En el Día de la Madre Tierra la ONU hace un llamamiento urgente por el planeta

La Covid-19 ha impactado de una forma extraordinaria, sin precedentes. Esta pandemia ha provocado recesión económica, destrucción de empleo, mayor deterioro, aun si cabe, de las condiciones laborales y sociales y un aumento de las desigualdades

0

Hoy 22 de abril se celebra el Día Internacional de la Madre Tierra y como el año pasado el planeta sigue enfrentándose a una pandemia sanitaria mundial con una fuerte relación con la salud de nuestro ecosistema.

La Covid-19 ha impactado de una forma extraordinaria, sin precedentes. Esta pandemia ha provocado recesión económica, destrucción de empleo, mayor deterioro, aun si cabe, de las condiciones laborales y sociales y un aumento de las desigualdades. Se ha evidenciado así la fragilidad de nuestro sistema actual.

“La Madre Tierra claramente nos pide que actuemos. Los océanos se llenan de plásticos y se vuelven más ácidos. El calor extremo, los incendios forestales y las inundaciones, así como una temporada de huracanes en el Atlántico que ha batido récords, han afectado a millones de personas. Ahora nos enfrentamos al COVID -19, una pandemia sanitaria mundial con una fuerte relación con la salud de nuestro ecosistema”, ha reclamado el secretario general de la ONU, António Guterres.

La Covid-19 ha impactado de una forma extraordinaria, sin precedentes. Esta pandemia ha provocado recesión económica, destrucción de empleo, mayor deterioro, aun si cabe, de las condiciones laborales y sociales y un aumento de las desigualdades. Se ha evidenciado así la fragilidad de nuestro sistema actual.

A esto hay sumar que actualmente que estamos sufriendo otras crisis, como la pérdida de biodiversidad y la emergencia climática. Crisis que, según la ciencia, pueden tener consecuencias incluso más devastadoras, llegando a poner en peligro nuestra supervivencia en el planeta.

Los ecosistemas sustentan todas las formas de vida de la Tierra, de su estado depende directamente la salud de nuestro planeta y sus habitantes. Restaurar nuestra Tierra y nuestros ecosistemas dañados ayudará a acabar con la pobreza, a combatir el cambio climático y prevenir una extinción masiva de seres vivos. En este Día Internacional de la Madre Tierra debemos insistir en que necesitamos un cambio hacia una economía más sostenible que funcione tanto para las personas como para el planeta.

UGT pide reiniciar con justicia climática y social

Es evidente que necesitamos una transformación, no podemos intentar salir de esta crisis provocada por el coronavirus con las mismas recetas de siempre. Recetas que lo que generan es más desigualdad y pobreza. Se requiere de un gran liderazgo y voluntad política para poner en marcha medidas ambientales ambiciosas y que, además, sean socialmente justas, teniendo en cuenta a los colectivos más vulnerables y a aquellas personas que más van a perder en esta transición, y que sin duda serán las que además hayan sufrido las peores consecuencias económicas de la pandemia.

Por eso UGT que hay que “reiniciar con justicia climática y social, y hacerlo de forma decidida y contundente. Por eso es el momento de la transición ecológica justa. Hay que aprovechar la oportunidad y transformar nuestra forma de producir y de consumir, nuestro estilo de vida, hacia uno que esté en mayor consonancia con la naturaleza y las personas”.

Leyes verdes

Actualmente nos encontramos en un momento especialmente activo en la promulgación de normativa, planes y proyectos que van a incidir de manera significativa en el desarrollo social y económico de nuestro país.

La Ley de Cambio Climático y Transición Energética recientemente aprobada por el Congreso de los Diputados; el Anteproyecto de Ley de Residuos y Suelos Contaminados; la Estrategia de Economía Circular; el nuevo Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático; el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima; la Estrategia de Transición Justa; la Estrategia de Descarbonización a largo plazo; la Ley de Movilidad Sostenible y Financiación del Transporte; son ejemplos de la gran cantidad de políticas que están en marcha.

Además, nos encontramos con una firme apuesta de la Unión Europea (UE) hacia la transformación a una economía verde, hipo carbónica, circular y digital, potenciando la industrialización ecológica como elemento esencial del Pacto Verde Europeo. A lo que hay que unir el ambicioso fondo de Recuperación “Next Generation UE”, que permitirá a España movilizar un volumen de inversión de hasta 140.000 millones de euros en los próximos seis años, de los cuales alrededor de 72.000 millones se desembolsarán en forma de transferencias y el resto a través de préstamos. Entre 2021 y 2023 se esperan realizar inversiones públicas por un importe de 70.000 millones de euros (el 37% estará destinado a la Transición Ecológica) con un impacto inmediato en la economía y el empleo.

Mercado de trabajo

Este escenario tan novedoso al que nos dirigimos transformará profundamente el mercado de trabajo. Por ello, es crucial asegurar una transición justa para los trabajadores y las trabajadoras, que se caracterice por la calidad en el empleo, la participación de las personas trabajadoras en las políticas y medidas a adoptar a través del diálogo social, la incorporación de aspectos ambientales a las competencias profesionales, una mayor protección social e igualdad y el respeto a los derechos humanos y laborales.

En este sentido, la secretaria de Salud Laboral y Medio Ambiente de UGT, Ana García de la Torre “considera que resulta necesaria la generación de herramientas que informen y formen a los trabajadores y las trabajadoras ante esta nueva situación. Por ello ha desarrollado, con la colaboración del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, el proyecto HERRAMIENTAS LABORALES PARA LA TRANSICIÓN JUSTA (HELP-TJ)”.

Ana García de la Torre considera de vital importancia “generar un proceso de capacitación y empoderamiento a responsables sindicales y a las personas trabajadoras, para fomentar la adopción de medidas y planes de acción sindical en la ecologización de los sectores productivos, promoviendo la reflexión y la colaboración entre la empresa, los trabajadores y las trabajadoras y las administraciones públicas”.

“Para lograrlo hemos desarrollado 8 monográficos y un tríptico con los que se quiere generar una concepción global de la ecologización de la economía, que permita la movilización de actores clave en los sectores más implicados en la Transición Justa, facilitando una participación de calidad desde el ámbito sindical que contribuya a la consecución de un sistema productivo hipo carbónico, circular, ecológico y socialmente justo”, ha destacado la responsable de medio ambiente de UGT.

La importancia de la biodiversidad para los humanos

El brote de coronavirus representa un riesgo enorme para la salud pública y la economía mundial, pero también para la diversidad biológica. Sin embargo, la biodiversidad puede ser parte de la solución, ya que una diversidad de especies dificulta la propagación rápida de los patógenos.

Igualmente, cada vez es más evidente su impacto en la salud humana. Los cambios en la biodiversidad afectan al funcionamiento de los ecosistemas y pueden ocasionar alteraciones importantes de los bienes y servicios que estos proporcionan. Los vínculos específicos entre la salud y la biodiversidad incluyen posibles impactos en la nutrición, la investigación sanitaria y la medicina tradicional, la generación de nuevas enfermedades infecciosas y cambios significativos en la distribución de plantas, patógenos, animales e incluso asentamientos humanos, algo que puede ser alentado debido al cambio climático.

A pesar de los esfuerzos actuales, la biodiversidad se está deteriorando en todo el mundo a un ritmo sin precedentes en la historia humana. Se estima que alrededor de un millón de especies animales y vegetales se encuentran actualmente en peligro de extinción.

Con este panorama general y el escenario del coronavirus, nuestra prioridad inmediata es evitar la propagación de COVID-19, pero a largo plazo, es importante abordar la pérdida de hábitat y biodiversidad.

Estamos en esta lucha juntos con nuestra Madre Tierra.

Un nuevo encuentro internacional que se suma a otros eventos anteriores, donde líderes políticos realizan grandes declaraciones muy alejadas del reto civilizatorio que supone la emergencia ecológica actual. En el Día de la Tierra día es necesario recordar que, según el último informe de síntesis de Naciones Unidas, los esfuerzos combinados de los países llevarían a una reducción de las emisiones de solo el 1 % respecto a los niveles de 2010, muy lejos de la reducción del 50 % que establece el IPCC para cumplir el Acuerdo de París. Los líderes internacionales siguen fallando en la protección del planeta, condenando con ello a todos los ecosistemas a un calentamiento global de consecuencias catastróficas.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre