La tercera citación judicial ha sido la definitiva y finalmente el empresario sevillano Manuel Muñoz Medina, denunciado por acoso por la dirigente andaluza de Podemos, Teresa Rodríguez, ha comparecido este viernes ante la titular del juzgado de Instrucción número 11 de Sevilla, para excusarse por lo que sigue considerando una “broma” a la diputada andaluza el pasado diciembre en un acto público en la Cámara de Comercio sevillana, de la que el acusado era vocal hasta que fue cesado por estos hechos.

Después de insistir en pedir perdón a Rodríguez “las veces que haga falta porque se ha sentido ofendida”, el empresario aún mantiene su inocencia y asegura que se siente “feliz” porque considera que no ha hecho “nada”. Además, argumenta que lo que sigue considerando una “broma” se la gastó porque sabía que la dirigente de Podemos “es de Cádiz”. “Si hubiera sido de Checoslovaquia no se la gasto”, se ha excusado Muñoz ante la jueza.

El empresario ha asegurado ante la titular del juzgado de Instrucción 11 de Sevilla que lo han llamado a declarar como acusado por acoso porque es un conocido empresario y añade que si él hubiera sido “el guardacoches de la Gran Plaza” no habría tenido que declarar como investigado ante la jueza.

El empresario ha admitido que está pendiente de un acuerdo con la denunciante y la Fiscalía, aunque añade que “se va a llegar donde se tenga que llegar y ya está”, según sus declaraciones ante la jueza recogidas por Europa Press. Pese a todo, el empresario insiste en que no ha hecho “nada” y en la actualidad sólo tiene la “espinita clavada” de su cese por parte del presidente de la Cámara de Comercio sevillana, Francisco Herrero, que precisamente fue uno de los testigos del acoso y que se rió cuando el entonces vocal de la institución se abalanzó sobre la diputada autonómica sin que nadie lo frenara en ese instante.

 

El Ministerio Fiscal interpuso una denuncia por los hechos acaecidos el 20 de diciembre de 2016 cuando el empresario “se abalanzó” sobre la coordinadora general de Podemos Andalucía, con la intención de “pisotear” su dignidad con un acto “de contenido claramente sexista”, apuntó la Fiscalía en su escrito.

El abogado de Teresa Rodríguez, Luis de los Santos, ha asegurado que su representada “se sintió humillada, vejada, y sigue sin comprender por qué en un acto público en el que va en representación de la soberanía popular de los andaluces, le ocurren este tipo de cosas”, y añade que está convencida de que “le ha sucedido por su condición de mujer, única y exclusivamente”.

La jueza que instruye el caso ha prorrogado la investigación de la causa otros seis meses, hasta el 4 de marzo de 2018. El Ministerio Público considera que los hechos denunciados pueden ser constitutivos de un delito contra la libertad sexual o de atentado a la autoridad.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre