La vuelta al trabajo de oficina ya sea en sucursal o en Servicios Centrales, está generando controversia entre los empleados del Banco Santander con los que ha hablado Diario16. Según lo indicado, ya se ha incorporado más del 10% de la plantilla, «incluyendo algunos colectivos más críticos para los que el teletrabajo no ofrece las mismas condiciones: traders de la tesorería y algunos equipos de soporte tecnológico», afirman. En los últimos días, se está comunicando a otro porcentaje importante para que se incorpore a principios del mes de junio a pesar de que, por los puestos que desarrollan, podrían teletrabajar.

Se está llamando a incorporarse a las oficinas a trabajadores que pueden perfectamente realizar su función desde su casa mientras que los superiores no acuden a las oficinas

Los empleados y empleadas no sólo quieren denunciar el «oscurantismo con el que a diferencia de las principales empresas del Ibex35 y del país (Telefónica, Repsol, BBVA, Inditex), que siguen recomendando el teletrabajo a todo el personal administrativo que pueden hacerlo, sino la manera en la que se está eligiendo al colectivo a incorporar: adornándose en decir que se hace bajo criterios sanitarios (por el hecho de que previamente hacen un test de anticuerpos y una encuesta de salud con datos no contrastados) y de conciliación (tanto que presume la presidenta Botín de cuidado a los empleados de igual de oportunidades y de feminismo), lo cierto es que no son criterios ni de salud ni profesionales», afirma una empleada.

Según indican los trabajadores consultados, si fuera por motivos de salud, los primeros empleados en volver «deberían ser los que ya han pasado la enfermedad y tienen anticuerpos por lo que no se les expone a ningún riesgo, cosa que no se está haciendo. Por otro lado, se hace test de anticuerpos a los empleados que tiene que incorporarse y no test PCR, con lo que se pueden estar integrando empleados que estén pasando la enfermedad y con capacidad de contagio. Sin embargo, se basan en una encuesta de salud de la que no se verifican los datos que los empleados aportan», confirma un trabajador a Diario16.

Respecto a las razones profesionales, los empleados y empleadas consultadas denuncian que se está llamando a incorporarse a las oficinas a trabajadores que pueden perfectamente realizar su función desde su casa, como han venido haciendo durante el estado de alarma sin que se resienta su productividad, mientras que los superiores no acuden a las oficinas.

Se hace test de anticuerpos a los empleados que tiene que incorporarse y no test PCR, con lo que se pueden estar integrando empleados que estén pasando la enfermedad y con capacidad de contagio

Por otro lado, según las distintas fuentes consultadas, tampoco se estarían respetando las condiciones de conciliación e igualdad «de las que hacen gala el banco y su presidenta. La vuelta se ha determinado arbitrariamente y eso da lugar a multitud de casuísticas. Hay departamentos en los que se hace reincorporarse a todos los empleados (a pesar de que tengan hijos sin colegio) aunque sea rotando por días. Hay otros departamentos en los que los padres tienen que reincorporarse pero las madres tienen derecho a teletrabajar, hay empleados que conviven con personas mayores (de riesgo) a los que se les hace acudir y exponerse», afirma una de nuestras fuentes.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre