.

Y que una Presidenta de CCAA como Ayuso recurre unos protocolos ante la Justicia, ésta le da la razón, y la misma les dice a los ciudadanos que no hagan caso a la Justicia. ¿Su única intención es fastidiar al Gobierno Central, hacer gastar dinero a los ciudadanos de Madrid en absurdeces e incongruencias en vez de usarlo para incrementar el gasto en Sanidad, que es lo realmente urgente?

¿Cómo es posible, señora Presidenta, que restrinja la movilidad de los madrileños de los barrios más humildes y sea legal lo que hace, y que el Gobierno Central restrinja la movilidad de los barrios más ricos, esos que le votan a uated, y eso ya no sea legal? ¿Y cómo es posible, a su vez, que el juez diga que se vulneran sus derechos? ¿Los de quién? ¿Es que los derechos de los ciudadanos del sur de Madrid no son los mismos que los del Barrio de Salamanca? ¿Cómo es posible que en pleno siglo XXI haya en España ciudadanos de primera y ciudadanos de segunda?¿ Cómo se puede prestar la Justicia a semejante atropello?

No todo vale para salirse con la suya señores políticos, no todo vale para blanquear lo que hacen los políticos, señores jueces. Los ciudadanos estamos hasta las narices, hastiados y hartos de sus peleas estúpidas que no llevan a ningún sitio, dejen de comportarse como niños malcriados, sean de una buena vez responsables y hagan su trabajo, que es el de solucionar los problemas del Pueblo Soberano, que para eso fueron elegidos y no para calentar sus cómodos sillones.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre