Un nuevo testimonio muestra cómo en el ERE del Santander se están cebando con las madres con hijos pequeños que no pueden trabajar por las tardes ni dar horas extra. En este caso se trata de una mujer joven, madre de dos niños pequeños que, tras leer lo publicado en días anteriores, ha afirmado que «al igual que las compañeras de las que os están llegando testimonios, a mí también me «invitaron» a acogerme al ERE».

Esta mujer llevaba trabajando 14 años en el sector bancario. Cuando tuvo al primero de sus hijos ya indico en su banco cuál era su situación: no podía quedarse por las tardes a trabajar para poder cuidarlo. Esta trabajadora empezó en el Banco Pastor y luego, tras la absorción, continuó con su trabajo en el Popular como interventora de una sucursal.

Cuando la sexta entidad financiera de España fue comprada por un euro por el Santander «apareció en escena una nueva jefa de zona que, desde el primer día, sin conocerme de nada, me crucificó por el hecho de no quedarme por las tardes. Le expliqué mi situación: me era imposible quedarme porque no tenía con quien dejar a los niños. Sin embargo, le comuniqué que cada mañana empezaba a las siete para poder sacar la carga de trabajo que había y todas las incidencias generadas a través de la integración tecnológica de banco popular a banco Santander. Su respuesta fue: “está bien, pero no sirve de nada”», afirma la ex trabajadora.

Cuando regresó de vacaciones en el mes de septiembre de este año, esta madre trabajadora fue convocada a una reunión con el Departamento de Recursos Humanos en la que le dijeron «o firmas voluntariamente o después será forzoso sin la correspondiente indemnización».

¿Cómo se puede ser tan cruel? Son muchas las madres trabajadoras con reducción de jornada o con la imposibilidad de trabajar por las tardes por el cuidado de sus hijos que están siendo «invitadas» por el Santander a acogerse al ERE de manera «voluntaria» con la amenaza velada de que si no lo hacen serán despedidas de manera forzosa y sin ningún tipo de indemnización.

Este es un nuevo caso que «demuestra» el «feminismo» y el «apoyo a la igualdad» que tanto predica Ana Patricia Botín o su departamento de marketing reputacional. Ya ocurrió en el ERE anterior en los Servicios Centrales y, en el actual, parece que se estén cebando con las mujeres de todas las categorías, dado que tenemos testimonios que van desde directivas a empleadas de sucursal. Ninguna mujer con hijos y con reducción de jornada parece a salvo. Este es el banco de las personas.

Apúntate a nuestra newsletter

8 Comentarios

  1. La obsesión de d16 con el santander, debe tener alguna explicación no muy honrosa, porque eso de hacer trabajar por las tardes, sin remuneración, lo hacen prácticamente todos los bancos, por lo menos desde el año 1975, y no por ser mujeres, que parece indican que es el problema, a los hombres también.

    • Pregunte mejor por la obsesión interesada de los medios de des-información ( a los que esté banco les da de comer) en no informar sobre cualquier cuestión que le afecte negativamente. No olvidemos que Santander se quedó por un euro un banco SOLVENTE y VIABLE con un patrimonio neto de 11.000 millones arruinando a 305.000 familias. Hay que leer más prensa libre para saber exactamente que se cuece.

    • Amonra51
      Dime que te paga el santander por publicar tu eres otro estomago agradecido y de obsesión nada de nada el santander si que tiene obsesión para que el caso del robo del banco popular no salga en ningún medio y que la gente de bien se entere que robo un banco solvente y peor aun fuera del plazo de subasta que es motivo de anulación de la venta por un euro del 6 banco de España robando a todos los accionistas y bonistas

    • Amonra 51: El problema no es que todos lo hacen, la solución sería que TODOS se negasen a ser lameculos y asistir por las tardes a la llamada borreguil de unos jefecitos, en su mayoría, inútiles y que lo único que saben hacer es servir a su señor. He trabajado en anca durante 44 años y casi las dos últimas décadas en RRHH, mi cabrero era casi diario, lo que primaba era trabajar por las tardes y la disponibilidad al traslado a otras comunidades, la valía no tenía ninguna importancia si no estabas dispuesto a la movilidad y dedicación, pese a cumplir holgadamente los objetivos. Pero el problema era que los «jefecillos si señor» eran muy incompetentes.

  2. es bastante honrosa menos para los que no son honrosos al robar y expropiar dinero ajeno que es lo que esta señora que el ojo le llora ha hecho a los accionistas del popular

  3. Para empezar, al anónimo, si hablas da la cara. Daros cuenta de una cosa: los empleados ya tenemos nuestro contrato con nuestro horario. Trabajar de tarde es ILEGAL, es delito contra la HP y la SS, como robar o secuestrar. ¿¿¿¿Y resulta que tenemos que justificar por que no vamos de tarde a trabajar???? Nuestros jefes ganan mucha pasta, nosotros no. Ellos viven para trabajar, yo no. Es su problema. Yo no soy esclavo de nadie. Eso que cuenta esa ex-trabajadora lo llevo yo aguantando desde hace 8 años, con 3 directores diferentes. Pero a mi no me echan sabéis por que? Porque les denuncie yo primero. Eso es lo que tenéis que hacer todos los trabajadores de banca que leáis este artículo. Yo espero seguir trabajando porque hago bien mi trabajo y no tengo que ceder a sus presiones. Y los tengo denunciados…y ganaré. Y luego contaré todo lo que sé, y si nos organizamos cada uno conoce gente que contará su historia y entonces las personas tendrán un hilo de esperanza para pensar que no todo está perdido. Tenemos que luchar por nuestras familias, por nuestra dignidad como personas. RECORDAD NO SOMOS NUMEROS, SOMOS PERSONAS.
    Seguimos en contacto, D. Esteban Cabo.

  4. Esto no se da solo con las mujeres, yo fui empleado de esa entidad durante más de 15 años, empece en el Popular y tenia reducción de jornada.
    Cuando llego la integración, me emplearon de comodín para cubrir puestos y bajas, en esa situación mantuve una actividad comercial que otros compañeros en mi situación o tenia.
    LLegado el ERE me invitaron a que fuese voluntario, no acepte y me llego la carta de despido forzoso, curiosamente fui el único forzoso de todos aquellos que fuimos usados de comodín y el motivo aducido fue mi falta de adaptabilidad y ausencia de capacidad comercial, precisamente aquello que demostré durante varios meses.
    Realmente el motivo, era el único con reducción de jornada por cuidado de menor, lógicamente he demandado a la entidad, ya que la legislación establece una protección a los empleados sean del sexo que sean con medidas de conciliación, ya que la entidad tendrá que demostrar que realmente esos motivos son ciertos.
    Si hubiese sido voluntario no habría podido demandar.
    En mi región me consta que han tenido una especial sensibilización con los/las empleadas con reducción de jornada, con una persecución y presión total para eliminarlas de la plantilla ya que somos un mal ejemplo.

  5. ,,,Has hecho bien y seguro que ganarás…A ver cómo demuestran que dichos motivos son ciertos…ENHORABUENA por tú lucha,,,al final el que la quiere la consigue..Muchos compañeros han delatado a otros ,,, que así les luzca

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre