El imperio de Florentino Pérez está muy acostumbrado a que sea el Estado el que le arregle los desquilibrios o las pérdidas que pueda tener en los proyectos o servicios gestionados a través de la externalización de actividad. Clece es una empresa que tiene múltiples líneas de negocio, desde la limpieza de calles hasta la gestión de residencias de mayores, pasando por casas de acogida de mujeres víctimas de la violencia de género.

La crisis del Covid19 se ha cebado con los centros para personas mayores y Clece ha entendido que las administraciones públicas que le han concedido la gestión de esas residencias deben compensar económicamente por los gastos sobrevenidos a los que ha tenido que hacer frente para intentar salvar las vidas de los residentes y de sus trabajadores. Según la empresa de Florentino, esos costes se elevan a 7,2 millones de euros, a pesar de que las propias administraciones públicas ya se han hecho cargo de una buena parte de los costes asociados a la protección de las personas mayores.

Según informaba El Confidencial, esos costes vienen derivados de la contratación de personal sanitario extra y la compra de protecciones (mascarillas, buzos, batas, guantes y gafas). Además, la empresa de Florentino afirma que se han realizado una serie de mejoras en las infraestructuras de dichas residencias y que se han incrementado los equipos de desinfección.

Además, alegan que los protocolos de seguridad les impiden aceptar a nuevos residentes para evitar contagios que sustituyan a los fallecidos, lo cual va a suponer a Clece más pérdidas. ¿Cómo se puede estar regateando con la vida de las personas? Como dijo Rodrigo Rato, «es el mercado, amigo». No hay humanidad, sólo balances y cuentas de explotación.

El Estado siempre al rescate de Florentino

En realidad, los 7,2 millones que pide de compensación la empresa de Florentino Pérez es una cantidad ridícula si la comparamos con otros grandes proyectos por los que se ha llegado a embolsar cerca de 3.000 millones de euros. «Florentino nunca pierde porque siempre juega con red», afirmó a Diario16 un veterano empresario de la construcción. Si hacemos un repaso a los últimos años se puede comprobar que es así.

El Caso Castor es uno de los más importantes porque supuso una indemnización a pagar a Florentino por parte del Estado de más de 1.500 millones de euros. Miguel Sebastián, ministro de Industria de José Luis Rodríguez Zapatero, concedió la construcción del complejo Castor a la empresa Escal UGS, participada al 66% por ACS. El Ministerio aceptó una cláusula por la que se indemnizaría a la empresa si el negocio salía mal. Dentro del articulado se llegó a aceptar por parte del Gobierno que la «indemnización sería equivalente al valor de las instalaciones, incluso en caso de dolo o negligencia imputable a la empresa adjudicataria». Esta cláusula de penalización al Estado se puso en marcha tras el cierre del proyecto porque provocaba terremotos en Valencia y Cataluña. El primer rescate se aprobó durante el gobierno de Rajoy por Real Decreto y tuvo un coste de 1.350 millones de euros a las arcas públicas españolas, es decir, mientras se recortaban servicios públicos básicos el Ejecutivo del PP no tuvo ningún problema en pagar a Florentino.

El escándalo del Castor no acabó ahí, puesto que la empresa adjudicataria hizo una segunda reclamación por costes de mantenimiento. Los técnicos del Ministerio de Industria analizaron los sobrecostes que no estaban recogidos en el primer rescate y detectaron que ACS intentó inflarlos. Según la documentación del Ministerio, los procesos de Operación y Mantenimiento se habían concedido a la UTE ACS-Cobra, es decir, a Florentino, por lo que fue desestimada esta parte de la petición.

Otro de los rescates escandalosos de los que se ha beneficiado Florentino Pérez es el de las autovías radiales de peaje. Las empresas del presidente del Grupo ACS controlaban la R3 y la R5 en Madrid, además de la autovía de circunvalación a Alicante. Las constructoras cifraron el rescate total en 4.000 millones, por lo que el imperio de Florentino se llevó más de 600 millones si se tienen en cuenta las valoraciones de préstamos y los costes de expropiación.

Los rescates escandalosos a los proyectos fallidos de las empresas de Florentino son la Desaladora de Escombreras, que supuso a las arcas públicas 570 millones de euros, o el Túnel de Pertús, con 288 millones de euros.

A Florentino Pérez, muy ligado al Partido Popular y a José María Aznar, le dan igual los colores políticos porque, antes o después, siempre termina sacando rédito del dinero del pueblo. En referencia a las residencias y centros de mayores de Clece, no es tanto la cantidad, sino el atrevimiento de reclamar ese dinero en una situación en la que todo el mundo está arrimando el hombro e intentando dar todo lo que pueda de sí para salvar vidas, incluso si eso les genera pérdidas en este 2020. Eso es patriotismo, sin embargo, el capitalismo inhumano no conoce los valores salvo los que se encuentran dentro de las fórmulas de una hoja de cálculo. Es lo que hay pero todo el mundo debe saber lo que hay.  

Apúntate a nuestra newsletter

8 Comentarios

  1. Todas las empresas,grandes,medianas,chicas,han tenido gastos imprevistos con la crisis del covid19,de esto no se ha librado ni dios.
    La empresa de Perez,grupo ACS(constructura)tiene tambien como accionistas a la familia del aquel franquista March y a los Albertos.
    Ya que este prenda quiere que el estado,todos los cuidadanos pues, le rescate con mas de 7 millones de euros,que tal si se le nacionaliza y esas empresas quedan para el estado y todos los españoles?

  2. Un clásico hombre de negocios español, otro como RUMASA. Hay que terminar con esta pandemia de listos que reniegan de lo público pero viven del erario público. Lo privado no es la solución sino el problema.

  3. otro listo que se a inflado a ganar dinero estos años atras y ahora no tiene dinero menudo SINVERGUENZA este y todos los empresarios de este jodido pais que cuanto dinero quereis para vuestras queridas comilonas yates de lujo y sigo y no acabo

  4. Los que conocemos desde dentro a CLECE sabemos de sobra como es una empresa que rapiña a costa de trabajadores insumos y lo que haga falta. Coge su parte de la adjudicación y con el resto allá os las compongais. Lo triste es que siempre encuentra a «profesionales» que con un carguillo y cuatro euros le hacen el trabajo sucio.

  5. Esta misma empresa Clece, tiene la concesión de la limpieza en muchos hospitales públicos, ha ganado concursos con bajas, a veces temerarias, que solo logra cumplir mediante trabajadores precarios y bajos salarios, ahora esos trabajadores de la limpieza de hospitales han estado sometidos al riesgo de contagio y seguramente al producirse incrementos en la carga de trabajo Clece ha cobrado mas dinero y si ha tenido que facilitar materiales especiales, por ejemplo EPIs a sus trabajadores, pues como todo el mundo que ha tenido que adaptarse a la situación. Estas empresas de multiservicios han arruinado a miles de pequeñas empresas locales o regionales por toda España y todavía quieren mas. Espero que aprendamos de la pandemia y cuidemos el consumo de proximidad, pero no solo para las lechugas, también para otras muchas cosas,

  6. Este va ha dejar al R. Madrid, como un solar, si no al tiempo, con lo agustito que estaría en concurso de acreedores.
    Si no fuera por la presidencia del R. Madrid, sería un don nadie.
    Igualito, tiene tantas disciplinas deportivas, como el F.C. Barcelona; de alquiler en el Palacio de los Deportes y de lo que dejó don Santiago Berbabéu de Yeltes, ya no queda nada.
    «hala Madrid».

  7. Este va ha dejar al R. Madrid, como un solar, si no al tiempo, con lo agustito que estaría en concurso de acreedores.
    Si no fuera por la presidencia del R. Madrid, sería un don nadie.
    Igualito, tiene tantas disciplinas deportivas, como el F.C. Barcelona; de alquiler en el Palacio de los Deportes y de lo que dejó don Santiago Berbabéu de Yeltes, ya no queda nada.
    «hala Madrid».

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre